Del ciberespacio al ‘cibelespacio’

Las nuevas esclavitudes: Tolerancia cero a ser esclavos de las redes sociales.

Lourdes Delgado. 20/10/2016

Solo el paso del tiempo nos pondrá en condiciones de valorar la avalancha informativa y de transformaciones en la que nuestras vidas se están desenvolviendo desde que la realidad virtual se hizo presente entre nosotros. Manuel Castell lo definía así «Una revolución tecnológica, centrada en torno a las tecnologías de la información está modificando la base material de la sociedad a un ritmo acelerado» (1997).

Raquel Ayestarán (2007) entiende por Sociedad de la Información la expresión de las realidades de los medios de comunicación más nuevos o renovados fruto de los desarrollos tecnológicos, donde  la digitalización de la información es la base de la nueva revolución informática. La Sociedad de la Comunicación es el resultado de la sociedad de la información y del entretenimiento entendido como ciencia, tecnología y mundo. Dentro de la Sociedad de la Comunicación se encuentran las herramientas de la web 2.0, a las que se denomina simplemente como «Tecnologías» o «Nuevas tecnologías» en las estrategias de comunicación y marketing.

Redes
La tecnología y las nuevas aplicaciones están cambiando nuestra forma de vida

Este es el entorno que rodea la convergencia de los medios de comunicación tradicionales a  los nuevos medios nacidos del desarrollo de las TIC o, tecnologías de la información y la comunicación. Dando como resultado una nueva economía fruto de la confluencia de tres ámbitos: las telecomunicaciones, las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) y la industria de los contenidos mediáticos (Ayestarán, 2010, p. XXXIII).

El entorno de Internet ha evolucionado en función de los usuarios, desde la web 1.0 donde nadie acudía para pagar por la información, la web 2.0 donde las aplicaciones están enfocadas al usuario final (Meso, 2013, p. 66) y la web 3.0 o web semántica (Ayestarán, 2010, pp. XV-XVI) y geolocalizada.

Barbie
Internet ha evolucionado en función de los usuarios

Diversos autores han sintetizado las características de la comunicación digital en el ámbito de Internet:

  • La realidad online aporta calidad y cantidad de almacenaje.
  • Multimedialidad.
  • Hipertextualidad.
  • Interactividad.
  • Gran cantidad de información a disposición de los usuarios.
  • Inmediatez.
  • Universalidad.
Mujer con smartphone 2
Las aplicaciones que sean capaces de aprender de los usuarios serán las que triunfen

El nombre del concepto «web 2.0» se debe a Tim O’Really en una conferencia titulada «Qué es Web 2.0. Patrones de diseño y modelos de negocio para la siguiente generación de software». Como consecuencia natural de la esencia de la web 2.0 nace la realidad de las comunidades. La web 2.0 trata de sacar el máximo partido a la inteligencia y la actividad colectiva. De acuerdo con el «padre» del concepto, “Triunfarán las empresas que creen aplicaciones que aprendan de sus usuarios, utilizando una arquitectura de participación para adquirir una ventaja dominante no solo en el interfase de software, sino también en la riqueza de los datos compartidos» (O’Really, 2005).

Mujer con smartphone 3
Se ha incrementado el valor conversacional en Internet

Una de las principales características de la realidad online es el valor conversacional. Este se pone de manifiesto especialmente en el ámbito de las redes sociales y de las herramientas que permiten establecer relaciones interpersonales y comerciales como bien dice la primera tesis del Cluetrain Manifiesto (1) «los mercados son conversaciones» (Levine, Locke, Searls, & Weinberger, 1999).

Gallego cifra las características en universalización, ya que los accesos se vuelven ubicuos; simplicidad, no hacen falta conocimientos especializados para usar las herramientas; gratuidad, los costes de almacenamiento y producción tienden a cero; y participación, aparece el contenido generado por el usuario, desapareciendo el concepto de «espectador» (2012, p. 39).

Mujer con smartphone
Las redes sociales pueden crear dependencia

Y todo este relato ¿para qué?
Ayer hablaba con Bea de Con M de moda y se quejaba de la dependencia que  le suponen las redes sociales si quiere que su voz se escuche en la realidad online y ofline. Mi respuesta no se hizo esperar.  No podemos ser esclavos de las redes sociales. Ellas han de estar a nuestro servicio, son herramientas, no tiranas. En el mundo de la moda el ciberespacio lo ha invadido todo. Y el Cibelespacio es ese entorno de la Mercedes Benz Madrid Fashion Week donde se intenta poner en escena el encuentro entre medios, tecnología y usuarios.

Los mercados son conversaciones y la conversación está en la red. Pero en el siglo XXI ha de primar la inteligencia, y la inteligencia conlleva pensar, administrar y racionalizar la comunicación de moda. Tolerancia cero a ser esclavos de las redes sociales.

Las redes sociales son útiles pero hay que saber utilizarlas
No podemos ser esclavos de las redes sociales

Referencias:
– Castells, M. (1997). La era de la información. Economía, sociedad y cultura. Madrid: Alianza Editorial S.A.
– Levine, Locke, Searls, & Weinberger. (1999). The cluetrain manifeste.
– O’Really, T. (2005, septiembre 30). What Is Web 2.0.
– Gallego, J. A. (2012). Todo lo que hay que saber de comunidades virtuales y redes sociales. Valencia: Wolters Kluver.

(1) El Manifiesto Cluetrain es un listado de 95 conclusiones ordenadas y presentadas como un manifiesto, o una llamada a la acción, en lo que se sugiere un mercado con nuevas conexiones. Las ideas expresadas dentro del manifiesto buscan examinar el impacto de Internet tanto en los mercados (consumidores) como en las organizaciones. Además, ambos, consumidores y organizaciones, son capaces de utilizar Internet y otras redes para establecer un nivel de comunicación que anteriormente no existía entre estos dos grupos. El nombre del manifiesto está inspirado en esta frase «El tren de las pistas (clue train) se detuvo allí cuatro veces al día durante diez años y ellos nunca aceptaron una entrega. Veterano de una firma que caía en picado de la lista de 500 de la revista Fortune».

Relacionados

Últimas noticias

Subir arriba
Versión Escritorio