Cepa21, el vino de moda entre los más sibaritas

La bodega que preside José Moro se pone de moda entre los mejores restaurantes del país.

(Foto: Cepa21)

Cepa21 no es un vino nuevo, pero se empieza a descubrir en el mundo de los amantes del vino más sibaritas. Ribera del Duero es la denominación de origen de moda. En España se hacen buenos vinos, pero ninguno comparable a los DO Ribera del Duero. Contempla bodegas en partes de la provincia de Burgos, Soria, Segovia y de Valladolid.

Bañados por el Duero, son vinos de una tierra compleja y un clima severo. Condiciones exclusivas que ofrece, a gran altitud, una uva de extraordinaria calidad y enorme valor. Suelo y clima de excepcionales características sobre el que arraigan unas cepas concebidas para ofrecer el mejor fruto. Y entre las mejores bodegas destaca Cepa21. The Luxonomist ha hablado con el alma de la bodega y fundador, José Moro.

Cepa21 José Moro (Foto: Cepa21)
(Foto: Cepa21)

«Cepa 21 nace para reinventar y revisitar esos vinos de la Ribera de los años 80»

The Luxonomist: ¿Cuándo nace Cepa 21?
José Moro: Soñé Cepa 21 antes del cambio de siglo y nació con él. La primera añada fue la de 2002, hace justo hace 21 años, pero la bodega se inaugura oficialmente en 2007. Tenía una premisa clara: una nueva bodega para un nuevo siglo. Cepa 21 nace para reinventar y revisitar esos vinos de la Ribera de los años 80 que yo digo que eran de cuchillo y tenedor, y afinarlos para conseguir unos vinos más elegantes, más frescos y del gusto del consumidor. Cepa 21 fue un sueño hecho realidad y ahora está en su mejor momento, conquistando el mundo con su identidad indiscutible y con una calidad extraordinaria.

TL: ¿Cuántas hectáreas tenéis?
JM: Cepa 21 está situada en la milla de oro de la Ribera del Duero, en Castrillo de Duero. Tenemos cincuenta hectáreas de viñedos propios. Estamos localizados en un paraje único en el que el terroir de la Ribera del Duero se muestra en su máxima expresión y nos permite otorgar un carácter distinto a cada una de nuestras cinco referencias. Y el mejor ejemplo de ello es Malabrigo, la parcela de la que proviene nuestro vino del mismo nombre, y es un terreno muy especial, con una oscilaciones climáticas muy importantes entre el día y la noche y unas condiciones duras, que hacen que las vides tengan una producción menor pero una calidad y concentración extraordinaria. Una parcela muy particular para un vino único. El origen de todo está en el suelo, en nuestra tierra.

Cepa21 José Moro (Foto: Cepa21)
(Foto: Cepa21)

«Es un vino con una fuerza muy intensa pero también tiene mucho respeto»

TL: ¿Qué hace de Cepa 21 un vino «especial»?
JM: Es un vino con unas características muy bien definidas, donde la estructura que le da la arcilla, la elegancia de la caliza y la madurez del canto rodado empiezan a estar perfectamente conjuntados. Siempre digo que Cepa 21 es como ese joven que acaba de salir de la universidad y se quiere comer el mundo, quiere comprarse una casa, tener un trabajo. Es un vino con una fuerza muy intensa pero también tiene mucho respeto, y eso se nota en cada copa. Es además el alma máter de la bodega, el vino que presenta a la perfección la tradición de la viticultura y la vocación innovadora de Bodegas Cepa 21.

TL: ¿Para qué tipo de comprador está pensado Cepa 21?
JM: Una de mis frases favoritas es que, si te gusta el vino, entiendes de vino. Creo que los vinos de Cepa 21 están pensados para todo aquel que disfrute con una copa de vino, que busque vinos que llegan al corazón, que cuentan historias, que te hablan mientras los catas, que tienen alma. Si te gusta el vino, los vinos de Cepa 21 estoy seguro de que te van a enamorar, porque cada uno de ellos tiene su propio carácter y su manera de expresarse. Es un proyecto que surgió para elaborar vinos de raíces, de legado pero que buscan que el consumidor quiera volver a beber.

Cepa21 José Moro (Foto: Cepa21)
(Foto: Cepa21)

«Nuestros viñedos están plantados a diferentes altitudes»

TL: En la Denominación Ribera del Duero hay mucha competencia, ¿en dónde está el hecho diferencial de Cepa21?
JM: La clave está en varios factores que afectan al proceso de elaboración desde la cepa hasta la barrica. El primero de ellos es la orientación de nuestros viñedos que consideramos un factor fundamental para conseguir una uva con excelente personalidad. Se han escogido cuidadosamente las laderas norte, buscando una menor temperatura para conseguir una madurez más larga, obteniendo una uva muy concentrada y en la que la frescura se conserva durante mucho más tiempo.

