ACTUALIDAD

Tú también puedes contribuir a terminar con la soledad

La soledad es considerado el mayor mal de este mundo. Con un simple "hola" podemos luchar contra él.

Sandra Barneda. 25/09/2017

Un grupo de investigadores de la Universidad de Chicago han puesto en cifras la sospecha de muchos sobre cuál es el mal común de nuestro tiempo: la soledad. Afirman que, entendida como aislamiento social, la soledad “puede representar una amenaza mayor para el sistema sanitario que la obesidad”. El estudio llega a la conclusión, como otros lo han hecho, de que las relaciones sociales inciden directamente en nuestra salud, incluso apuntan que una buena vida social desciende proporcionalmente la tasa de mortalidad. Sin embargo son pocas la comunidades que se preocupan de este mal transgeneracional que afecta a todos.

Hablar con sinceridad de la soledad sigue siendo un tabú y las instituciones y gobiernos, a pesar de las decenas de estudios, se resisten a considerarlo un problema de salud pública. En 2015 la Fundación Axa y la Fundación ONCE, detectaron que la mitad de la población española ha sentido cierta sensación de soledad en el ultimo año. ¡La mitad de la población!

Estamos perdiendo la costumbre de saludarnos

Somos seres sociales y, sin embargo, estamos perdiendo la costumbre de relacionarnos, tocarnos e incluso saludarnos. ¿Qué pasaría si simplemente hiciéramos el esfuerzo de decir  un simple «¡Hola!» a los vecinos, al de los periódicos, a aquellas personas con las que, en definitiva, te cruzas casi a diario y, que muchas veces decides, por pereza o prisa, ni saludar.

Hace un año, Oprah Winfrey lanzó una campaña maravillosa llamada ‘Just Say Hello!’ que invitaba justamente a esto: decir simplemente ¡Hola! Un saludo poderoso que, a modo de mantra, puede cambiar el estado de ánimo del otro si lo decimos con consciencia y sin automatismos. ¡Cuando éramos niños lo hacíamos! ¿Por qué no ahora? Cuando vemos a uno que, a través de la ventanilla de un coche, nos hace bufonadas y nos saluda con la mano, nos resulta casi imposible no sonreír ni devolverle el saludo.

La soledad puede combatirse con un simple «hola»

Nos conecta, nos recuerda mirarnos a los ojos y nos ayuda a sentirnos parte de la comunidad, aunque solo sea por un segundo. El índice de solidaridad y conciencia social sube cada año, pero ¿qué pasa con ‘ser solidarios frente a la soledad’? Haciendo un juego con el título de Eckhart Tolle, ‘El poder del Hola’ puede cambiarnos como sociedad condenada a la soledad crónica.

Con tu «¡Hola!» real y sincero transformas, como el niño en la ventanilla del coche, el estado de ánimo de quien en esos momentos, puede que se sienta solo. No le quitarás la soledad, pero podrás ser más comprensivo y empático con quien se siente así. En países como Dinamarca o Reino Unido han comenzado las campañas de concienciación sobre la soledad crónica. Cuando pasamos al lado de alguien y, lo conozcamos o no, le saludamos, estamos demostrando que no es invisible ni insignificante, y que está dentro de la comunidad.

Practicar el «¡Hola!» es barato, no precisa de demasiado tiempo y puede convertirse en una vibración positiva con la que, colaborar a cambiar el ya considerado mal mayor de este mundo: la soledad. Como decía Oprah, «Just Say Hello».

Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies