EducaciónTheLux

¿Sabrías identificar si tu hijo padece acoso escolar o bullying?

El alcance del acoso escolar es difícil de estimar por ser un tema tabú y por el estigma social que produce al joven dentro de su entorno.

Patricia Peyró. 03/02/2015
acosoportada
Es importante detectar el acoso. Pincha en la imagen para ver el vídeo.

Hemos arrancado el año con más noticias relacionadas con el acoso escolar, también conocido por bullying o ciberbullying, cuando el hostigamiento se perpetra empleando las nuevas tecnologías e Internet. Ambos métodos suelen ser compatibles y coexisten generando resultados todavía mayores de ensañamiento hacia algún compañero de la misma edad.

En esta ocasión la noticia más grave ya la teníamos, ya que Carla Díaz, la reciente víctima de este terrible fenómeno, se quitó la vida hace ya dos años arrojándose por un acantilado en la ciudad de Gijón. Desde entonces su madre ha luchado por hacer justicia reclamando la responsabilidad de los hechos, no sólo a las acosadoras confesas, sino fundamentalmente al centro escolar, cuyo papel fue determinante en la consecución de los hechos.

La novedad concierne a la condena a las niñas bully o niñas acosadoras a varios meses de trabajos socioeducativos, todos compatibles con su vida escolar normal, la cual no parece suficiente y reabre el debate sobre la Ley del Menor, poniendo el punto de mira en el colegio por mantener una actitud de permisimidad de los hechos, a sabiendas de que éstos se estaban sucediendo.

acosoescolar2
En todos los casos el niño tiende a ocultar el acoso

El alcance del acoso escolar es difícil de estimar precisamente por ser un tema tabú y por el estigma social que produce al joven dentro de su entorno. En todos los casos el propio niño lo tiende a ocultar y el centro escolar elige permanecer fuera del asunto. Sin embargo, se estima que entre un 6% y n 30% de los adolescentes han padecido algún tipo de bullying (fuente Justin W. Patchin, autor de Cyberbullying, Prevention and Response).

¿Cómo detectarlo en niños?
La detección dentro del propio hogar es determinante para evitar daños irreversibles en el niño e incluso que trate de atentar con su propia vida. Los padres debemos estar atentos a su estado de ánimo, a su rendimiento académico y a cambios en su actitud hacia la escuela o sus costumbres. Se pueden notar variaciones en su estado de ánimo acompañado de algún cambio de conducta: el niño se vuelve retraído, triste y menos comunicativo, si bien no querrá hablar de ello y tratará de ocultar la situación.

El niño acosado vive en un continua obsesión que le llevará a vigilar su móvil o el ordenador a hurtadillas para ver si se ha publicado algo sobre él, siempre tratando de esquivar las miradas que testifiquen su desgracia. Muy característica suele ser la aparición de cambios en relación a la escuela, que, de repente tiende a evitarse. En ocasiones simulará estar enfermo con tal de no ir.

acoso
La pérdida de objetos nos puede dar pistas sobre el acoso

La pérdida repentina y contínua de objetos y material escolar es otra característica que nos puede dar pistas de que el niño padece acoso. Su rendimiento escolar se ve afectado al disminuir significativamente a causa de la falta de concentración en algo que no sea su propio malestar acerca de la situación que le asedia. El niño podría comenzar a hacer o pedir cosas extrañas, como dinero, más comida, sin una explicación consistente, ya que muchas veces el acoso se perpetra robándole comida, material escolar o dinero a la víctima. Más sobre el acoso escolar en The Luxonomist.

Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies