Sandra García Sanjuán: «Siempre sueño a lo grande. Hay que apuntar a la Luna»

Amalia Enríquez. 28/07/2023
Foto: Cortesía

No suele ser fácil no haber intercambiado ni una palabra con un entrevistado y entenderte con él de tal manera que parece que le conoces de toda la vida. Sandra García-Sanjuán ha sido esa sorpresa que, de vez en cuando, tenemos los periodistas.

Coincido con ella en que nuestra agenda es el bien más preciado que podemos tener. Sobre todo por la relación personal que llegas a establecer con la gente que se cruza en tu camino profesional. Esa que se convierte en el mejor regalo de este trabajo. Cuando llega el verano, esta canaria se convierte en la mejor anfitriona de Marbella en su Starlite Occident. Si no pasas por su escenario ¡no eres nadie!

The Luxonomist: ¿En el mejor de tus sueños imaginaste lograr lo que has conseguido?
Sandra García Sanjuán: Siempre soñamos a lo grande, creo que hay que apuntar a la Luna para llegar a las estrellas. Aun así, la realidad está superando nuestras expectativas. 

TL: ¿Soñar en grande es la clave de Starlite Occident?
Sandra García Sanjuán: Sí. Estoy convencida de que para triunfar hay que apostar fuerte, arriesgar, confiar, invertir… Y no hablo solo en términos económicos, sino de tiempo, ilusión, motivación, energía, equipo humano… Cuando te quedas con tantos números de la lotería, al final siempre ganas. 

TL: Te han bautizado como «la anfitriona de Marbella». ¡Eso es más que un ministerio!
Sandra García Sanjuán: Desde chiquitita mi casa ha sido como una embajada. Siempre fue un punto de reunión y convocatoria de amigos. Starlite Occident se ha convertido en el punto de encuentro de artistas, empresarios y gente bonita, donde siempre pasan cosas mágicas. Ser anfitriona de un encuentro de tantas personas de luz y especiales es un privilegio. 

“Si tengo que elegir una película para vivir, me quedo con mi vida”

sandra garcia sanjuan
Foto: Cortesía

TL: Nuestra agenda es una de las cosas que más nos definen a los periodistas. ¿Te atreves a poner precio a la tuya?
Sandra García Sanjuán: Mi agenda no tiene precio, es de las pocas cosas que el dinero no puede comprar. No se trata solo de tener los teléfonos, se trata de la relación que hay detrás con cada uno de ellos, de las personas, los vínculos emocionales, las experiencias compartidas y las relaciones auténticas de muchos años que se han ido consolidando con el tiempo. Las amistades puras y verdaderas son los tesoros más grandes que te da la vida, y de ese tipo de contactos está compuesta mi agenda.

TL: ¿Qué hace diferente a Starlite para que se haya convertido en una cita internacional imprescindible?
Sandra García Sanjuán: Starlite Occident no es simplemente un festival, es mucho más. Es una experiencia mística, es una terapia. Te sumerges en una acústica extraordinaria, la energía de la roca, la naturaleza que te envuelve y te agudiza todos los sentidos… Pasar por el festival es como un chute de energía positiva que te llena el alma de entusiasmo y de amor por la vida. Es una dosis de felicidad que saca lo mejor de las personas. 

TL: Volvamos la vista atrás. Un olor de la infancia…
Sandra García Sanjuán: Me encanta el olor del mar. Vengo de una isla y el mar me llena de energía. 

TL: ¿Hay un pensamiento recurrente al despertarte cada mañana?
SGS: Cada mañana doy gracias por la vida que me ha tocado vivir. Por la familia que tengo y los amigos que me rodean, por mi trabajo y por la pareja que me acompaña, que es mi cómplice, mi socio, mi aliado, mi amante y el amor de mi vida. 

“Mi marido es la persona más inteligente que he conocido”

TL: ¿De qué te aburre hablar?
SGS: De maldades. La crítica, los cotilleos… las cosas negativas que te contaminan y ennegrecen el alma. Me produce rechazo todo lo que hay alrededor de la envidia y la vanidad.

TL: ¿Si escribieran el libro de tu vida te gustaría saber el final?
SGS: Me pasaría como con los videntes: Si me dicen que me van a pasar cosas maravillosas en la vida, me lo creo. Y si me contaran un final que no me gusta, no me lo creería. Creo que lo único que no controlamos es el momento en que nos vamos. 

No controlamos las cosas que nos pasan, pero sí la actitud que tomamos ante ellas. Teniendo una actitud positiva, siendo proactivo, implicándote… tu final se vuelve muy diferente al de una persona negativa, que se limita y no sabe coger todas las oportunidades que el universo tiene preparadas para nosotros. En la vida puedes huir, ser espectador o comprometerte, yo elijo la tercera opción.

TL: ¿Piensas lo que harás cuando la jubilación llame a tu puerta?
SGS: No pienso en la jubilación porque tampoco siento que esté trabajando. Estoy disfrutando, pasándomelo bien, creando y construyendo grandes cosas. Quiero hacerlo siempre. El gran privilegio de la vida es tener sueños y hacerlos realidad, y yo quiero seguir soñando hasta el último día. 

“Mi casa es punto de reunión y convocatoria de amigos”

sandra garcia sanjuan
Foto: Cortesía

TL: ¿La niña que fuiste se reconocería en la mujer que te has convertido?
SGS: Absolutamente. Hay mucho de esa niña en mí, el alma, la esencia, los valores… El origen de todo parte del niño que llevamos dentro y no podemos olvidarnos de él por el camino. La niña que hay en mí sigue estando muy presente, me mueven y emocionan las mismas cosas, con la diferencia de que ahora tengo más experiencia, más seguridad y más sabiduría. 

