¿Por qué los daneses son los más felices del mundo?

Entrevistamos a Malene Rhydal, autora del bestseller ‘Feliz como un danés’ y Embajadora de Buena Voluntad de Copenhague.

Nathalie Biain Ladera. 28/04/2017

Malene Rhydal nació y creció en Dinamarca, un país que, según el primer reporte de la ONU, ocupa el primer puesto en felicidad. Tras este resultado, decidió publicar su libro ‘Feliz como un danés’ en París en 2014 y, a partir de ese momento, se convirtió en superventas y ganó el premio al libro más optimista del año. Este libro también se ha publicado en Japón, Corea, Taiwán, Rusia, Alemania, Polonia, Estados Unidos y, ahora, en España. Además de todos sus logros profesionales, Malene pudo cumplir uno personal que deseaba desde su infancia, ser nombrada ese mismo año Embajadora de Buena Voluntad de Copenhague. En la actualidad, sigue escribiendo libros, se dedica al coachinge imparte charlas sobre la felicidad y el bienestar.

The Luxonomist: ¿Cómo surge la necesidad de dar a conocer la felicidad de los daneses?
Marlene Rhydal: Cuando tenía 18 años me mudé de Dinamarca y descubrí el privilegio que tenía cuando vivía en ese país. Cuando volví todo era diferente. Y en 2012 la Organización de las Naciones Unidas realizó el primer reporte mundial de la felicidad y Dinamarca estaba en el puesto número 1, entonces sentí mucha curiosidad de conocer el porqué de este resultado. Leyendo el informe me topé con unos datos llamativos de mi país como, por ejemplo, que en Dinamarca hace frío el 90% del año, llueve, se hace de noche en invierno a las 3 de la tarde, es el país donde se paga más de un 60% de impuestos… Y por todo esto quise saber el porqué de este resultado. Comencé a leer libros especializados en Dinamarca, que estuve estudiando en la Universidad durante 5 años, y decidí que era injusto no compartir esta información con los demás.

Aunque en Dinamarca hace frío el 90% del tiempo, es el país más feliz. Foto: Helsingor

TL: De todos los tópicos que comentas en tu libro, ¿cuál es el más importante para ti?
MR: Tres tópicos son muy importantes para mí: en primer lugar la confianza. El 78% de los daneses confía en sus conciudadanos y el 84% confía en sus instituciones. Dinamarca tiene la tasa más baja de corrupción del mundo (España está en el puesto 36). Otro elemento que para mí es el más importante es la libertad de ser tú mismo y esto es posible gracias a un buen sistema educativo. El papel de la educación en Dinamarca se diseña a medida para desarrollar la personalidad y habilidades de todos, no crear una élite. Y la igualdad de género. Pero nadie impone la ‘igualdad’ sino que cada persona es libre de elegir su rol en la sociedad y en su vida personal sin tabúes. Aunque se podría decir que la sociedad danesa es femenina y está basada en valores asociados a las mujeres como solidaridad, cooperación… Aunque para mí hay una que es vital y no puedo dejarla fuera, y es sentirse parte del sistema, partícipe, e involucrado. Creo que esto es esencial para mejorar como sociedad.

Malene triunfa con su libro ‘Feliz como un danés’

TL: Naciste en Dinamarca, pero actualmente vives en Francia. Según tu experiencia, ¿en qué se diferencian ambos países?
MR: En cuanto a felicidad, Dinamarca es la número 1 y Francia es la 31 (risas); además Francia es el número 22 en cuanto a nivel de confianza, y ellos tienen un sistema educativo para élites, por lo que genera una competencia desde que son niños, influenciado por los intelectuales que no llegan al 1%. Para mí, este sistema es una locura porque no es natural ya que necesitamos a todos, no solo a los dotados y sobresalientes. Necesitamos gente que enseñe, limpie, que haga finanzas, etc.

En Francia tienen un sistema educativo que fomenta la competitividad

TL: ¿Qué te causaría ahora mismo mayor felicidad?
MR: Ahora mismo hablar contigo. Estoy realmente feliz de estar aquí en España y, sobre todo, estoy feliz de poder charlar contigo, porque disfruto cada momento. Me hace muy feliz saber que puedo llegar a inspirar, aunque sea a una persona, con mi libro. Pero también me produce felicidad el buen tiempo de España y me encantan la comida y los vinos de aquí.

Un momento hygee, disfrutar de una buena compañía en casa

TL: Con el estrés del día a día surge un nuevo concepto, o un nuevo estilo de vida, con el término ‘hygge’. ¿Cuál sería el momento hygge para Malene?
MR: Con una bebida caliente en mi casa, con muchas velas, ropa cómoda, tranquila frente a la chimenea. Pienso que la diferencia es que mis momentos hygge los puedo tener todos los días y esto me permite conectar con las demás personas. Mi último momento hygge fue la semana pasada en Dinamarca con mi familia; hablamos, nos reímos, y nos tomamos un té caliente.

Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Versión Escritorio