¿Usas o abusas del móvil?

Solo en Madrid ya se han registrado entre un 4% y un 5% de adictos al móvil y a las redes sociales. ¿Y tú? ¿Usas o abusas?

18 May 2017 Ana Villarrubia

Las redes y las nuevas tecnologías, a priori, no son adictivas. Tampoco son intrínsecamente malas, ni mucho menos. Son, de hecho, un poderoso instrumento de ocio, información, contacto y comunicación. Lo que ocurre con las tecnologías y con las redes especialmente es que reúnen una serie de características que se prestan a que se haga un mal uso de ellas. Mal uso que, éste sí, puede acabar atentando contra nuestra salud psicológica y nuestro bienestar emocional. El móvil es un aparato que en sí mismo no genera dependencia, es el uso que hacemos de él el que puede llegar a engancharnos a una realidad virtual que nos haga descuidar la vida real.

Vivimos en una sociedad que valora la información y la comunicación pero en la que prima la inmediatez por encima de todo. En este sentido, las redes proporcionan seguridad porque nos permiten sentir que estamos conectados a las fuentes de información, vinculados a aquellos a quienes consideramos importantes en nuestros grupos de referencia.

¿Dependencia del móvil?
Juntos pero aislados, una realidad de las redes sociales.

Nos hacen sentir seguros y aceptados, pero solo en apariencia. Esa sensación de seguridad no pasa de ser eso, una simple sensación. Ese contacto con los demás que las redes promueven, cuando se gesta y se mantiene a través de las redes – a veces casi en exclusiva -, no es de buena calidad y resulta excesivamente superficial. Es un potente generador de protección, pero lo es tan solo en el corto plazo.

FOMO, por sus sigas en inglés, es el término acuñado para describir a las personas que abusan de las redes sociales y que describe a la perfección cómo estas personas se sienten cuando el acceso a la red no les es posible: miedo a perderse algo (Fear of Missing Out). La mera posibilidad de quedar desconectado produce un padecimiento que se vive con intenso malestar y ansiedad. Como si no formar parte de la actualidad fuese equivalente a dejar de formar parte de la sociedad.

Las redes sociales nos hacen sentir aceptados

Así de vacío es el vínculo que se construye a través de la red y que se mantiene también a través de la misma y única herramienta. Porque el vínculo y la pertenencia a un grupo están directamente vinculados con nuestra autoestima y se construyen en más escenarios y a través de más herramientas, no sólo a través de una pantalla. La aceptación social no depende de un clic o de un “me gusta”, sino que es algo mucho más complejo de construir y también más rico a la hora de experimentarlo.

Es decir, que las redes nos dan seguridad tan pronto como nos la quitan causando angustia. Por eso, las redes pueden acabar siendo adictivas. Porque nos alimentan con refuerzos inmediatos, muy fáciles de obtener (y mucho más fáciles de gestionar que una verdadera relación de intimidad, con todos los conflictos y las emociones que subyacen) y que están aparentemente siempre disponibles.

La adicción a las redes sociales es un peligro real que nos debe mantener alerta

¿Cómo sé que tengo dependencia al móvil?

  • Interfiere en mi vida cotidiana. Tengo la experiencia de que hay actividades que he dejado de hacer o que he hecho de otra manera (con menos atención o menos implicación) por estar atento a una notificación o sometido a muchas distracciones tecnológicas.
Aislamiento de la sociedad, creyendo que se está conectado
  • Afecta al desarrollo de áreas de vida significativas. A través de esas pequeñas cosas del día a día que han sido desatendidas finalmente he ido acumulando carencias más profundas, dificultades en las áreas llamadas significativas (dimensión social, personal, laboral, de pareja o familiar) que se han convertido en conflictos más profundos y que afectan directamente a mi bienestar general.
  • Restringe mis intereses. Las redes son “inteligentes” y me ofrecen aquello que de entrada ya saben que me va a interesar y que es congruente conmigo. Con ello, mermo toda oportunidad para la creatividad y mato la curiosidad que me hace ser inteligente y humano. Llegado a este punto me doy cuenta de que hace bastante tiempo que no integro nuevos aprendizajes ni experimento con nuevos ámbitos de interés.
Las redes son una herramienta, no el fin, para conseguir objetivos
  • Cumple una función que no le corresponde. Y esto desde el punto de vista psicológico es lo más preocupante. Porque la función que la tecnología podría cumplir se pervierte y se pone al servicio de otras necesidades personales. Recurro a la red para no aguantar ni un segundo de aburrimiento, recurro a la red para sentirme reconocido socialmente porque de otra manera no lo consigo o, bien, recurro para relacionarme con los demás porque en vivo y en directo me asusta más expresar cómo me siento o me cuesta dar mis opiniones, hablar de mi deseos y necesidades… Finalmente me debilito psicológica y emocionalmente porque pierdo oportunidades de vinculación y oportunidad para entrenar habilidades sociales y otras herramientas de comunicación interpersonal que me habrían sido útiles para toda la vida.

Dorotea... ¿qué se lleva?
Mezclados, agitados… los cócteles que llegan