Hiperactividad: la silla que ayuda a centrarse

Los niños no pueden dejar de moverse pero necesitan concentración y nosotros podemos dársela de una forma muy fácil.

La hiperactividad y el déficit de atención pueden ser desórdenes de la conducta en sí mismos o pueden ser consecuencia de otras enfermedades cuyo resultado son niños que, literalmente, no pueden parar quietos. Habitualmente los padres se desesperan al principio, pero es importante, como en todo en la vida, mantener la calma y buscar en la tecnología todo aquello que está inventado y que nos puede ayudar.

Pepe utiliza el cojín en forma de cuña y consigue estar más tiempo sentado. Cómpralo aquí
Pepe utiliza el cojín en forma de cuña y consigue estar más tiempo sentado. Cómpralo aquí

Hace algunas semanas explicaba cómo un pequeño colchón de plástico con forma de cuña adaptado a una silla había conseguido que mi hijo Pepe se concentrara más durante sus periodos de ‘clase’ y se enfocara mejor. Lo cierto es que por la enfermedad de Pepe, al principio solamente podía estar estar sentado menos de 3 minutos, lo que suponía un problema tanto para él como para los demás integrantes de la familia. Pensad en algo tan absurdo como ir a comer a un restaurante y que tu hijo o tu hija no pueda estar más de tres minuto sentado.

Mide el tiempo que tu hijo permanece sentado y ayúdale a que lo aumente poco a poco
Mide el tiempo que tu hijo permanece sentado y ayúdale a que lo aumente poco a poco

Es fundamental medir el tiempo que los niños con esta problemática pueden estar sentados e ir implementando estrategias para ayudarles a concentrarse durante el periodo que aguanten. En el caso de Pepe, ahora puede estar sentado unos 12 minutos concentrado en una determinada actividad.

Hay muchos expertos que consideran que se está sobremedicando en general la hiperactividad y los denominados ‘déficits de atención’. Y yo estoy de acuerdo. Según los datos oficiales, en Estados Unidos aproximadamente el 10% de los menores de 14 años han sido diagnosticados – y medicados- de algunos de estos problemas o de los dos. La situación es tan extraordinaria que hay enormes problemas para ingresar en el ejército de Estados Unidos (por ejemplo), porque una vez alcanzada la edad adulta, no son aceptados por las medicaciones consumidas durante su infancia y adolescencia.

d
El 10% de los niños menores de 14 años en EEUU tienen déficit de atención o hiperactividad

Uno de cada 8 niños en Estados Unidos sufre algún problema de desarrollo que tiene que ver con el comportamiento o su capacidad cognitiva. Pero no es menos cierto que hay muchos niños que, efectivamente, son más allá de traviesos o difíciles en una clase, y que tienen tanto déficit de atención como hiperactividad. Ellos, además de necesitar medicación (las famosas centramidas en cualquiera de sus versiones), pueden encontrar ayuda en objetos tan habituales como las sillas.

La silla de Fun
La silla de Fun and Function tiene elementos adecuados para niños con déficit de atención como esta silla especial. Cómprala aquí

Fun and Fuction es una web especializada en todo tipo de instrumentos para que los pequeños con esta problemática puedan encontrar fórmulas que les ayuden a superar sus dificultades. ‘Empowering the Difference’ es su lema y la silla-pelota es uno de sus productos estrella para mayores de 7 años. Se trata de una enorme bolsa de plástico – que no látex- que ayuda a moverse a aquellos niños que no pueden dejar de hacerlo, mientras están enfocados en otras tareas como la comida, el estudio en el colegio o los deberes en casa.

La silla-pelota ayuda a la concentración de los niños hiperactivos. Cómprala aquí
La silla-pelota ayuda a la concentración de los niños hiperactivos. Cómprala aquí

La bolsa de aire con forma de bola que se mueve y sobre la que se sientan provoca que los niños tengan que tener una postura erguida, al tiempo que mejoran la capacidad de estar concentrados y su capacidad de equilibrio. Tiene un exterior liso y redondo, cuenta con respaldo para una mayor sujeción y se puede hinchar o deshinchar dependiendo de las necesidades de la persona que la esté utilizando, de tal manera que los expertos en motricidad pueden medir los avances de los niños con hiperactividad mientras tienen que estar sentados. Es una silla ideal para niños con autismo y trastorno de procesamiento sensorial.

Últimas noticias

Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies