Un homenaje a las mujeres del mar

Un libro recogerá las historias, vivencias y recuerdos de las mujeres sobadoras de anchoas de Santoña.

Volver con las pilas cargadas, eso es lo que todos queremos tras unas vacaciones. Las mías suelen ser en Santoña. No es secreta mi pasión por este pueblo y mucho he escrito sobre él, su gastronomía, su mar y su gente. Pero efectivamente, un año más vuelvo de mi tierruca con las pilas cargadas. Y este año especialmente motivada por un sueño que se vio cumplido: Saldrá a la luz el libroSobadoras de anchoa, historias de las mujeres de Santoña’.

Mujeres con grandes historias que contar que se plasmarán en un libro
Mujeres con grandes historias que contar que se plasmarán en un libro

En el siglo XIX llegaron las primeras sazonadoras sicilianas al Cantábrico buscando nuevos caladeros de anchoa. Pero luego y que perdonen los italianos, el alumno superó al maestro. En Santoña se “inventó” el sobado de la anchoa. Desde entonces la industria conservera y la pesca son el motor económico de este precioso pueblo, capital de las siete villas. Y la anchoa se convirtió en su reina.

La anchoa es la reina de Cantabria
La anchoa es la reina de Cantabria

La identidad de todo un pueblo se resume en un nombre, la anchoa. Pero detrás de la Engraulis Encrasicolus o anchoa europea, la del Cantábrico, hay miles de nombres propios, nombres de mujer. Como Nati Torres, generaciones de mujeres trabajadoras que han logrado gracias a sus manos, esa identidad única en el mundo. Ellas son las sobadoras de anchoas. Ellas se merecían este libro ideado por un grupo de amigos reunidos bajo otro nombre que lo dice todo, Santoñismo.

El libro quiere emocionar y rendir tributo a las sobadoras de anchoas
El libro quiere emocionar y rendir tributo a las sobadoras de anchoas

“Sobadoras de anchoa’ es un libro que van a sentir como propio el colectivo de mujeres que trabaja en las fábricas, el sector pesquero y conservero, y los pueblos que viven de lo que produce el mar”, nos cuenta Jon Astorquiza, uno de los promotores de esta idea. Un auténtico y bien merecido homenaje a las mujeres del mar. El libro se ha conseguido llevar a cabo gracias a un trabajo de crowdfunding para el que se necesitaban 300 mecenas y que finalmente consiguió más de 500.

Portada de 'Sobadoras de anchoa, historias de las mujeres de Santoña'
Portada de ‘Sobadoras de anchoa, historias de las mujeres de Santoña’

“En todas las familias del pueblo hay una mujer que trabaja o ha trabajado en la fábrica. Generación tras generación se transmite el oficio, de madres a hijas, de abuelas a nietas. Y también las historias de tantos años de esfuerzo y dedicación. Son esas las historias que vamos a contar en este libro, para que las pueda conocer todo el mundo. Para que se puedan emocionar con ellas. Para que permanezcan en nuestra historia”. Porque es de justicia, añado yo a las palabras de Jon. La idea del libro por parte de Santoñismo se resume en la creencia de una necesidad, llamar la atención de todo el mundo sobre el trabajo, la artesanía, las horas que durante generaciones han invertido en la anchoa, las mujeres de Santoña. Transmitir el auténtico valor de la anchoa en su sentido más amplio.

Varias generaciones de mujeres recibirán este bonito homenaje en forma de libro
Varias generaciones de mujeres recibirán este bonito homenaje en forma de libro

«Aquí trabajaba mi madre y yo empecé en la fábrica por ella. Entraron primero mis dos hermanas mayores y luego entré yo. Luego mi madre ya se jubiló. Y aquí han trabajado mis hijos también. Por mi parte son tres generaciones: mi madre, mis hijos y yo. Además mi marido ha sido muchos años marinero. He vivido la anchoa desde pequeña». Son palabras de Nati Torres, una de las mujeres que contará su experiencia en Sobadoras de anchoa. Santoña no sería Santoña sin ellas. Sin esas mujeres anónimas que dedicaron su vida y consiguieron que su esfuerzo fuera reconocido en todo el mundo, pero nadie sabe, hasta ahora, quienes fueron, quienes son.

Muchas de estas mujeres han visto a varias generaciones pasar por el mismo trabajo
Muchas de estas mujeres han visto a varias generaciones pasar por el mismo trabajo

Sin duda alguna, este libro promete ser referente para los amantes de la gastronomía, y ocupará los escaparates de las mejores librerías. No en vano el equipo de Santoñismo promete hacer un formato único y moderno para a través de sus páginas, fotografías  y  documentales vía internet, conseguir que la emoción de saborear una anchoa, se eleve a la emoción de saber qué hubo y hay detrás de cada pequeño lomo de bocarte. Treinta historias que son también la historia del mar Cantábrico.

Nuestra colaboradora con el autor del libro sobre las sobadoras
Nuestra colaboradora con Sergio Lopez de Guereñu, de Santoñismo.

La fotografía de la portada, aún  provisional, fue tomada el 21 de agosto de 1932. Ese día Alcalá Zamora (primer presidente de la II República) visitó Santoña para inaugurar la carretera de los puentes y visitó la fábrica de Villarías. Esperanza San Román tiene la foto porque su madre, su abuela y su tía trabajaban ahí y se la dieron de recuerdo. La fotografía original la guardan en Conservas Juanjo y ha sido cedida para el libro.

Se ha pedido la colaboración de todo el pueblo para conocer más a estas mujeres
Se ha pedido la colaboración de todo el pueblo para conocer más a estas mujeres

Pero los chicos de Santoñismo quieren ir más allá. Tienen muchas historias propias y ajenas para contar, pero quieren que todo el pueblo participe. Santoña y su gente serán los verdaderos autores de ‘Sobadoras de anchoa’. Para ello en su web piden la colaboración de todo aquel que o bien tenga una historia que contar en el libro o guarde entre sus recuerdos fotografías de estas mujeres que hicieron historia, una historia que ha estado silenciada en los fondos de armario y que ahora tiene la oportunidad de recibir su merecido homenaje. El libro será editado por Libros.com y llevará la firma de los hombres y mujeres del mar, de Santoña y el espíritu, cariño y pasión que Santoñismo ha puesto en este proyecto.

“Un cuidado libro fotográfico que incluye historias personales, vivencias, recuerdos, sufrimiento y, sobre todo, el sentir de todas las mujeres santoñesas que en algún momento de sus vidas han dedicado parte de esta a la industria de la elaboración de la anchoa del Cantábrico”. Con emoción en sus palabras, Jon se despide del Rincón de Carla. Y nosotros les agradecemos esta iniciativa, sin duda un lujo emocional y un merecido reconocimiento a las auténticas artífices de una de nuestras joyas gastronómicas, las sobadoras de anchoa.

Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Versión Escritorio