Barra libre de estilo

El Mulberry Project de NYC es uno de los speak-easy más 'in' del momento donde puedes tomarte un cóctel a medida.

Luis Jiménez. 20/03/2015
coctails3
Los cócteles son a las barras neoyorkinas lo que las aceitunas a las españolas

Expertos en mezclar ingredientes con diferentes alcoholes, los barmans son en Nueva York figuras con nombre propio. Estos días, los mejores de la ciudad se convierten, por una noche, en los artistas invitados de la barra de uno de los speak-easy más frecuentados de Manhattan.

El Deisy, Manhattan o Negroni son a las barras neoyorquinas, lo que las aceitunas a las españolas. Por eso solo en las cartas de locales como el Mulberry Project, estos cócteles son capaces de convivir con otros menos ortodoxos como el You Gotta Move o I got the Bluesversiones bebibles de canciones de los Stones que sientan las bases del carácter de la sala.

Mulberry Project, NYC
Mulberry Project, NYC

La corriente de los speak-easy -que no son otra cosa que bares que no tienen ninguna pinta de serlo- se remonta a la época de la ley seca (1930). Como la venta de alcohol estaba prohibida, surgieron estos establecimientos clandestinos en los que la gente hablaba bajito (speak=hablar, easy=bajito) para no alertar a los vecinos o a la policía de lo que dentro ocurría. De ahí su nombre. Exteriormente no tenían ningún símbolo que pudiese indicar lo hidratada que salía la gente de su interior, así que se conocían por el boca a boca.

El Mulberry Project ha conservado esa estética clandestina como parte de su esencia y, de hecho, pasa completamente desapercibido para todo el que no sepa de su existencia. Siguiendo con la tónica de la época original, el interior tiene poca luz y está decorado en colores muy oscuros con sillones (muy cómodos) para beber y alguna que otra mesa para comer algo.

Mulberry Project, barra
Mulberry Project, barra

Sin embargo, lo que hace especial a este bar es que detrás de la barra, los maestros de las mezclas son capaces de confeccionar una bebida personalizada con los ingredientes que tú elijas y que ésta sepa agradable. Todos los ingredientes son  frescos y naturales, nada de preparados, y puedes seleccionar los que quieras y mezclarlo con el alcohol que más te guste. El barman (y este sí que merece el nombre) te aconsejará si tu elección casa bien o es recomendable sustituir alguno de ellos porque, por ejemplo, anule el sabor de otro.

Como lugar de encuentro es muy recomendable, pero estos días especialmente, porque la barra del Mulberry se deja en las manos de barmans de otros locales que traen hasta Little Italy sus creaciones y estilo. Los franceses Xavier Herit y Nico do Soto, la alemana Natasha David y su marido Jeremy Oertel o la americana Tonia Guffey ya han capitaneado la barra.

Mulberry Project, NYC
Mulberry Project, NYC

Claudius Raphael, uno de los DJs más conocidos en este tipo de ambiente, se suele dejar caer por aquí, así que, con suerte, te tomas tu trago al ritmo que él marca. Suyas o tuyas, las creaciones con chispa que probarás aquí no las encontrarás en cualquier otro sitio.

El Mulberry Project está en el 149 de Mulberry Street (entre Grand y Hester). Los cócteles rondan los 16 dólares.

Relacionados

Últimas noticias

Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Versión móvil