Disfruta de las rebajas sin caer en la adicción a las compras

Se prevé que cada español gaste unos 220 euros de media en las rebajas de este verano. ¿Compramos lo que necesitamos o satisfacemos caprichos y adicciones?

Ana Villarrubia. 04/06/2015

Las rebajas están a la vuelta de la esquina aunque, eso sí, el concepto de ‘periodo de rebajas’ tal y como lo hemos conocido siempre, se ha ido transformado poco a poco en los últimos años. Legislaciones autonómicas más permisivas, campañas promocionales puntuales pero frecuentes y páginas de ventas on-line han hecho posible, en cierto modo, la eterna primavera de las rebajas. Esto, junto con la facilidad de acceso a créditos instantáneos y sumado a un perfil de personalidad más vulnerable, representa un terreno abonado para el desarrollo de una adicción a las compras. En esto de las rebajas, ¿cuánto hay de ahorro y cuánto de dar rienda suelta a nuestras compulsiones?

rebajasportada
La previsión para este verano es de 220 euros de gasto por cabeza

En el verano de 2014 los estudios concluyeron que 7 de cada 10 españoles habíamos ido a comprar algo a las rebajas y que nuestro gasto medio osciló entre los 125 y los 145 euros. En otro de los hitos del mundo de las rebajas, las que comienzan el 7 de enero, tampoco nos hemos quedado cortos este 2015: los españoles nos hemos gastado, de media, más de 100 euros, que se suman a los dispendios propios de la Navidad. La previsión para este verano es que el gasto aumente: alrededor de 220 euros por cabeza en un año convulso en el que no queda claro si amaina o no la tempestad de la crisis.

En este contexto, entre un 3% y un 8% de los españoles presentan una adicción a las compras. Lo que significa que en los datos que barajamos se nos ‘cuela’ un porcentaje considerable de personas para las cuales comprar es enfermizo y los periodos de rebajas son sinónimo de recaída.

En
Entre un 3 y un 8% de españoles tienen adicción a las compras. Foto: zoomnews

Ahora bien, no es lo mismo gastar mucho que tener una adicción a las compras. La adicción propiamente dicha interfiere con otras áreas vitales, lleva a la persona a gastar un dinero que necesitaría dedicar a otras necesidades y supone un impulso irresistible para comprar cosas de las que luego uno se arrepiente con gran tormento. Normalmente no se habla de adicción hasta que no existe un descontrol objetivo del gasto y se ve perjudicada la económica de la persona que gasta por encima de sus posibilidades y llega a endeudarse también por encima de su volumen de ingresos, sea cual sea.

Las personas que presentan conductas perjudiciales de tipo adictivo suelen responder a un perfil que tiende al pobre control de impulsos y tiene problemas de autoaceptación y autoestima. A todo ello se suman habitualmente síntomas de tipo depresivo y/o ansiógeno que agravan un cuadro clínico complejo que requiere de intervención psicológica especializada. Los grupos terapéuticos y las técnicas de intervención cognitivo-conductuales habituales en el tratamiento de otras adicciones como las adicciones a sustancias o al juego han demostrado ser altamente eficaces en la rehabilitación de los trastornos de adicción a las compras.

a
La invitación constante al consumo que esta sociedad nos brinda no ayuda en absoluto.

Sin embargo, no todos los problemas de compra compulsiva se deben a un problema adictivo. Antes de llegar a la adicción existen otros niveles de descontrol del consumo. Muchas personas experimentan una motivación demediada por la adquisición de productos que, por novedosos o atractivos, desean poseer incluso a pesar de no ser necesarios. Según el doctor Javier Garcés, psicólogo, técnico del Programa de la Unión Europea sobre Adicción al Consumo y Sobreendeudamiento y autor de ‘La adicción al consumo. Manual de información y autoayuda’: “Los casos leves o moderados de consumo compulsivo deben llevar a una reflexión personal sobre el tipo de vida que llevamos o la situación que se está viviendo en ese momento”. La invitación constante al consumo que esta sociedad nos brinda no ayuda en absoluto.

Comienza en breve la época de rebajas. Foto: Getty
Comienza en breve la época de rebajas. Foto: Getty

Igual que otros síntomas de tipo psicológico, los episodios de descontrol del gasto pueden coincidir con momentos de crisis personales para las cuales no se dispone de otras estrategias de afrontamiento alternativas. Mediante las compras compulsivas la persona compensa falsamente otras frustraciones o se evade de una realidad que no puede o no sabe cómo resolver. ¿Crees que debes preocuparte? No es necesario mientras…

  • sigas siendo capaz de administrar tu presupuesto y hacer un seguimiento de tus gastos.
  • no te arrepientas a menudo de haber gastado dinero inútilmente.
  • no te vayas de compras frecuentemente con la intención de “dejar de pensar” en lo que te preocupa o “animarte” superficialmente.
No compres cosas sólo porque estén rebajadas. Foto: dawildagonzalez
No compres cosas sólo porque estén rebajadas. Foto: dawildagonzalez

Por todo ello, para no dejarte llevar por posibles y tentadores impulsos de los que luego tengas que arrepentirte, sigue estas pautas y ‘planifica’ tus rebajas:

  • Haz una lista de lo que verdaderamente necesitas y quieres comprar y ordénalo en base a tus prioridades, sabiendo que los caprichos quedarán más abajo en la lista y puedes quedarte sin ellos.
  • Haz una previsión del gasto que vayas a hacer, a ser posible lleva todo el dinero en efectivo, y no lo superes bajo ningún concepto. Serás mucho más consciente de lo que gastas.
  • Ve cuando sientas ilusión o necesidad de encontrar lo que buscas, no cuando te sientas aburrido, triste o frustrado.
Ten autocontrol y superarás las rebajas con éxito
Ten autocontrol y superarás las rebajas con éxito
  • Trata de no comprar acompañado, te costará menos tiempo y te será más fácil no salirte de tus objetivos.
  • Pasa por todos los departamentos o tiendas que tengas previstas antes de comprar, no vaya a ser que consumas una parte importante de tu presupuesto y luego aparezca tu santo grial.
  • Antes de pagar, pregúntate si de verdad lo necesitas y para qué lo vas a utilizar.
  • No compres nunca una cosa que no estuviera en tu lista sólo porque el hecho de que esté rebajada.

Abordadas con cautela y control de los impulsos, las rebajas son una estupenda oportunidad para el ahorro pudiendo hacerte con eso que tanto necesitas o tanto ansías con descuentos que suelen llegar hasta el 70%. Algo tendrán las rebajas cuando la estampa del corte inglés abarrotado a la apertura de sus puertas se sigue repitiendo año tras año. Una de las fotografías mas famosas del verano que de aquí a menos de un mes reviviremos. Disfrutad, con mesura, de la búsqueda de gangas estivales.

Relacionados

Últimas noticias

Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Versión Escritorio DONOTCACHEPAGE