Gastro

Cómo decorar un local de moda

¿Os animáis a hacer un tour por algunos de los bares mejor decorados de Madrid? Vamos a ello.

AM Estudio. 20/03/2017

España, y en concreto Madrid, está rodeada de grandes profesionales. Día a día, corroboramos esta idea después de haber tenido el placer de conocer al Grupo LaLaLa: Un equipo de jóvenes y amigos emprendedores que, persiguiendo su sueño, han conseguido dar un giro a los planes de cañas y cenas con calidad.

lalalagrupo
De izda a drcha: Fernando García Melchor, Sara Domínguez, Miguel Nicolás, Amaia Aristi, Luis Torremocha, Mónica Torremocha y Javier Manzano Monis

Gracias a su visión, y apoyados por el arquitecto Juan Pedro Donaire, la calle Ponzano se ha puesto a la vanguardia del día y de la noche madrileña, ya que, actualmente, son muy pocas las personas que no se han tomado (aún sin saberlo), una caña en alguno de los cuatro locales que regenta el grupo y que están ya abiertos.

Detalles como la bicicleta dan un toque intimista al local
Detalles como la bicicleta dan un toque intimista al local de La Lianta

LA LIANTA
¿Habéis hecho alguna vez un tour de bares? ¿Os animáis a hacer, hoy, uno con AM Estudio? ¡¡¡Pues vamos a ello!!! La primera parada no puede ser otra que la veterana del grupo, el primer local que estos valientes emprendedores abrieron en la calle Ponzano: La Lianta.

Este gastrobar, que derrocha ganas de bailar y divertirse con solo poner un pie en él, consigue reunir todos los días a lo más cosmopolita de Madrid. Para crear este ambiente, sus socios no tuvieron reparo en desnudar sus paredes y enseñarnos su interior de ladrillo en bruto. Siempre hemos pensado que, si esas paredes hablaran, tendrían mucho que contarnos. Pero no lo hacen, son discretas, al igual que las mesas y taburetes de hierro (al más puro estilo industrial) que se encuentran adosadas a la pared y que consiguen cobijar a los más tímidos.

Destaca el azulejo de la barra
Destacan las losetas hidráulicas de la barra

El frontal de la barra se encuentra revestido con losetas hidráulicas que se deslizan hasta el suelo y se desbordan hasta unirse perfectamente con el microcemento. Su tapa, de mármol blanco, se ilumina nítidamente por unas bombillas incandescentes que cuelgan del techo de forma sutil y consiguen crear una nube de taberna en la que casi se puede oler y saborear un buen vino desde la entrada.

Vigilando cuidadosamente el local encontramos piezas de colmado que salpican la barra y la réplica de una bicicleta antigua que, a pesar de estar colgada a la pared, ha visto más mundo que todos nosotros juntos. En la carta se mantiene la esencia del aperitivo tradicional de gran calidad, en la que destacan la tortilla de patata y la ensaladilla rusa. Pero, que nadie confunda lo tradicional con lo habitual, ya que en palabras de nuestro querido amigo y socio del grupo, Luis Torremocha, “¡La Lianta es única!”.

La Charla
Las estanterías invitan a degustar productos de primera calidad

LA CHARLA
Una vez que hemos abierto el apetito, saliendo hacia la izquierda, en dirección a Santa Engracia, encontramos nuestra segunda parada: La Charla. En este local se produce un cambio de registro: El concepto es más fresco, más de tertulia, más de conversaciones trascendentales, aunque mantiene el estilo industrial como base, incorporando el nordic style en mesas, sillas y elementos decorativos.

De la planta baja, lo que más llama la atención, sin duda, es la entrada y los grandes ventanales que se reflejan, junto con la barra y los azulejos verdes, en un juego de espejos que amplían visualmente el local.

l
La Charla invita a la tertulia, las confidencias

Por otro lado, si nuestras intenciones no son buenas y queremos seguir mejorando la tarde/noche con una cena, nuestro sitio no se encuentra en esa planta, sino subiendo las escaleras y adentrándonos en el comedor. Este espacio está rodeado de estanterías que nos invitan a probar sus productos más típicos y a degustar los mejores vinos.

