Las pilas que necesitan tus hijos

Se acaba el verano y de nuevo llegan septiembre, las rutinas y el colegio. La alimentación de los niños es fundamental para afrontar la vuelta con energía.

El “desorden” de estos meses de descanso escolar se termina para dar paso a la a la rutina diaria, necesaria y tremendamente edificante. Acostarse temprano, ir al colegio, estudiar durante la semana y disfrutar de los días libres y de los cortos periodos vacacionales será, durante meses, el día a día de nuestros niños, con el objetivo de prepararse para ser adultos bien formados el día de mañana.

En este periodo de la vida de constante crecimiento y desarrollo personal, la alimentación de los niños juega un papel fundamental. Los hábitos se adquieren durante la infancia y la buena nutrición va a contribuir de manera muy importante en el buen estado de salud en la edad adulta. La dieta debe ser variada y equilibrada, distribuida adecuadamente a lo largo del día ( 25% en desayuno, 30% comida, 15-20% Merienda y 25-30% cena).

Los niños deben desayunar sentados, disfrutando del momento
Los niños deben desayunar sentados, disfrutando del momento

El desayuno sigue siendo la comida más importante del día. Lácteos, cereales y frutas combinados constituyen el desayuno perfecto para afrontar un nuevo día, permitiendo un adecuado rendimiento escolar. Levantarse con tiempo suficiente para desayunar sentado y disfrutando de ese momento es fundamental para ir “con las pilas bien cargadas”.

Luego el colegio se encargará en muchos casos de la comida y normalmente los menús son adecuados a las necesidades del niño, si bien nosotros deberemos complementar en las meriendas y cenas, todo aquello que “falte» para garantizar el adecuado aporte de nutrientes.

Los niños deben comer cinco raciones diarias de frutas y verduras
Los niños deben comer cinco raciones diarias de frutas y verduras

Comer pasta, arroz, legumbres alternando durante la semana; carne tres veces a la semana; pescado cuatro veces a la semana (blanco en su mayoría y azul una vez en semana preferentemente pequeño -boquerón o sardina-); huevos 2-3 veces en semana; fruta y verdura diarias (cinco raciones); cereales y lácteos 500ml diarios evitando las comidas rápidas, los zumos comerciales, las bebidas gaseosas y la bollería industrial… constituyen la base de una alimentación sana.

El agua entre 4-6-8 vasos diarios dependiendo de la edad es fundamental para garantizar un adecuado estado de salud y todo ello acompañado del deporte necesario para que el cuerpo de nuestros niños funcione correctamente. En definitiva ponerse a punto…

Relacionados

Últimas noticias

Subir arriba
Versión Escritorio