Guía para sobrevivir a los conflictos navideños

Si las Navidades no suelen ser fáciles para ti, haz que esta sea la primera Navidad diferente del resto de tu vida. Sobrevive a las celebraciones y sal fortalecido.

Ana Villarrubia. 22/12/2016

Los conflictos más o menos encubiertos con la familia política tan desagradablemente típicos de las Navidades promueven incontables tensiones –especialmente a quienes viven en pareja y se ven sometidos a la doble presión de sus respectivas familias- y se suman al estrés que ya de por sí reina en el trabajo y en lo personal con el cierre del año y la organización de compromisos y festejos.

Tal es el panorama de crispación que habitualmente  adereza cada mes de diciembre. Por ello no es de extrañar que muchos no le encuentren gracia alguna a esto de celebrar la Navidad en unión y armonía, pese a los enormes beneficios emocionales que ya hemos descrito que estos encuentros promueven y la enorme importancia que tiene en la construcción de la identidad y la autoestima de los mas pequeños.

guia-para-sobrevivir-a-las-reuniones-familiares-durante-las-fiestas-navidenas
Si tus Navidades suelen ser conflictivas e inhóspitas, haz que este sea el año en el que todo empiece a cambiar.

Las ansiedades y frustraciones que los conflictos familiares generan repercuten de manera especialmente negativa sobre la pareja,  donde ambos no tienen más remedio que debatirse entre la lealtad que le quieren deber a su familia de origen y la influencia que ejerce sobre ellos la familia política. Si tus Navidades suelen ser conflictivas e inhóspitas, haz que este sea el año en el que todo empiece a cambiar. Céntrate en cambiar estas ocho conductas y actitudes que sin darte cuenta llevas siglos arrastrando, y deléitate con los resultados. Disfruta con ello de tu Navidad más placentera:

  • Haz borrón y cuenta nueva. Olvida el pasado. No tiene por qué determinar el futuro y agarrarte a él solo hará que las tensiones se perpetúen por los siglos de los siglos. Nuevo año, nueva oportunidad para ensayar nuevos patrones que te permitan vivir los encuentros navideños con nuevas perspectivas y energías renovadas.
salud-sindrome-prenavidad-relaciones-pareja-xxxx80
Se trata de que en pareja forméis un equipo imbatible y resistente a las presiones
  • Busca apoyo en tu pareja y formad un tándem invencible. Que no os pille el toro, para las Navidades hay que preparase con algo de tiempo. Se trata de que en pareja forméis un equipo imbatible y resistente a las presiones, sin grietas por las cuales se os cuelen las presiones externas. Acordad lo que queréis hacer respetar, y también lo que adaptaréis a las demandas de otros. Negociad de manera equitativa el qué, el cuándo y el con quién.
  • En la medida de lo posible, elegid. Dedicaos un plan  a vuestro antojo o tiempo solo para vosotros. Algunos compromisos son inevitables pero seguro que otros no lo son tanto. No te rijas solo por las rutinas que otros te quieran imponer. ¿A caso no tienes tú también derecho a innovar o a construir tus propios rituales? El 24 con unos y el 1 con otros, un ajuste como este no os lo quitará nadie.  Pero no olvidéis incluir en todas obligaciones algún plan interesante y agradable para vosotros, algo que organicéis vosotros para vuestro deleite personal.
couples-kiss-merry-christmas-tree-hd-photos-images
No pongas el foco de atención en aquello que no está en tu mano cambiar.
  • Ajusta tus expectativas. Tus Navidades no van a ser de cuento, eso ya lo sabes. Lo mas probable es que esa cuñada que tanto te enerva vuelva a hacerlo, y que ese otro cuñado que tiende a ser impertinente vuelva a hacer de la suyas. Porque cuando nadie hace ningún esfuerzo por cambiar lo esperable es que las cosas no cambien. No te frustres ante la obviedad. No tiene sentido esperar que los protagonistas de la función hayan cambiado, lo único que cabe esperar es un cambio de actitud menos rígida por tu parte.
  • Acepta la realidad, y hazte cargo sólo de lo que a ti te incumbe. Lo que tenga que ser, será. Expectativas terrenales conllevan también una mejor disposición para soportar lo que tenga que pasar. ¿Y tu mientras tanto qué puedes hacer? Pues no concederle demasiada relevancia a lo que no la tiene. No pongas el foco de atención en aquello que no está en tu mano cambiar, ponlo en la parte que sí incumbe a tu ámbito de responsabilidad: pasarlo lo mejor posible con quien mas te apetece, degustar tu antojo favorito, disfrutar de los pequeños de la familia o hacer de la Navidad un espacio para disfrutar en pareja… Eso por poner solo algunos ejemplo prácticos.
o-kids-christmas-toys-facebook
Renuncia a imponer tu voluntad solo por fastidiar a otros
  • Renuncia a lo superfluo, céntrate en lo importante. Dos no discuten si uno no quiere. Si dejar que tu suegra cocine o permitir que el relleno del pavo sea el que a otros mas les gusta va a permitiros ahorrar un conflicto, ¡adelante! Estás por encima de todo eso, abdica ante las trivialidades y no pelees batallas que realmente no son imprescindibles. Renuncia a imponer tu voluntad solo por fastidiar a otros o por resarcirte en lo más profundo de tu orgullo. Al final serás tú quien salga tanto o más perjudicado que el resto.
  • Entrena el arte de decir no. Mide y regula tus fuerzas, es imposible que llegues a todo, a menos que sea a costa de tu propia salud emocional. Una vez has hecho todo cuanto estaba en tu mano y dentro de tus posibilidades, empieza a decir ‘no’ y no sientas culpa por ello. Tu salud y tu bienestar dependen en  gran medida de los límites que eres capaz de imponerle a los demás.
christmas_family
La Navidad hace más visibles algunos comportamientos como los solidarios y te hace más fácil transmitir a tu alrededor.
  • Aprovecha para disfrutar del teórico espíritu navideño. ¿No es la Navidad el escenario ideal para cultivar relaciones personales y transmitir valores? Utiliza cada encuentro entre amigos o familiares para intimar con quien verdaderamente te interesa y para predicar con tu propio ejemplo. Porque el movimiento se demuestra andando, y porque la Navidad hace más visibles algunos comportamiento como los solidarios y te hace más fácil transmitir a tu alrededor –a niños pero también a mayores– todos esos valores con los que te presentas al mundo, los que verdaderamente te definen y caracterizan.

Relacionados

Últimas noticias

Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Versión Escritorio DONOTCACHEPAGE