Lain García Calvo: “Hay que fracasar para llegar al éxito»

Ex deportista de élite, fue diagnosticado con 15 años de fibromialgia y fatiga crónica, lo que no le impidió llegar a lo más alto en la natación.

Lain García Calvo es un ex deportista de élite que con 15 años fue diagnosticado de una enfermedad crónica. Gracias a esta ‘dificultad’, Lain escuchó ‘La voz de su alma’ y un año después se proclamó doble campeón de España de natación con récord nacional en su categoría. Después de aquello, fue 7 años internacional con la Selección Española de natación, finalista en campeonatos de Europa y récord de España de relevos. Actualmente, transmite sus conocimientos y experiencias para motivar a las personas a través de sus charlas, redes sociales y libros como sus bestseller ‘La voz de tu alma’, ‘Un milagro en 90 días’, ‘Tu propósito de vida’ y el último, ‘¡Vuélvete Imparable!’.

The Luxonomist: ¿Cómo empezaste en este mundo del coach?
Lain García Calvo: Yo me considero más mentor que coach porque un coach es una persona que estudia y puede ayudar a las persona. Un profesor, sin embargo, es alguien que tiene conocimiento, pero no necesariamente ha pasado por la experiencia. Y finalmente un mentor es alguien que tiene los resultados. Entonces me considero mentor porque conozco el proceso. “No solo conoces el camino, sino que lo has transitado”.

En cuanto a tu pregunta, todo esto inició hace muchos años. Empecé a nadar a los 6 años, a los 11 entrenaba hasta tres veces al día, entre 13 y 15 kilómetros diarios, y de repente con 15 años me sentía cansado, me dolían los músculos y articulaciones y me diagnosticaron Síndrome de Fatiga Crónica y fibromialgia, que son enfermedades degenerativas y autoinmunes. Entonces sentí que la vida me quitó todo lo que había construido. Tenía éxito, era campeón, tenía muchos amigos… y de repente tuve que estar 6 meses en cama, perdí el curso escolar y, al cabo de pocos meses, mis amigos dejaron de llamarme y me sentí solo. Además me dijeron que no iba a poder a competir nunca más. Después de pasar por una depresión, fue cuando conecté con ‘La voz de mi alma’. Un año después de todo esto me presenté y fui doble campeón de España, me clasifiqué para el campeonato de Europa y un mes después quedé finalista entre los mejores de toda Europa… Todo esto sucedió porque en el momento más desesperante de mi vida tomé una decisión propia y diferente.

TL: Entonces este diagnóstico te hizo esforzarte más…
LC: Estoy seguro de que, si no hubiese pasado por esta enfermedad, nunca hubiera obtenido estos resultados. Porque la enfermedad no me permitió ir a medias, sino que, o apostaba el cien por cien o lo dejaba todo. Muchas veces no conseguimos los sueños porque tenemos otras opciones y tu mente tiende a elegir la más fácil.

TL: ¿Cuál crees que es el camino para encontrar esa voz?
LG: Lo importante para mí es que la sociedad muestra unos estereotipos y nos enseña que, si haces lo que hacen estas personas a las que les va bien, a ti también. Pero cuando estudias a estas personas a las que la gente admira, te das cuenta de que no siguen ningún estereotipo sino todo lo contrario, ¡son ellas mismas!, aprendieron a escuchar la voz de su alma y se centraron en objetivos propios y no de la sociedad. “No se puede brillar en estrella ajena”. Esto es algo que también aprendí.

TL: ¿Qué es la prosperidad para Lain?
LG: Para mí la abundancia engloba todo: salud, dinero y amor. Es importante tener estas áreas equilibradas, porque cuando provocamos desequilibrios en alguna de ellas, el resto se resiente y no podemos alcanzar la felicidad completa o autorrealización. No hablo solo de riqueza, ya que para mí ésta es solo en términos económicos y la abundancia engloba finanzas económicas, pero también de relaciones amorosas, familiares y de amistad. La salud para mí no es solo tener ausencia de enfermedades sino tener energía, vitalidad y entusiasmo por la vida. Y cuando todo esto está equilibrado, todo llega por la autorrealización personal, que es lo que nos da la felicidad, y viene del ‘Propósito de vida’. Paradójicamente, las personas que solo buscan el amor, salud o dinero se obsesionan y se les escapa de la mano.

TL: ¿Cuál es tu propósito de vida?
LG: Tengo varios, el primero es enseñar a las personas a conectar con esa voz interior. Me di cuenta de que las personas somos el resultado de la expectativa de quienes nos rodean y de que esto empieza de muy pequeños. Nos parecemos mucho a lo que nuestros padres, amigos y profesores esperaban de nosotros, y, muchas veces, con tal de no desilusionarlos, dejamos de un lado nuestras pasiones.  Las personas no conectan con su propósito porque lo buscan en el lugar inadecuado. La abundancia y la felicidad viene del propósito y el propósito no viene de las cosas materiales sino de las cosas que hemos superado.

Young woman is in the fair about her future

TL: ¿Qué connotaciones tiene el fracaso para ti?  

LG: Hemos pensado que es algo negativo, pero en realidad es un aprendizaje para llegar al éxito. Cuando tú ves una persona con un alto nivel de éxito en cualquier área (económico, relaciones, profesionales…) sabes que se ha caído muchas veces y se ha levantado con más inteligencia, lo que ha hecho que lo haya intentado más veces que el resto de personas. Un ejemplo: cuando aprendimos a caminar nos tuvimos que caer varias veces hasta que fuimos perfeccionando nuestra técnica. Y aunque la ley de la escuela sea que fracasar es malo, en la ley de la vida, fracasar es bueno porque te permite subir a un siguiente nivel.

TL: ¿Por qué dices que prefieres creer en Oprah Winfrey y Jim Carrey que en escépticos en esta teoría?
LG: Yo creo en estas personalidades porque tienen resultados. No me fijo en el título, ni en el curriculum porque en el siglo XXI todos tenemos títulos, pero pocas personas tienen grandes resultados, por eso creo en ellos.

TL: Aseguras que no aprendiste de profesores sino de mentores, es decir, de personas que tenían resultados y no títulos. ¿Qué es lo más interesante que aprendiste de ellos?
LG: Lo primero, que hacen todo lo contrario que la sociedad quiere que hagan, hay que ser un poco oveja negra. Por ejemplo, las empresas en recesión económica, como la que hemos tenido en 2008, bajaron las inversiones en publicidad mientras que mis mentores triplicaron esas inversiones. La estrategia de Tony Hsieh, el CEO de Zapos.com (una empresa de venta de calzado por Internet) en época de recesión fue aumentar la atención al cliente, cuando normalmente en épocas de recesión las empresas bajan estos costes en servicio.

Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Versión Escritorio