La psicología como herramienta de belleza

Cuidarnos por dentro y por fuera nos hace estar bien y eso se nota. Así lo corroboran varios profesionales relacionados con la psicología y la belleza.

Laura Martín. 14/02/2017

¿Sentirnos más bellas mejora nuestro estado de ánimo? Hay quien dice que el maquillaje o un buen tratamiento de belleza son casi como un tratamiento psicológico. Con esta premisa hemos consultado a los expertos.

n
Alicia Carreras confía en la cosmética natural para deolver el bienestar a sus pacientes

Acudimos al centro Sakura Bienestar, un espacio de belleza que apuesta por la cosmética ecológica, la relajación, el bienestar… todo con un fondo profesional que su responsable, Alicia Carreras -Licenciada en Psicología, experta en psico aromaterapia, belleza, masajes y Beauty Coach-aplica en sus tratamientos personalizados. Me encanta cuando comenta que «si el producto está cuidado, ha respetado escrupulosamente la tierra, es ecológico y natural, nuestra piel lo recibirá mejor». Y es cierto. Ahora que las alergias e intolerancias surgen por todas partes, es una maravilla encontrar un poco de relajación en una cabina de belleza donde todo incita al relax.

Alicia lo cuenta en el vídeo que acompaña este texto, ¿cómo podemos influir desde el conocimiento de nuestro cerebro en la belleza? ¿Y en la salud? «El estrés afecta muchísimo a nuestra salud y la belleza. Es una tensión continuada en nuestro cuerpo y se ve reflejado en diferentes órganos como por ejemplo en los de la digestión; puede hacer que nuestra piel no tenga el color adecuado. El sueño es otro reflejo negativo del estrés, no nos levantamos con esa luminosidad que nos gustaría en la piel si lo surimos. Desde el mundo de la cosmética natural y la aromaterapia trabajamos frente al estrés con aceites esenciales: son energías, vienen de la tierra, y en las cabinas de tratamiento para masajes, tratamientos faciales o corporales, los utilizamos como herramienta de psicoaromaterapia para equilibrar esos órganos y que se refleje en la piel.

m
En el centro Sakura Bienestar todo invita a la relajación y el disfrute

Podemos utilizar aceites neurotónicos, equilibrantes, ansiolíticos… lo importante es saber que se puede contribuir a un bienestar emocional, que la piel está muy predispuesta en el tratamiento de belleza, como está relajada absorbe todo y eso se refleja. Cuando la gente sale de cabina, sale contenta, tranquila, con paz y con una piel muy agradecida. Necesitamos tiempos de bienestar, tiempo de equilibrio en mente, en el estrés, hay que aliviarlo aunque sea de una forma momentánea. En las sesiones de psicoaromaterapia se alarga el proceso del equilibrio del estrés porque se puede seguir trabajando en casa”. Y tiene razón, porque salí fascinada, relajada, con muchas preguntas en el aire para seguir aprendiendo y con ganas de seguir con el equilibro del estrés en casa. Os lo recomiendo.

n
Gato consigue la complicidad de muchas actrices

Si hablamos de belleza, además, el maquillaje es fundamental. La elección del color adecuado, el poder de un labio rojo, la fuerza de los esmaltes de uñas, que no se note una imperfección… Conozco a Gato desde el año 2011 cuando trabajamos juntos en la Semana de la Moda de Nueva York. Pude verle muy de cerca en fittings, sesiones previas a los desfiles, en los nervios del directo momentos antes de salir a la pasarela sus creaciones (él nunca mostraba nerviosismo)… son muchos años de admiración y es una de las voces más adecuadas para hablarnos de esta tema. Así lo explica el make up artista internacional Gato, de Maybelline, habitual de la NYFW.

“De cara a diseñadores o clientes, son conscientes de que el maquillaje es una parte importantísima y que dependen en buena medida de la destreza técnica y criterio del maquillador. Por eso, al principio muestran cierta desconfianza y prudencia. Cuando sienten que el maquillador les ha entendido y les muestra soluciones o propuestas que encajan con su estilo se sienten totalmente relajados y notas que les quitas un peso de encima. A partir de ese momento se crea un vínculo psicológico en el que, como artistas, te invitan a entrar en su universo y se abren para compartir sus inspiraciones y sus estados de ánimo temporada tras temporada.

n
El maquillador tiene el poder de devolver la autoestima a muchas personas

El entenderles a nivel creativo es la puerta a una relación más personal, no puramente profesional. De cara las modelos o actrices, el proceso de maquillaje es algo muy físico e íntimo (piensa que estamos trabajando casi rostro con rostro). Esto hace que se creen vínculos emocionales y que se compartan muchos secretos o estados de ánimo. Es muy normal que los maquilladores o peluqueros seamos los confidentes de las modelos durante las sesiones gracias a la cercanía física en la que tenemos que trabajar”.

