Economía

La desaceleración de China

La desaceleración es mala para el sector del Lujo.

Miguel Ángel Abad. 23/01/2015
Lujo en China

Llevamos dos tercios del mes de enero y esto se empieza a poner serio. No era enero un mes de rebajas, de cuesta, de inicio de inversiones, de… En fin, esta semana hemos conocido que la economía China creció en 2014 en un 7,4%, nivel más bajo desde 1990. Lo que para unos puede parecer mucho, en realidad, para la economía asiática, es el límite inferior para la “gran preocupación”.

Desde hace unos meses, en los análisis de empresas del sector, he repetido hasta la saciedad, mi preocupación por la desaceleración de la economía y por la falta de alternativas, a corto plazo, que las Compañías de Lujo tenían para solventar el problema. Desde hace unos años, el gobierno chino está intentando cambiar su patrón de crecimiento independizándose de las exportaciones y la inversión pública, para centrarse más en el consumo interno. Una temporal caída de los precios del sector inmobiliario y la debilidad de la demanda doméstica no han ayudado en este sentido.

Productos de lujo en China
Productos de lujo en China

Es paradójica la situación del “ladrillo” en China. La colosal burbuja en los precios de la vivienda provocada, en gran medida, por la migración del campo a las ciudades y la especulación inversora de la clase media y la elite, ha creado una curiosa reacción: una relación de precio de la vivienda e ingresos familiares que se sitúa, en media, en 30 a 1. ¿Qué quiere decir esto? Pues que, mientras en los países occidentales, la proporción se sitúa entre 0,5-3 a 1, en el país de Liu Ji, se transforma en un gran juego especulativo, por delante de las inversiones tradicionales, a la espera de pingues beneficios futuros.

Cabe recordar que, según estimaciones, hasta un 25% del PIB de China está ligada al mercado de la vivienda y la construcción. Por lo que, un “pinchazo” de la burbuja (y nuestro pasado más próximo nos lo recuerda) tendría consecuencias nefastas, entre otras, un varapalo en el crecimiento del PIB.

En este contexto, el FMI ha presentado su proyección del crecimiento de la economía China, basándose en que la maltrecha expansión de la inversión va a seguir cayendo y, en consecuencia, el crecimiento para 2015 caerá hasta el 6,8% y en el 6,3% en 2016. Si estimamos que China consume un 7% del global del Sector de Lujo, estas perspectivas no son nada halagüeñas para la mayoría de las empresas que vengo analizando desde este medio.

Lujo en China
Lujo en China

Por esta razón, hay que estar muy atentos, en semanas próximas,  a los resultados de las compañías y, sobre todo, a sus presupuestos para los próximos años. Es posible, que situaciones como la conocida, tras la publicación de la caída de las ventas de LVMH en el tercer trimestre, por desgracia, se repitan con mayor frecuencia. Pensar que la “burbuja del lujo” ha explotado en China, parece más que probable.

«Los vicios vienen como pasajeros, nos visitan como huéspedes y se quedan como amos», Confucio.

Disclosure: El autor no se responsabiliza sobre las opiniones expuestas en el artículo. El texto ha sido escrito de manera libre expresando ideas propias, sin recibir ninguna compensación por ello. El autor no tiene ninguna relación de negocios con cualquiera de las empresas cuyas acciones se mencionan en este artículo.

Consulta más artículos de Miguel Ángel Abad Chamón en The Luxonomist.

Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies