Coaching de verdad

“Si queremos conseguir estimular y fomentar la capacidad de un individuo para alcanzar sus metas, NO tenemos que ayudarle”, Euprepio Padula.

María Durán. 18/06/2014

Políticos y directivos recurren a este método para desarrollar habilidades y competencias en las que ‘flojean’. Gracias a las sesiones de trabajo con el coach, aprenden a delegar, mejoran la forma de comunicarse con sus electores o empleados y se convierten en creadores y gestores de equipos humanos. El coaching está aquí y ha llegado para quedarse.

Y es que en el sector de los recursos humanos, como en todo, hay niveles. El coaching ejecutivo comienza a despertar un gran interés en las empresas de nuestro país, aunque muchos ya llevan tiempo recurriendo a este sistema. Euprepio Padula, headhunter italiano afincado en España desde hace más de dos décadas, lleva ya diez años prestando sus servicios como coach a altos cargos de importantes empresas nacionales e italianas y a diversos políticos.

“Si queremos conseguir estimular y fomentar la capacidad de un individuo para alcanzar sus metas, NO tenemos que ayudarle”– dice Padula en su libro ‘El Coaching del Peluche Rosa’, de reciente publicación. “Se trata de algo distinto, el término que mejor define nuestro trabajo, es acompañar”, añade.

Y es que en todos los casos, los coachees (aquellos que se someten a las sesiones de coaching), deben tener algo en común: la voluntad de dejarse acompañar por el coach para que el trabajo realizado sea efectivo. Padula explica:  “Cuando alguien trabaja con nosotros es para cambiar, pero a veces no hay una voluntad real. En el libro cuento el caso de una directiva que lo hacía todo bien y solucionaba la vida a todos alrededor, pero era incapaz de hacer algo que realmente la hiciera feliz a ella”.

Libro de Euprepio Padula sobre Coaching para empresarios

Además, las emociones cada vez están más presentes en las empresas y ya son muchas las que organizan jornadas y grupos de trabajo para que los empleados no sean meros compañeros de oficina. Quieren fomentar el conocimiento y la unión de los equipos: “Las emociones nos hacen únicos. Su presencia en el mundo laboral es clave para el éxito de las personas y las compañías”

En cuanto a las cualidades del coach, según Padula, “generosidad, empatía, capacidad de escucha… ¡y mucha experiencia!

Relacionados

Últimas noticias

Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Versión Escritorio DONOTCACHEPAGE