Familia Real

La pieza más llamativa del look total blue de Kate Middleton

La duquesa de Cambridge ha completado el estilismo de esta tarde con un conjunto de pendientes y colgante valorados en más de 10.000 euros.

Elisa Ventoso. 23/01/2018

Hace unos días hablábamos de los carísimos pendientes Chanel que tiene la reina Letizia y hoy queremos detenernos en otra pieza de gran valor que ha acompañado hoy en su último acto público a la duquesa de Cambridge. Kate Middleton acudía esta tarde a la escuela Roe Green Junior de la localidad de Brent donde para presidir un proyecto de salud mental para niños promovido por la Fundación Heads Together. 

Además de la incipiente barriguita y de un look en tonos azules con abrigo Sportmax, foulard Beulah London, vestido Serpahine, zapatos Rupert Sanderson y clutch de mano de Stuart Weitzman, la esposa del príncipe William lucía en su cuello un llamativo colgante que estrenó en 2015 con unos pendientes a juego. Se trata de una pieza con cadena corta y colgante en forma de pera invertida en color azul intenso realizado con un extraño mineral llamado tanzanita. A la rareza de esta pieza se unen los diamantes de casi un quilate engastados en platino que la rodean y que hacen que el conjunto realizado por la joyería G. Collins & Sons alcance un valor aproximado de 9.500 euros.

No obstante, no es lo más caro que la duquesa portaba en su acto de esta tarde, ya que acompañó el colgante con unos pendientes a juego, un reloj Cartier y su inseparable anillo de pedida, de un valor incalculable. Hablamos de un espectacular zafiro de 18 quilates en color azul intenso rodeado por 14 pequeños diamantes con el que su marido William le pidió matrimonio, igual que hiciera su suegro Charles con Diana años atrás. La pieza fue diseñada por Garrard Joyeros, una firma ligada a la Familia Real Británica desde mitad del siglo XIX.

Y si hablamos de joyas familiares tenemos que incluir el anillo de pedida de su futura cuñada, Meghan Markle. El príncipe Harry lo tenía difícil para igualar a su hermano pero lo consiguió ofreciendo a su prometida un anillo que él mismo diseñó y que cuenta con varios diamantes de la colección de su madre. Se trata de una pieza de oro amarillo con un gran diamante de corte cojín procedente de Botswana al que acompañan dos más pequeños de la colección personal de Diana. Al igual que el de Kate, y debido a la vinculación con la fallecida madre de los príncipes, su valor es incalculable.

Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies