Prado Enea. Revisitando un clásico

Es una de las enseñas de la casa Muga desde su primera añada a finales de los 60. Lo analizamos al detalle.

Ignacio Peyró. 16/03/2016

Muga, casa respetadísima no ya en España sino fuera de nuestro país, es una de las bodegas históricas de la Rioja y, más en concreto, de Haro y su barrio de La Estación. Ofrece una calidad consistente año tras año en diversos estilos, con asombrosas producciones y notable vocación exportadora. También es una de nuestras escasas bodegas con tonelería propia: dispone de nada menos que tres toneleros y un cubero. ¿Robles? El americano, tan característico de La Rioja, pero también francés, ruso y español. Su Prado Enea ha sido una de las enseñas de la casa desde su primera añada a finales de los 60.

Compra aquí los exquisitos vinos de la bodega Muga
Compra aquí los exquisitos vinos de la bodega Muga

Vino de larga guarda -es un Gran Reserva con todas las de la ley-, se trata de un ejemplo de esos ‘vinos finos’ propios de La Rioja Alta, con la fruta de la tempranillo bien presente y una acidez que le permite madurar durante décadas. Aun cuando Torre Muga y Aro, de un perfil más moderno, hace tiempo que son los vinos de referencia de la casa, las de Prado Enea son botellas a las que el amante del Rioja vuelve una y otra vez. Más aún cuando hablamos de una añada que, pese a cierta pérdida de prestigio frente a la posterior, es tan notable como la de 1994. (Nota de I. Peyró y J. Rocamora).

Muga, tradición y calidad en vinos de La Rioja
Muga, tradición y calidad en vinos de La Rioja

PRECATA:

  • Uvas. 80 % de Tempranillo y el restante 20 % de las otras tres: Garnacha, Graciano y Mazuelo, más o menos a partes iguales. La mayoría de las uvas proceden de viñedos propios, el resto, de pequeños viticultores. La bodega afirma que la fruta del Prado Enea, en busca de la mejor maduración, es la última en vendimiarse junto a la del Torre Muga.
  • Suelo. Arcillo-calcáreo y aluvial.
d
La uva sólo entra en contacto con la madera para su elaboración.

ELABORACIÓN. Cada variedad de uva es vinificada por separado. La uva sólo entra en contacto con madera: nada de inox, ni hormigón, ni resinas… Fermentación alcohólica en grandes tinos de madera, para luego trasegar a tinas de mayor capacidad en las que el vino permanece durante 12 meses. Tras un nuevo trasiego, el vino es sometido a crianza durante 36 meses en barricas de roble americano de 225 litros, la mayor parte de ellas elaboradas en la propia bodega. Cada 4 meses se efectúan nuevos trasiegos para oxigenar el vino y eliminar impurezas. Clarificación tradicional con clara de huevo. Reposo de otros 36 meses en botella antes de su comercialización. Alcohol: 13,5º.

Compra aquí una botella de Prado Enea
Compra aquí una botella de Prado Enea

CATA. Febrero de 2016, tras sucesivas catas desde 2013.

  • Color. Rubí abierto de media capa, con reflejos teja y ribete del mismo color, algo que ya nos habla de su edad. Limpísimo. Algo de poso fino.
  • Nariz. Bastante clásica. Mucha fruta roja reducida y un pronunciado fondo en el que se entremezclan garriga y un suave apunte de cuero viejo. Al airearse aparece: fruta roja madura (incluso pasa), tierra mojada y recuerdos de maderas viejas.
  • Boca. Tiene notable acidez, buen recorrido, resulta ligero, aunque tiene un buen espinazo y en su final deja recuerdos a guindas en licor.
Compra aquí Prado Enea Reserva
Compra aquí Prado Enea Reserva
  • En conjunto. Un gran clásico de Rioja, muy bien hecho, vigoroso, potente y con una muy, muy buena evolución en botella. Expresivo, nos atropella con su fuerza inicial. Se muestra pletórico dentro del estilo de los nuevo Prado Enea, más potente que elegante. Se encuentra en un momento fantástico de consumo. Muy vivo: a 22 años de su añada sigue sin dar muestras de decaimiento. Podría pasar por un Prado Enea con 10 años menos. Tiene de todo: fruta (la pervivencia de la fruta es única en la tempranillo), elegancia, estructura, poderío…
Probamos y analizamos Prado Enea
Probamos y analizamos Prado Enea
  • Es amplio, lleno, seco, extraordinariamente especiado y sabroso, dotado todavía de bastante músculo y de una estructura que para nada era esperada, junto a taninos maduros de calidad. La percepción de acidez en nariz es característica de Rioja. En definitiva, quien pensara que el Prado Enea ha decaído desde que se elaboran el Torre Muga y el Aro, estaba equivocado. No por tener menos publicidad es peor. Y botellas como esta van a dar alegrías en el futuro.

Precio: 31,95 €, en Pipo, en noviembre de 2014. Gran relación calidad/precio.
Calificación:
9,5

Relacionados

Últimas noticias

Subir arriba
Versión Escritorio