Los peligros del agua

Los accidentes son la primera causa de mortalidad en los infancia y ésin lugar a dudas se multiplican en verano.

Te damos consejos para evitar accidentes en el agua
Te damos consejos para evitar accidentes en el agua.

Los accidentes son la primera causa de mortalidad en los infancia y estos sin lugar a dudas se multiplican en verano. Los factores son múltiples, todos estamos más relajados, vamos a lugares que conocemos menos, nuestras casas las tenemos preparadas a prueba de niños pero no la mayoría de los sitios a donde nos desplazamos…

Tras los accidentes de tráfico, los ahogamientos son la principal causa de mortalidad por accidente todos los veranos, playas, ríos, pantanos y por supuesto las piscinas privadas, incluidas las hinchables donde un niño puede ahogarse con pocos cm de agua. Puede ocurrir en pocos segundos, por lo que la supervisión del niño mientras se baña es prioritaria. En dos metros bajo el agua un niño pierde el conocimiento, en cuatro metros puede tener daño cerebral.

Es fundamental vigilar a los niños aunque sepan nadar

Los ahogamientos son más frecuentes los primeros seis meses después de que el niño aprenda a nadar:

  • Mantenerle vigilado, cerca de él aunque tenga flotador, si se pone boca abajo puede no poder ponerse en pie y respirar.
  • Enseñarle a nadar lo antes posible, pero seguirle vigilando.
  • Vallado de piscinas, socorristas que sepan Reanimación CP, útiles de seguridad en piscinas.
  • Atención a los accidentes en los trampolines, al tirarse cuando van corriendo, balconing.
  • Atención también a picaduras y niños alérgicos. Llevar siempre disponible adrenalina.

Atención al síncope de hidrocución, mal llamado corte de digestión que se produce independientemente del proceso digestivo. Se produce un reflejo de inmersión extremo, más acusado en niños, por una alteración brusca de los reflejos al contacto con el agua, pudiendo provocar una pérdida de conocimiento o una parada cardíaca.

Especial cuidado con los más pequeños

Al contacto con el agua se produce una disminución de la FC y VC periférica para garantizar que el cerebro tenga un aporte preferencial de sangre y por tanto de oxígeno. Cuanto más fría esté el agua y más elevada sea la temperatura corporal, más acusado será este reflejo. Durante el proceso de digestión, el estómago necesita mayor aporte de sangre, por tanto favorece que el cerebro reciba una menor cantidad de sangre y oxígeno durante este proceso por lo que se favorece el síncope de hidrocución.

El ejercicio físico intenso antes del baño ó cualquier situación que eleva la temperatura corporal también puede favorecer un síncope de hidrocución. Las medidas preventivas para evitar este síndrome son:

  • Evitar la exposición prolongada al sol y el ejercicio físico intenso antes del baño, el baño después de las comidas especialmente si han sido copiosas ó se han ingerido bebidas alcohólicas y la entrada brusca al agua fría.
  • Es conveniente entrar poco a poco en el agua para que el cuerpo se adapte de manera progresiva a los cambios de temperatura y salir si se siente mareo, escalofríos, nauseas, visión borrosa ó zumbido de oídos.
Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Versión Escritorio