Belleza

La máquina que frena el envejecimiento

Una joya, un vestido de alta costura o un Bentley. El lujo se refiere a lo material, pero también a experiencias como poder respirar quince veces más oxígeno que al nivel del mar. Hoy hablamos de la oxigenoterapia hiperbárica.

Julia Urgel. 19/02/2015
Oxígeno
El oxígeno es el gas de la vida

Cuentan que Raúl, el ex jugador del Real Madrid, tiene una cámara hiperbárica en su casa y que tenistas de la talla de Rafa Nadal o Novak Djokovic la utilizan para recuperarse mejor después de cada partido. Actrices y modelos la usan para frenar los signos del envejecimiento y lucir una piel más luminosa, lisa y joven.

No es una terapia novedosa. El inicio de estas máquinas se remonta a principios del siglo XX cuando se empleaban para combatir la enfermedad descompresión que afecta a los buceadores, durante la construcción del canal de Panamá. Desde entonces, cientos de investigaciones médicas han demostrado los beneficios de la aplicación de oxígeno en el cuerpo humano: La cámara hiperbárica simula condiciones de altitud, genera mayor número de glóbulos rojos, regenera el ácido láctico, y mejora la circulación sanguínea y el fondo físico.

Cámara Hiperbárica
Cámara Hiperbárica

Sus beneficios son tan poderosos que se aplican en el tratamiento de diferentes patologías –fibromialgia, parkinson, esclerosis múltiple, mal de Alzheimer o parálisis cerebral- y se utiliza también con fines estéticos, de relajación o antiaging.

El oxígeno es el gas de la vida, la sustancia que nos ayuda a respirar y a producir energía. También tiene otras funciones como luchar contra las bacterias y microbios que entran en nuestro organismo, desintoxicar la sangre, favorecer al cerebro y la memoria, producir colágeno y mejorar la circulación… “El Tratamiento con Oxígeno Hiperbárico consiste en que el paciente respire O2 en dosis superiores a las normales –nosotros respiramos un 21 por ciento de O2 puro- mientras está en una cámara hiperbárica», explica Ignacio Coello de Portugal socio fundador de la Clínica Biomedical de Madrid.

El tratamiento se realiza en un habitáculo tipo cápsula diseñado para soportar presiones altas. El proceso es sencillo: “Durante el tratamiento, la cámara hiperbárica es presurizada usando oxígeno al 100%. Conforme el paciente respira normalmente, el oxígeno presurizado se absorbe hacia el torrente sanguíneo por la vía pulmonar y se transporta a través del cuerpo por el aparato circulatorio. Posteriormente, el paciente recibe quince veces más la cantidad de oxígeno comparando  con respirar el aire a nivel del mar”, añade Coello de Portugal.

fondodelmar
El paciente recibe quince veces más la cantidad de oxígeno comparado con respirar el aire a nivel del mar.

Seis razones por las que recomendamos la cámara hiperbárica:

  • Aporta mayor cantidad de oxigeno a los tejidos
  • Aumenta la formación de vasos sanguíneos
  • Acelera la cicatrización de heridas y la recuperación de lesiones musculares y fracturas óseas
  • Mejora el control contra las infecciones y aumenta las defensas del organismo,
  • Aumenta el descanso y relajación
  • Reduce el estrés y el insomnio y provoca el sueño profundo
  • Ayuda a eliminar líquidos
Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies