Monfortino: el Barolo eterno

Un vino increíble, fuera de serie. Uno de los mejores vinos de una de las mejores regiones con encanto: Barolo, en el Piamonte italiano.

Ignacio Peyró. 05/03/2015
Barolo, Monfortino
barolo1
Barolo, Monfortino

Giacomo Conterno, junto con Bruno Giacosa, son los dos grandes elaboradores de Barolo tradicional. Conterno sólo elabora su Monfortino en añadas excepcionales. Así, por ejemplo, en la década de los 90, la de nuestro vino, sólo hubo cinco. Antes pasaba diez y hasta quince años en roble. Ahora pasa siete años, lo que no deja de ser una crianza extraordinaria. La producción del Monfortino no llega a las 7.000 botellas cada uno de los pocos años en que lo hay. (Nota de cata de I. Peyró y J. Rocamora).

Monfortino riserva 1993. Barolo DOCG. Azienda Agricola Giacomo Conterno.

1. Barolo: los dos modos de vinificar. La Nebbiolo es la uva de Barolo. Se trata de una uva muy especial, muy tánica y astringente: su vino, antes de ponerlo en roble, no hay quien lo beba. Necesita tiempo en roble, para ser domado y tiempo en botella para afinarse.

Actualmente hay dos modos de vinificar los barolos: para entendernos, el tradicional y el moderno. El tradicional consiste en vinificar con fermentaciones sin control de temperatura, largas maceraciones con los hollejos, y varios años de crianza en grandes botti usados de roble (de unos 5.000 l). Estos vinos necesitan muchos años para afinarse en botella (hablamos de 40 años y más). Eso sí, una vez afinados, son maravillosos. El método moderno, por el contrario, busca barolos que se puedan beber antes. Para eso, controlan temperatura de fermentación, hacen maceraciones más cortas, y aplican barricas pequeñas de roble, con buena proporción de roble nuevo. El problema es que aparecen notas de especias (vainilla), que tapan en parte la frutosidad de la uva Nebbiolo.

Barolo, Monfortino. Etiqueta
Barolo, Monfortino. Etiqueta

2. Bodega, historia y personajes. La tradición vinícola de los Conterno se remonta al siglo XVIII. En 1908, Giacomo pone una taberna en San Giuseppe, pueblo cercano a Monforte d’Alba, Italia. También elabora vino, barolo, comprando uva. En esa época se vendía en barricas o en damajuanas. Tuvo dos hijos: Giovanni y Aldo. En 1920, ya pasada la Gran Guerra, la familia elabora el primer Monfortino: un vino de calidad y de mucha guarda. Por así decirlo, el Monfortino nació ya legendario. A la vez, la familia vinifica otro Barolo de menor ambición. Giacomo, el padre, muere en 1934. Sus hijos, Giovanni y Aldo, recogen el testigo, pero en 1969 se separan. Desde ahí, Giovanni sigue la línea de vinificación tradicional (Azienda Agricola Giacomo Conterno), y Aldo una más moderna (Poderi Aldo Conterno).

En 1974 Giovanni compró el viñedo Cascina Francia en Serralunga y, a partir de entonces, vinifica con uva propia. Giovanni muere en febrero de 2004, a los 75 años. Su hijo menor, Roberto, le releva en la Azienda, siguiendo fielmente su línea tradicional. Un detalle que puede ayudar a conocer a Roberto es que en 2007 no hizo Monfortino. ¿Por qué, si fue una añada excepcional? Pues, sencillamente, porque le parecía que no tenía categoría suficiente, y declaró que es a él a quien corresponde decidir, y no a críticos, ni a periodistas ni a regidores de la DOCG. En 2002 (añada mala, en principio), hizo lo contrario: no elaboró el barolo normal y sí el Monfortino.

Barolo, Monfortino
Barolo, Monfortino

3. Precata

  • Uva. Nebbiolo 100 %.
  • Viñedo. Cascina Francia (Serralunga).
  • Rendimiento.  850 gr de uva/cepa.
  • Vinificación. Fermentación sin control de temperatura, largas maceraciones de cinco semanas, y siete años de crianza en grandes Botti usados de roble (de unos 5.000 l).
  • Producción. Unas 7.000 botellas/año (el año en que lo hacen, claro).
  • Alcohol. 14º.
  • Tapón. De corcho natural, excelente. De 55 mm.
Barolo, Monfortino
Barolo, Monfortino

4. Cata (en febrero de 2015). Estamos tomando el vino a más de veintiún años de su añada,… ¡y está tierno! Está falto, muy falto de botella. Hablamos de veinte años más: hasta 2.035, y… más. Hicimos un experimento. Lo comenzamos a tomar sin jarrear, con la botella recién abierta: era puro regaliz, echaba para atrás. Lo decantamos, utilizando además el embudo Venturi. El vino empezó a expresarse, con un señorío descomunal, siempre in crescendo. Un consejo: ya se sabe, los experimentos con gaseosa; cuando tome este vino, decántelo 4 ó 5 horas antes.

  • Color. Teja, de capa alta. Buena lágrima. Poco poso.
  • Nariz. Prodigiosa. Compleja. Muy varietal. Un Nebbiolo de lujo: fruta roja madura (cerezas, grosellas, frambuesas), violetas, alquitrán, regaliz. La madera (usada), justa; presente, pero sin protagonismo. Nada alcohólico.
  • Boca. Potencia tremenda. Intenso. Concentrado. Largo: se adhiere mucho a las papilas. Al airearse, fue emergiendo una fruta en sazón maravillosa (cereza muy madura). Sale la viña vieja: el mineral. También el retrogusto es muy frutal, pero aquí se distorsiona por una acidez hoy excesiva, que mejorará con bastantes años en botella. Este vino está aún sin hacer.
  • En conjunto, se trata de un gran vino, de un vino extraordinario, aunque está aún sin hacer. Su acidez resulta excesiva. Con todo, ya se puede disfrutar, y mucho. Parece recién embotellado,… y lleva más de catorce años en botella.
Barolo, Monfortino
Barolo, Monfortino

5. Calificación. Actualmente, y jarreado 4 o 5 horas, un 9,3/10. Pero en veinte años, será –seguro- un diez total y sin matices.

6. Precio y dónde encontrarlo. Los últimos precios de esta añada 1993 que aparecen en www.wine-searcher sobrepasan los 500 € y seguirá subiendo. El 1996, que fue mejor año, cuesta en Cuenllas 550 €. Y en la Enoteca Barolo, el 2005 cuesta 379 €.

Relacionados

Últimas noticias

Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Versión Escritorio DONOTCACHEPAGE