La carta juega con toques internacionales, transmite mucha personalidad y cuenta una maravillosa historia a la par que se acompaña con una divertida vajilla de ‘PinsonLiving’. La diversidad de los platos es impresionante, y en ella destacan productos traídos directamente de la huerta asturiana y sabrosas carnes de La Finca. Tal y como dice Miguel Nicolás, “es el local trendy que ha desembarcado en el barrio de moda de Madrid: Chamberí”.

La Malcriada
La Malcriada ofrece un concepto nuevo de aperitivo

LA MALCRIADA
Si queréis que la familia LaLaLa os mime un poco más, no dudéis en pasaros por uno de sus nuevos locales: La Malcriada. Este local moderno ha renovado el concepto del aperitivo, de las cañas y de las cenas informales, es el sitio perfecto para conseguir una gran experiencia gastronómica en un ambiente divertido.

El azulejo brillante de las columnas y zócalos nos consigue trasladar al de las antiguas y míticas cervecerías del Madrid antiguo, pero haciendo guiños extraordinarios a otras culturas. La madera oscura del suelo y los paneles del techo de los que cuelgan unas sesenteras lámparas redondas, consiguen un contraste que recuerda a un elegante estilo japonés con toques propios.

Arriba
El local nos traslada a las cervecerías de antes pero con toques actuales

La estructura en L del espacio, rodeado por cristaleras a la calle y paredes de ladrillo visto, consigue dejar para el final una parte subterránea privada, que puede ser reservada para un máximo de 12 personas y en la que se respira la misma sensación que existía en los bares clandestinos de NY durante la Ley Seca.

Es un espacio exclusivo para los amantes del buen comer y el buen beber, en el que se pueden degustar recetas clásicas como los huevos estrellados o las rabas al más puro estilo Santander; pero que en palabras de Fernando García Melchor, uno de los socios, “a pesar de tener lo de siempre, no lo tenemos hecho como siempre”.

La Estlecha
La Estlecha juega con los espejos para dar más amplitud al local

LA ESTLECHA
La última parada de nuestro Tour (por ahora) no puede ser otra que la nueva incorporación del fenómeno #Ponzaning: La Estlecha. De nuevo nos encontramos con la misma exclusividad en el público y, de nuevo, han mantenido desnuda una de las paredes a modo de contraste con la esmerada decoración del espacio. El resto del local busca la amplitud en un simple mirror game y se compone de paneles retroiluminados que cambian totalmente la perspectiva del lugar. La barra, un detalle especialmente cuidado por todo el grupo, se presenta en madera natural y paneles de espejos; y se remata con un bellísimo mármol negro marquina que ni en las antiguas tabernas del viejo Amsterdam.

Para la iluminación adicional del local, han acertado con las lámparas de acero de luz blanca que inciden sobre el mármol y con las bombillas incandescentes que, de forma tenue, iluminan los rincones y los espejos. Acompañando al increíble trabajo del arquitecto Juan Pedro Donaire,  este gastrobar esconde la sorpresa en sus platos, en forma innovadores rollitos de sushi y explosivos cócteles japoneses (creados por excelentes profesionales).

La
La iluminación de La Estlecha es tenue y elegante

¿Buscáis una gastronomía exclusiva en un ambiente exclusivo?, entonces seguid a Mónica Torremocha y ¡nos vemos en la Estlecha! Si aún seguís teniendo ganas de marcha y os ha enamorado, como a nosotras, el Grupo LaLaLa, sabemos por una buena fuente que tienen previstas tres nuevas aperturas: La Gustava (en calle Huertas 20) y dos nuevos restaurantes en Aravaca y doctor Castelo y cuyos nombres todavía son una incógnita.

Para concluir este maravilloso tour, solo nos viene a la mente la frase de Luis Quiñones de Benavente: “Pues el invierno y verano, en Madrid solo son buenos, desde la cuna a Madrid y desde Madrid al cielo”.

Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies