EducaciónTheLux

Cómo crear tu dieta de la felicidad

No solo somos lo que comemos, también sentimos en función de cómo nos alimentamos. Algunos ingredientes te harán combatir la ansiedad o el cansancio.

Ana Villarrubia. 05/05/2016

Algunos alimentos contribuyen a que nos sintamos mejor y otros merman nuestra salud. Es pronto aún para generalizar a este respecto, pero ya se han encontrado, para bien y para mal, interesantes correlaciones entre la ingesta de algunos nutrientes y nuestro estado de ánimo. Parece que la comida, como el dinero, no da la felicidad, pero ayuda a alcanzarla. Y toda ayuda es bienvenida.

Tu alimentación influye en tu estado de ánimo. ¡Cuídala!
Tu alimentación influye en tu estado de ánimo. ¡Cuídala!

¿Quieres saber cuáles son esos alimentos especiales y cuáles son sus propiedades psicológicas? Aquí van algunos imprescindibles por su capacidad para mejorar el ánimo, aliviar el cansancio, fortalecer tu energía o potenciar tu concentración. Combínalos cada día, en contraposición a aquellos que no tienen ningún efecto beneficioso para tu salud y, en la era de la constate búsqueda del bienestar, crea tu propia dieta de la felicidad.

La quinoa contiene triptófano, un aminoácido necesario para liberar serotonina
La quinoa contiene triptófano, un aminoácido necesario para liberar serotonina

Plátanos, quinoa y cereales integrales. Contienen triptófano, un aminoácido necesario para liberar serotonina, precisamente el neurotransmisor que más directamente se encarga de regular el estado de ánimo y la experimentación de placer; también el sueño, el apetito, la agresividad y la ansiedad. Situaciones de déficit o desregulación de serotonina cursan con depresión y disminución del apetito sexual.

Evitar los alimentos
Es bueno evitar los alimentos ricos en harinas refinadas

En contraposición, deben evitarse alimentos ricos en harinas refinadas, azúcar y carbohidratos de absorción rápida pues producen los mismos picos de serotonina que los alimentos anteriores (hidratos de carbono complejos, de absorción lenta) pero cursan con bajadas igualmente abruptas con lo que acaban por anular los efectos antirrepresivos y promueven fenómenos opuestos.

Vitaminas a tope con moras, frambuesas y fresas
Vitaminas a tope con moras, frambuesas y fresas

Berries. Moras, fresas y frambuesas… Son antioxidantes y, además de salvaguardar la firmeza de nuestros tejidos, ayudan a mantener nuestro cerebro sano, concentrado y alerta. Promueven la relajación muscular y protegen nuestro sistema inmunológico gracias a su aporte de vitamina C, vitamina K y bioflavoniodes, esas sustancias vegetales responsables de la intensidad de los colores amarillos, rojos y azules de estas frutas que las protegen a ellas de posibles patógenos, y a nosotros también.

Las ostras tienen un poder desengrasante
Las ostras tienen un poder desengrasante

Ostras. Sus propiedades afrodisíacas son de sobra conocidas. Contiene cantidades considerables de zinc, un mineral que no sólo interviene en la potenciación del deseo sexual, también mejora el funcionamiento de nuestro cerebro y nos dota de energía.

El chocolate negro, un cóctail antidrepresivo
El chocolate negro, un cóctail antidrepresivo

Chocolate, preferiblemente negro. El cacao contienen selenio, un micro mineral antioxidante, que nos ayuda en nuestra constante lucha antienvejecimiento. Además contiene, en pequeñas dosis, un cóctel de elementos antidepresivos: cafeína, que estimula nuestra energía; triptófano, que mejora el estado de ánimo como ya hemos comentado y teobromina, que es también un potente estimulante y es el responsable del placer que experimentamos cuando comemos chocolate.

Salmón, anchoas, caballa, sardinas arenques truchas y otros pescados azules. Su alto contenido en Omega-3 hace del pescado azul uno de los alimentos más sanos y completos, típicos de nuestra dieta mediterránea. La soja y frutos secos, como las nueces, también son un rica fuente de este elemento graso. De los efectos de los ácidos grasos Omega-3 nos beneficiamos a muchos niveles: mejoran nuestro funcionamiento cognitivo, tienen efectos antidepresivos, regulan el colesterol y reducen el riego de padecer enfermedades cardiovasculares, entre otros.

El salmón, rico en Omega 3, perfecto para la memoria
El salmón, rico en Omega 3, perfecto para la memoria

Frente a estos ácidos esenciales (que debemos consumir sí o sí porque no pueden ser sintetizados a menos que sean aportados por la dieta o por suplementos alimenticios), se encuentras su archienemigas: las grasas trans, que son nefastas para nuestro organismo. Impiden el metabolismo del Omega-3 y, según algunos estudios recientes están tratando de demostrar, aumentan los niveles de irascibilidad y agresividad. Si lo primeros se encontraban en el pescado azul, estos abundan en la comida rápida y la bollería industrial.

Las manzanas son diuréticas y antioxidantes
Las manzanas son diuréticas y antioxidantes

Manzana. Su consumo habitual se ha relacionado tradicionalmente con una buena salud física y psicológica. Ya lo dice el refrán anglosajón: An apple a day keeps the doctor away (Una manzana al día aleja al médico de tu vida). Es rica en fósforo, con lo que protege la funciones de nuestro cerebro, ayuda a combatir el insomnio (por la acción de la vitamina B12), es diurética y desintoxicante,  y también un potente antioxidante que nos protege de la acción de los radicales libres.

Las lentejas son una gran fuente de hierro
Las lentejas son una gran fuente de hierro

Lentejas, morcilla, berberechos, tomillo y canela. ¿Qué tienen en común estos alimentos y especias tan dispares? Un elevado contenido en hierro, un mineral fundamental para el funcionamiento de nuestro organismo pues es el responsable de que la sangre transporte el contenido necesario de oxígeno a nuestros órganos. Gracias al hiero prevenimos anemias, aliviamos dolores de cabeza y también la fatiga, incluso después de esfuerzos físicos prolongados. El hierro, además, potencia la motivación frente a la apatía.

Cerveza. ¿El alcohol moderado te da alegría? ¡No! También sirve una 0,0. Su alto contenido en ácido fólico, también muy presente en verduras y hortalizas como la granada, el repollo o las espinacas, ayuda a combatir la fatiga y contribuye a regular el estado de ánimo.

Una cerveza para
Una cerveza 0,0 para regular el estado de ánimo

La inmensa mayoría de estos alimentos son protagonistas habituales en nuestra dieta mediterránea. Sin embargo, las prisas y la falta de tiempo para cocinar, nos están alejando en los últimos años de nuestros hábitos más saludables, y nos empujan al consumo de alimentos envasados o de preparación rápida, los que más grasas insanas contienen y que ahora sabemos que contribuyen a alterar nuestro ánimo y a generar estados de nerviosismo y ansiedad. ¿No crees que merece la pena volver a la cocina de la abuela?


Relacionados

Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies