Ponte morena sin parecer Naranjito

Las cremas para ganar color, ahora que ya enseñamos las piernas, son esenciales.

The Luxonomist. 09/06/2017

Objetivo: No parecer Naranjit@. Llega el verano, hay que enseñar las piernas, los brazos, el cuello, el escote… y todo sin cambiar tu tono de piel por el de la naranja de Valencia. Para no lucir ese horroroso tono anaranjado que te descubre de donde viene el color -colorante- en el mercado ya hay cremas extraordinarias que ni te tiñen, ni te dejan las manos naranjas, ni te estropean la ropa.

¡Y a precios estupendos! Por ejemplo, los autobronceados en polvos y en cremas. A medida que las temperaturas suben, comienzan las escapadas exprés a la playa y, en ese preciso momento, surge el gran dilema. Por un lado, hay quienes optan por enfundarse en su super traje de baño de la nueva temporada con su tono de piel natural. Un color entre porcelana y blanco nuclear, como si la invitación a la playa fuese “ven tal y como eres”. Y por otro, están aquellos para quienes la llegada del verano no les va a pillar por sorpresa y preparan su piel para conseguir ese tono ideal, entre tostado y dorado.

Antes y después del bronceado

Antes de aplicar un autobronceador hay que preparar la piel:
Debemos realizar una exfoliación intensiva de la piel, limpiarla y secarla. Para no mancharnos las manos utilizaremos unos guantes de plástico y recogeremos el pelo con una coleta. A continuación, dependiendo del autobronceador que escojamos, haremos lo siguiente:

Si es una loción o un gel corporal con autobronceador como los de Artemis Sun, podremos aplicarlos directamente de forma uniformemente por la piel. Recuerda que el autobronceador va aumentando su intensidad según pasan las horasy según el número de veces que nos lo apliquemos.

Autobronceador ideal para coger color

En el caso de utilizar un autobronceador como el de Douglas Sun, recomendamos mezclar 3 gotas del autobronceador Self Tanning Concentrate de Douglas con una crema hidratante de cara o cuerpo, en cada caso. Asegúrate, antes de aplicarlo, de que esté bien mezclado.

Para que el color quede natural debes distribuir el autobronceador de forma uniforme, ten en cuenta que en los pliegues y en zonas como codos, rodillas y pies se tiende a acumular. Y no olvides zonas como el cuello o las orejas y espera que se seque bien antes de ducharte o ponerte ropa encima.

Autobronceado para el verano, coge el color perfecto

Los polvos bronceadores también tienen secreto:
“Una vez tengamos la piel limpia e hidratada, aplicaremos una base de maquillaje del mismo tono que nuestra piel para dejarla uniforme y lisa, y así los polvos se fijen durante más tiempo. A continuación, aplicaremos los polvos bronceadores con ayuda de una brocha ancha y plana. Sólo debes aplicar el bronzer en los pómulos, la parte alta de las mejillas, encima de las cejas, entre las sienes, en la zona baja de la mandíbula y en la barbilla. Elegimos estas zonas porque son las que más se broncean cuando tomamos el sol.

Polvos bronceadores Douglas

«Aplícalos de forma uniforme, empieza con una capa muy suave y si ves que necesitas más, vuelves a aplicar otra capa. Y para terminar, aplícalos en los huesos de la clavícula, zona alta del escote y laterales del cuello debajo de las orejas, de forma descendente.De este modo, conseguirás un bronceado con un efecto completamente natural”,explica Vanessa Meléndez, formadora de Douglas.

Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Versión Escritorio