Lecciones premamá de Kate Middleton

La duquesa de Cambridge acapara la atención en una semana en la que su futura cuñada, Meghan Markle, no se ha dejado ver en público.

Icono de fecha 01 Feb 2018 Icono de autor Eugenia Marcos
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • RSS

Seis estilismos distintos en menos de 48 horas. La duquesa de Cambridge en su visita oficial a Suecia, nos ha deleitado con varios cambios de ropa de los que, eso sí, no todos nos llaman la atención. El do de pecho lo ha dado en la segunda jornada en Estocolmo gracias a un llamativo abrigo de pata de gallo de color rojo con la que quería recordar a Lady Di.

Así ha reflejado el Daily Mail el parecido atuendo de la duquesa de Cambridge y Lady Di

Y es que la princesa del pueblo lució la misma tela en un traje de dos piezas (falda de tubo y chaqueta de Moschino) el día del bautizo de la princesa Eugenia. Una muestra más de que la moda habla y que podemos comunicarnos a través de nuestra vestimenta, estemos o no embarazadas. Otro detalle a tener en cuenta en este lenguaje subliminal que nos otorga el abrigo en cuestión: es de la firma Catherine Walker, una de las favoritas de Diana de Gales que aún tiene su taller en el barrio londinense de Chelsea.

La duquesa de Cambridge lució un bolso de mano de Chanel con zapatos de Tod´s

Bajo el abrigo, un vestido beige de tweed de manga larga de Alexander McQueen que ha acompañado con accesorios también de lujo: bolso de mano Chanel en color granate y zapatos Tod´s ( Lady Di adoraba los icónicos mocasines ‘Gommino’ de esta marca para el verano).

Abrigada para un evento más lúdico y con un abrigo verde con detalles en piel

En su primera aparición pública junto a los reyes de Suecia, Kate vistió un abrigo verde con apliques de pelo en  puños y gorro (también de pelo que tan bien sabe llevar ella a pesar de su juventud). Posteriormente, participó en un evento de hockey en Estocolmo donde tenía que estar bien abrigada para soportar las frías temperaturas del exterior. Abrigo, pantalón, jersey de lana, botas para caminar por la nieve de Sorel y gorro de lana jaspeada con pompón de pelo (quizá de conejo) conformaron la opción ganadora de este momento.

Terciopelo azul y verde mostaza para las veladas

Por la noche, para asistir a la cena de gala en la embajada británica eligió un vestido de seda de color mostaza con flores de Erdem combinado con zapatos de ante de Gianvito Rossi y bolso de Jimmy Choo. Para la segunda velada, Kate optó por un vestido “más previsible”, en fino terciopelo azul tinta con flores brocadas. Estiloso y con cortes de todo tipo, su armario sigue siendo uno de los más envidiados… también por las embarazadas.

El mejor sushi llega a Gourmet Experience
Chris Martin y Dakota Johnson confirman su relación