El maquillaje en sí es un tratamiento psicológico. Una chica llega muchas veces con la autoestima baja o con poca confianza en que puedas hacer algo para «levantar el rostro» y una vez maquillada se siente segura y muchísimo más despierta. El hecho de abrir la mirada consigue que se active también físicamente; dar buen tono a las mejillas consigue que indirectamente muestre más felicidad y sonría más a menudo; o un tono vivo en los labios da fuerza y carácter. También influye al contrario, cuando el maquillaje no realza sino que afea. De hecho muchos actores no se sienten el personaje hasta que no están completamente maquillados, o no consiguen la emoción y el gesto de hacer recibido un golpe hasta que no ven el moratón o golpe maquillado en su ojo”.

n
Nuestra colaboradora, Ana Villarrubia, cree que sonreír más nos aporta bienestar

Le preguntamos también a la psicóloga Ana Villarrubia Mendiola: “La relación entre lo psicológico y lo fisiológico está de sobra demostrada. Y esta relación es completa y compleja. La interacción entre los procesos psicológicos y los cambios neuroquímicos o fisiológicos es bidireccional. También existe esa misma relación, aunque en ocasiones pueda ser algo más superficial, entre la manera en la que nos cuidamos y nos mimamos por fuera, y cómo nos sentimos por dentro. En esta misma línea, nuestro aspecto fisco, nuestra conducta, nuestras actitudes, nuestras rutinas de auto cuidado a todos los niveles repercuten en un sentido o en otro sobre nuestro estado de ánimo. Las técnicas de activación conductual son eficaces para tratar síntomas depresivos, sonreír más acaba promoviendo un mayor estado de bienestar y relaciones recíprocamente más satisfactorias con los demás, y también sentirnos más atractivos mejora nuestro autoconcepto y con ello nos confiere más seguridad y un mejor estado anímico”.

El cuidado físico forma parte del cuidado emocional. El trato que nos damos a nosotros mismos abarca todas las áreas de nuestra vida y la parte más física  es también reflejo y fuente de influencia de lo que sentimos y pensamos acerca de nosotros mismos. Como en todo, la clave está en la mesura. El culto al cuerpo no debe sobrepasar la atención que se ha de dedicar a otras áreas igualmente significativas. El equilibrio está en dedicarnos lo suficiente como para atender unas expectativas sobre nosotros mismos que deben ser objetivables y realistas. La obsesión del culto desmedido puede ser igual de dañina para nuestra salud psicológica y emocional que la desgana y el descuido más absolutos. Entre medias, el cuidado realista y gratificante (con conciencia de nuestras limitaciones de base pero destinado a potenciar nuestras fortalezas) conlleva un tiempo dedicado a uno mismo y toda una serie de actividades de auto cuidado que son recomendables”.

k
La psicología y la belleza están íntimamente relacionadas

“En el trabajo clínico diario es sorprendente cómo una persona con síntomas depresivos puede sentirse y percibirse mejor con solo “obligarse” (a pesar de la apatía que caracteriza su sintomatología) a hacer ciertas cosas que también le confieren un aspecto distinto frente a los demás, es decir, modificando su carta de presentación. A las personas nos gusta gustar, necesitamos de cierto grado saludable de aprobación por parte de los demás, y el refuerzo social es de los más potentes que podemos llegar a obtener. Con una actitud distinta los demás también nos devuelven un reflejo distinto de nosotros mismos, un reflejo mejorado. Gustamos por ciertos rasgos físicos pero no solo. Lo que nos hace atractivos en la parte más física es en realidad una mezcla de muchos componentes más o menos explícitos. Es la actitud en conjunto la que nos caracteriza, esa “actitud frente al mundo” que nos hace atractivos solo por el hecho de que nos presentamos con seguridad y aplomo ante cualquier situación. Y un mínimo de dedicación a potenciar la belleza, con los rituales de belleza que más nos satisfagan y mejor nos vengan, por supuesto que forma parte de la construcción de esa identidad y de eso que hemos llamado actitud frente al mundo”.

Creo que ha quedado claro con tres profesionales de primer nivel en cada campo que la psicología es una herramienta fundamental en la belleza, y que cuidarnos por dentro y por fuera nos hace estar bien y que eso se note y se sienta.

Subir arriba
Versión Escritorio