Cara Delevingne revela que se emborrachó por primera vez a los ocho años

Cara Delevingne ha concedido su entrevista más sincera hablando de sus problemas con el alcohol y las drogas.

Foto: Gtres.

Cara Delevingne es una de las modelos más famosas, pero también una de las más polémicas. Sus problemas de adicción con el alcohol y las drogas la han llevado a protagonizar escándalos que en muchas ocasiones han puesto en riesgo su carrera. Sin embargo, todo esto ya forma parte del pasado. La modelo se ha recuperado y ahora habla abiertamente de su relación con las drogas y cómo esta empezó cuando solo tenía ocho años.

Cara Delevingne cuenta que se emborrachó a los ocho años

Cara Delevigne
La modelo Cara Delevingne habla de sus problemas con el alcohol (Fotos: Gtres)

Así lo ha contado ella misma en una entrevista para The Sunday Times, donde confiesa que en la boda de su tía tuvo su primer contacto con el alcohol. «Me emborraché ese día. Tenía 8 años. Qué edad tan loca para emborracharse«.

Cara Delevingne cuenta que estuvo «tomando copas de champán» durante la celebración y que al día siguiente amaneció en casa de su abuela, vestida con el traje de dama de honor y una fuerte resaca. La modelo cree que ese incidente marcó el comienzo de su complicada relación con al alcohol, la cuál se hizo aún más grave cuando alcanzó la fama.

Ahora está recuperada de sus adicciones

Cara Delevigne
Asegura que está recuperada pero continúa trabajando en sus adicciones (Foto: Gtres)

Y es que sus problemas de adicciones tanto al alcohol como a las drogas nunca han sido un secreto, sin embargo, ya forman parte del pasado. «Solía pensar que las drogas y el alcohol me ayudaban a sobrellevar la situación, pero no fue así. Me mantuvieron triste y muy deprimida. Siento que he recuperado mi poder y que no estoy siendo controlada por otras cosas», cuenta en la entrevista.

Ahora la modelo está recuperada de sus adicciones y trabaja cada día para no recaer en ellas. «La gente quiere que mi historia sea una especie de especial para después de la escuela, en el que simplemente diga: ‘Oh, mira, era una adicta y ahora estoy sobria y eso es todo’. Y no es tan sencillo como eso. No sucede de la noche a la mañana», confiesa.

Subir arriba
Versión Escritorio