Rebecca Louise Law, la escultora de las flores

La artista floral viaja por el mundo instando flores frescas que con el paso de los días entrarán en una fase decadente, pero igualmente bella.

 

Rebecca Louise Law no podría ser sino quien es: una manipuladora de la naturaleza. Su padre es la sexta generación de jardineros y su madre viene de una familia de pintores cuyo único motivo de inspiración son las flores. “Mi arte es la interacción entre el ser humano y la naturaleza”, dice. Aunque lo que realmente hace es crear un nuevo lenguaje.

d
Exposición en el Skovgaard Museum, Dinamarca, en honor a Aarhus como Capital Cultural 2017

Lo que al cabo de una semana nosotros tiramos a la basura, para la artista es material preciado. Con flores marchitas ella hace esculturas que encapsula entre cristales. Sin embargo, lo que más le atrae es el proceso natural de decadencia de un elemento dúctil y bello.

d
Law utiliza flores frescas y secas. Para esta instalación en Melbourne, Australia, trabajó con 150 mil flores.

Siente fascinación por colgar flores de techos, ya sean invernaderos abandonados, galerías de ambiente refinado, espacios de paso, mercados o catedrales. Sus trabajos además de minuciosos, requieren mucha mano de obra. Tiene una red de voluntarios a los que da las indicaciones básicas y que pasarán horas engarzando las flores, desde jóvenes universitarios hasta mujeres retiradas de un club de jardinería.

d
Un invernadero abandonado fue el escenario para esta colaboración con la fotógrafa Rachel Warne.

Hace dos años hizo su primera instalación en Estados Unidos. La comisión fue un encargo de MTV para su edificio Viacom en Times Square, Nueva York, donde se encuentran las oficinas de MTV. Fueron 16 mil flores de 14 especies que manipularon, durante un fin de semana, 200 voluntarios. Después de cuatro meses, las flores se descolgaron y fueron enviadas a su taller en Londres para su reutilización en otros proyectos artísticos.

d
Mar de flores en el techo de Bikini Berlin, Alemania (2016)

Su conciencia por el medio ambiente se ve también en los materiales complementarios que utiliza. Hilos de cobre sostienen las flores boca abajo, de manera que se secan manteniendo sus aceites naturales y, con ello, el color. Las exhibiciones no son sólo un deleite a la vista, sino al olfato. El perfume impregna cada rincón e irá dejando, lo que ella llama, un olor ‘verde’ de humedad.  

Su última instalación en
La última instalación de Rebecca Louise Law se puede visitar en la NOW Gallery en Londres. Foto de Charles Emerson

Su última instalación está en la NOW Gallery de Londres. Son diez mil iris azules, amarillos y blancos, que bajan en cascadas u olas, dando la sensación de que floran en el espacio. La magia es que cada día que pasa, las flores cambian su forma y contornos. Un ambiente que cambia continuamente con el paso del tiempo, pero sin sentir la presión de éste.

d
Composición inspirada en el artista holandés Balthasar Van der Ast. de la serie ‘La belleza de la decadencia’. Foto de Rachel Warne.

Rebecca Louise Law empezó su carrera como pintora, pero pronto se dio cuenta de que los márgenes de una tela eran pequeños para lo que ella quería introducir en ellos. Aun así, cada tanto vuelve a sus orígenes y deleita con sus óleos donde sólo permanece lo esencial.

Relacionados

Últimas noticias

Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Versión móvil