El segundo factor es la altitud. Nuestros viñedos están plantados a diferentes altitudes, lo que consigue aportar ese carácter único a nuestras referencias. La primera zona corresponde a la de menor altitud, los viñedos plantados en la vega y en las partes más bajas de las laderas que llega hasta los 750 metros, donde se producen vinos de estructura media, más fáciles de beber, en los que la frescura es muy importante, en nuestro caso Hito Rosado e Hito Tinto.

Cepa21 José Moro (Foto: Cepa21)
(Foto: Cepa21)

«Los vinos elaborados a estas altitudes son vinos más estructurados, más corpulentos»

La segunda zona corresponde a las laderas, situadas entre los 750 y 850 metros. En ellas entramos un microclima ideal con un carácter heterogéneo en sus suelos. Principalmente formado por suelos calizos que dan finura y elegancia a los vinos. En la zona superior, que corresponde al páramo, situado entre los 850 y los 1000 metros, encontramos suelos de origen arcilloso-calizo que favorecen la elaboración de vinos muy equilibrados con un carácter singular y con un gran potencial aromático.

En estos viñedos, además de en las partes más altas de las laderas nacen las uvas con las que elaboramos Cepa 21. A esa misma altitud, pero en viñedos singulares, mimamos a las viñas con las que elaboramos Malabrigo y Horcajo. Los vinos elaborados a estas altitudes son vinos más estructurados, más corpulentos, con mayor capacidad de crecimiento, mucho potencial aromático, pero siempre conservando la frescura.

Cepa21 José Moro (Foto: Cepa21)
(Foto: Cepa21)

«Nuestros vinos tienen un factor tradicional que mantiene el legado y el saber hacer de generaciones»

Y por último la uva. A tempranillo (Tinto Fino) es la variedad que mejor se adapta a la zona y lo que nos diferencia a la hora de elaborar nuestros vinos con esta variedad son un conjunto de clones autóctonos. En el caso de Bodegas Cepa 21 contamos con un conjunto de clones heredados de viñedos históricos y de prestigio de la zona. Se trata de un verdadero factor diferenciador ya que son clones exclusivos en la Ribera del Duero.

Un factor tradicional que mantiene el legado y el saber hacer de generaciones. Y es la uva precisamente la que está presente en cada vino gracias a una filosofía de envejecimiento del vino única, en el que las barricas, en nuestro caso de roble francés, forman parte del conjunto, aportando complejidad, realzando la personalidad del vino y dejando que el potencial de la uva se desarrolle.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Bodegas Cepa 21 (@cepa21bodegas)

«Estoy seguro de que Cepa 21 tiene un futuro prometedor»

TL: ¿Cómo está yendo el mercado del vino en España en 2023?
JM: En el mercado del vino aún sentimos el efecto, creo que como en muchos sectores, de la pandemia y la recuperación posterior. Durante la pandemia el consumo de vino creció notablemente y en los años posteriores desaceleró.

Este año, por suerte, estamos más estables e incluso acercándonos ya a las cifras prepandémicas. El aumento generalizado del comercio electrónico durante la pandemia se mantiene y genera una tendencia creciente en el medio plazo. Estoy seguro de que Cepa 21 tiene un futuro prometedor y así lo constatan los consumidores y los críticos nacionales e internacionales.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Bodegas Cepa 21 (@cepa21bodegas)

«Estamos explorando el mercado asiático y nuestra apuesta para los próximos años es crecer allí»

TL: ¿Y a nivel internacional: Cómo van las ventas? ¿Qué países son los que más valoran el Ribera del Duero?
JM: Tenemos mucha presencia internacional, y los mercados están respondiendo muy bien a nuestros vinos. Estados Unidos destaca por su buena acogida a nuestros vinos, es un mercado muy heterogéneo pero hemos sabido entenderlo y atender a sus necesidades. Además, México y Colombia son dos mercados clave para nosotros en los que hemos visto aumentar la demanda gracias a la fantástica cultura del vino por la que se está apostando.

Ribera del Duero es una verdadera referencia allí y nuestros vinos crecen en prestigio y en ventas. Estamos explorando el mercado asiático y nuestra apuesta para los próximos años es crecer allí para aumentar la comercialización de nuestros vinos en el mercado internacional.

TL: ¿Ha afectado la sequía de este año a los viñedos? ¿Será una buena cosecha?
JM: Climatológicamente hablando está siendo un año muy caluroso y con una sequía más importante que la de años anteriores. La cosecha se va a adelantar ligeramente con respecto al año pasado pero creo que puede ser un gran año porque la calidad y concentración de la uva es excelente. Esperamos que esta añada dé lugar a vinos estructurados, muy ricos en matices y aromas y con mucha personalidad.

Subir arriba
Versión Escritorio