Bebidas

Sanlúcar en estado puro

Hoy conocemos la Bota de Manzanilla Pasada 70 “Magnum”, embotellada en septiembre de 2016.

Ignacio Peyró. 31/05/2017

Hoy conocemos La Bota 70 de Manzanilla Pasada en botella ‘Magnum’ (150 cl), saca de septiembre de 2016 del Equipo Navazos (procede de Hijos de Rainera Pérez Marín). Con D.O. Manzanilla Sanlúcar de Barrameda, 16º y una producción de 1.600 magnums (sólo se comercializa en este tamaño). (Nota de I. Peyró y J. Rocamora).

La Bota de Manzanilla Pasada 70 solo se comercializa en formato “magnum”

Historia
Las históricas bodegas de la calle Misericordia (Hijos de Rainera Pérez Marín), en Sanlúcar de Barrameda, fueron remozadas a conciencia en años recientes. Las reformas no afectaron significativamente a los miles de botas de la solera y criaderas de manzanilla que reposan en los dos edificios principales, pero sí a los vinos de la Sala de Banderas, en su mayor parte elegantes amontillados manzanilleros. Además de las docenas de botas que ahora tapizan las paredes de este recoleto edificio bodeguero, hay en él algunas vasijas especiales, por tamaño y por origen; entre ellas dos toneles de 90 arrobas, ubicados en sendos lugares destacados en las esquinas del recinto.

Bota de Manzanilla Pasada 70 “Magnum”

Los toneles se llenaron con una selección de las mejores botas de la primera criadera (1/41) de la extraordinaria manzanilla pasada de misericordia, a cuyo encaste pertenecen también las memorables ediciones 10, 20, 30, etc. de la serie La Bota. Estos dos toneles de manzanilla pasada han madurado un par de años adicionales hasta que el contenido casi completo de ambos se ha embotellado en la presente edición, La Bota de Manzanilla Pasada 70 “Magnum”, embotellada en septiembre de 2016.

Precata

  • PVP: 72 €, en Cuenllas, en abril de 2017.
  • Uvas: Palomino Fino 100 %.
  • Alcohol. 16º.
  • Vejez media. La vejez media de esta manzanilla pasada ronda los 13 años.
Manzanilla Pasada 70 “Magnum”

Cata

  • Color. Serio, en el sentido de que tiene tonalidad de vino ya muy hecho, casi anciano. En concreto, su color es ámbar claro con peculiares tonalidades grises amarronadas.
  • Nariz. No es muy compleja, y tampoco es muy poderosa, ni impactante. Destacan tres cosas: la elegancia, las notas oxidativas y la armonía suave. Nada de ese cierto descaro transgresor (por su acidez) de tantos vinos viejos de Jerez-Sanlúcar. Hasta sus notas salinas son leves. Además, aparecen notas de ebanistería, avellanas, cáscara de naranja, aceite de romero, anís…
Color de la manzanilla en copa
  • Boca. Evocador de viejas soleras sanluqueñas. Arquetipo de una manzanilla pasada elegante (fase previa al amontillado sanluqueño). Vivaz, pero también aquí es algo más suave de lo esperado: su acidez, su alcohol y sus toques punzantes, están contenidos. Fácil, grato, fresco, intenso, fino, limpio, mineral, poderoso, amplio, seco, roble americano muy usado, avellanas… Muy persistente en conjunto. Sanlúcar en estado puro. Destila clase a raudales. Tiene una personalidad inconfundible.
  • Maridajes. Puede acompañar, con gran versatilidad, a: jamón, lomo, quesos de curación media, aceitunas, arroces, verduras (incluidos espárragos y alcachofas), pescados, guisos…

Calificación. 9,3/10

Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies