¡Sí! También hay vinos para veganos

Las corrientes vegetariana y vegana han llegado al mundo de los vinos y son ya muchas las bodegas que se suman a ellas produciendo vinos aptos para el consumo de este creciente grupo de clientes.

El vino, como alimento, también es objeto de análisis para aquellos consumidores que son vegetarianos, los cuales, suelen beber todo tipo de vino, dependiendo de sus gustos y tendencias, claro está. Ahora bien, cuando son los veganos los que eligen el vino, la cosa cambia, ya que como todos sabéis, los veganos no consumen nada que sea derivado o producido por un animal.

Es el proceso de clarificación del vino lo que causa malestar entre el colectivo vegano ya que normalmente (no siempre) se utiliza para este proceso principalmente la clara (albumina) de huevo, la cola de pescado (ictiola) o la proteína de la leche (caseína). También se utiliza la bentonita que es de origen mineral (entre otros productos minerales), pero los veganos más estrictos prefieren que se utilicen proteínas vegetales extraídas del trigo, las patatas, las algas marinas o los guisantes, entre otras opciones.

Un 3% de la población española es vegetariana

Aunque el tipo de vitivinicultura no se ponga en tela de juicio, los veganos suelen elegir vinos que además son de los clasificados como ecológicos o naturales por el tema de los sulfitos (añadidos o endógenos) entre otros motivos. Según fuentes de los colectivos vegetarianos, cerca de un 3% de la población de España es vegetariana, del cual, el 30% o 40% son veganos estrictos, no consumen nada de origen animal, no aprueban la explotación y el maltrato de los animales, así como el uso de prendas de ropa o de objetos y productos cotidianos con procedencia animal.

El proceso de clarificación del vino se puede hacer con elementos de origen no animal

Ahora que hacer vinos ‘naturales’ parece que se ha puesto de moda, cuando lo cierto es que se hace desde hace mucho pero sin ruido, algunos vitivinicultores han sustituido los clarificantes de origen animal por otros de origen mineral o vegetal para llegar a este colectivo de consumidores veganos, eso sí, sin mencionar el trabajo de la tierra con un animal en lugar de con un tractor, porque lo que para uno es ecológico y volver a los orígenes, para otro es sinónimo de explotación. En fin, ni a favor, ni en contra. Pero como siempre, equilibrio y respeto.

Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Versión Escritorio DONOTCACHEPAGE