TL: ¿La felicidad perfecta?
SGS: Me siento plenamente feliz. Si me preguntaran quién querría ser si volviera a nacer, elegiría de nuevo ser yo y tener la misma vida, la misma familia, los mismos amigos, el mismo trabajo, y mi marido… el pack completo. Repetiría con todo. Porque incluso las cosas negativas y los obstáculos me han hecho creer y evolucionar y me han convertido en la persona que soy hoy. 

TL: ¿Lo mejor que se te da hacer?
SGS: Mi don es ser “conseguidora”. Me motiva un reto, lograr cosas difíciles que otros catalogan de imposibles (palabra prohibida en nuestra oficina), unir a gente y conseguir que pasen cosas. 

“En la vida puedes huir, ser espectador o comprometerte”

TL: ¿Quién ha marcado realmente tu vida?
SGS: Por un lado, mi madre, que desde muy chiquitita creyó muchísimo en mí. Cuando le contaba cualquier locura que quería hacer, siempre me respondía: “Si alguien es capaz de hacerlo, eres tú”. Me daba una seguridad inmensa. Que mi referente, una persona a la que yo admiraba tanto, lo tuviera tan claro, esa respuesta me despejaba cualquier tipo de duda o miedo. También me ha marcado mucho mi padre como empresario y, hoy por hoy, la persona que más me marca en la vida y más me hace crecer es mi marido. Es la persona más inteligente que he conocido en mi vida y a la que más admiro.

TL: ¿Qué te pone de buen humor?
SGS: Compartir con amigos y disfrutar. Por ejemplo, un encuentro con guitarras cantando en las cenas que hago en mi casa, donde reúno y mezclo a amigos muy diferentes e interesantes que me inspiran y sacan lo mejor de mí.

TL: Esa canción con la que, cuando la escuchas, se te mueven los pies sin remisión.
SGS: Muchas de Julio Iglesias. “Vuela amigo, vuela alto, no seas gaviota al volar, la gente tira a matar cuando volamos muy bajo”. O la de “Momentos” que dice: “La vida se hace solo de momentos, de cosas que no sueles valorar, y luego cuando pierdes, cuando al fin te has dado cuenta, el tiempo no te deja regresar”. 

TL: ¿En qué eras brillante en el colegio?
SGS: En los idiomas y las matemáticas. 

“Starlite Occident es una experiencia mística, una terapia”

sandra garcia sanjuan
Foto: Cortesía

TL: Esa obra de arte que te gustaría tener expuesta en casa.
SGS: Un cuadro del Mar de José María Cano. Tengo obras de él, es mi artista preferido. Empecé a invertir en su arte muy pronto, desde que empezó a pintar, y me fascinaría tener una obra suya del mar. Se ve tan vivo que parece que estuvieras mirando por la ventana, es una sensación brutal. Madrid es una ciudad completísima y tiene de todo, pero echo mucho de menos el mar. Espero conseguirlo algún día.

TL: ¿Un talento que se te resiste por mucho que lo intentes?
SGS: La disciplina. Trabajo mucho para lograrla pero soy una persona muy emocional y me mueven las emociones. Cuando algo me motiva, muevo cielo y tierra. Pero la rutina, por ejemplo, en hacer deporte, me cuesta mucho.

TL: ¿Esa palabra que nunca regateas y más usas?
SGS:  “Magia”. Hay personas mágicas, sitios mágicos, experiencias mágicas… La magia está en todas partes, depende por el prisma que mires. Me paso la vida en busca de esa magia que hace especiales los momentos y personas con luz que te inspiran.

TL: ¿Qué ves cuando te miras al espejo?
SGS: Veo a una mujer realizada y satisfecha con la vida que ha construido, las cosas que ha compartido y la gente de la que se ha rodeado… Me gusta lo que veo.

“Rechazo todo lo que hay alrededor de la envidia y la vanidad”

TL: ¿Tu mayor decepción?
SGS: Las mayores decepciones, frustraciones y fracasos que he tenido en mi vida se han acabado convirtiendo en los grandes másteres y en lo que más me ha hecho evolucionar. Mi primera gran decepción fue que no me admitieran en ICADE para estudiar y, sin embargo, las vueltas que da la vida, ahora soy miembro de su Consejo Asesor Internacional. 

TL: ¿A quién sigues con interés en las redes sociales?
SGS: Sobre todo a amigos que no tengo la posibilidad de ver tan a menudo como me gustaría y me encanta saber de sus vidas, lo que hacen, las experiencias que están teniendo… Es una forma de estar más conectada con ellos. 

TL: Una película en la que te gustaría quedarte a vivir.
SGS: Me encantaron Avatar, Pretty Woman, Cinema Paradiso, Lo que el viento se llevó…. Aunque si tengo que elegir una película para vivir, me quedo con mi vida. 

“Las amistades puras y verdaderas son los tesoros más grandes de la vida”

TL: Esa experiencia gastronómica inolvidable.
SGS: En el restaurante Disfrutar, en Barcelona, de Oriol Castro. Es compañero del colegio de mi marido y estuvo toda la vida con Ferran Adrià. Es una de las experiencias gastronómicas más extraordinarias que uno puede disfrutar. Está considerado el segundo mejor restaurante del mundo

TL: La pregunta que no te he hecho y te habría gustado responder.
SGS: Me has preguntado muchas cosas que no me suelen preguntar. Quizás preguntarme cuál es la clave de mi éxito. La respuesta es el equipo humano del que me he rodeado y mi socio y mi marido, que es un visionario y un estratega. Sin él, nada de esto hubiera sido posible. 

Relacionados

Últimas noticias

Subir arriba
Versión Escritorio