¿Hay que abrir los desfiles al público?

Givenchy ha sido el primero, pero luego le han seguido otros como Kanye West que ha vendido entradas para que la gente 'de la calle' asista a sus desfiles.

El mundo de la moda siempre se ha considerado exclusivo y elitista, pero el auge de Internet y las redes sociales han cambiado esa reputación proporcionando a las marcas plataformas con las que compartir su mensaje consiguiendo un mayor alcance. Con esta democratización se ha producido un crecimiento en el interés del público por la moda, aunque en sí misma ha permanecido alejada del gran público, generalmente permitiendo el acceso a eventos y shows solo desde la distancia, vía Snapchat, Instagram o retransmisiones en streaming.

El clásico front row con Anna Wintour y algunas celebrities
El clásico front row con Anna Wintour y algunas celebrities

Así que fue una auténtica sorpresa cuando Givenchy abrió su desfile de primavera 2016 para el público e hizo pensar si se restablecería la pauta de cómo se realiza la Semana de la Moda. Con 1.200 entradas dadas a ‘personas reales’ (una porción de los cuales eran estudiantes de moda y profesores), la marca trabajó con la ciudad de Nueva York para ofrecer entradas gratis a sus fans.

Rebecca Minkoff también ha abierto su desfile al público de la calle
Rebecca Minkoff también ha abierto su desfile al público de la calle

Al explicar su decisión, el director general de Givenchy, Philippe Fortunato, dijo que todo se redujo a la fascinación del diseñador Riccardo Tisci con la cultura estadounidense. «Riccardo habla mucho de América como el origen de las tendencias», explicó.  El espectáculo resultó ser un gran éxito, manteniendo una zona exclusiva mediante la colocación de gente de la industria en una sección elevada por encima de la audiencia. Y si bien no alteró el sistema de la moda, sin duda, inspiró a un puñado de otras marcas a seguir su ejemplo.

El diseñador de Rebecca Minkoff optó por invitar a algunos de sus clientes top para sentarlos junto a la multitud habitual de la industria. Kanye West también abrió al público su famoso espectáculo Yeezy en el Madison Square Garden, aunque en este caso, los clientes tenían que comprar entradas.

Kanye West optó por un desfile multitudinario vendiendo entradas
Kanye West optó por un desfile multitudinario vendiendo entradas

Todo lo cual plantea la pregunta de si todos los espectáculos deben estar abiertos al público o al menos parcialmente. A pesar de que es una cuestión un tanto subjetiva, la inclusión progresiva y limitada es la opción más amigable con el cliente, una manera de dar las gracias, en efecto, a las mismas personas que ayudan a mantener a flote a las grandes marcas comprando pequeña marroquinería, perfumes o pequeños accesorios. Y ofrecer entradas gratis permite una audiencia más diversificada. En un momento en el que el resto del mundo está plagado de conflictos, romper algunas de las paredes de la moda es muy bienvenido.

Últimas noticias

Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies