Gastro

El restaurante efímero de Mauro Colagreco llega a Madrid

Hasta el 2 de diciembre se puede disfrutar en Madrid del tercer mejor restaurante del mundo, Mirazur, del chef Mauro Colagreco.

Laura Martín. 23/11/2018

Hace unos días se inauguraba en Madrid una de las tendencias al alza de la alta gastronomía, los restaurantes efímeros o pop up. Un evento que pudimos disfrutar en el Hotel NH Collection Eurobuilding de Madrid, donde el chef argentino Mauro Colagreco, afincado en Francia y que dirige el tercer mejor restaurante del mundo, el Mirazur, ha maridado un menú específico para las añadas más especiales del champagne Krug. Una experiencia culinaria que ha sido bautizada como ‘Colagreco’ y que estará en Madrid hasta el 2 de diciembre. Si quieres disfrutar de la cocina de este creativo con dos estrellas Michelin, ya puedes reservar mesa en este enlace.

La presentación de los platos iba acorde con la decoración del espacio. Espectacular

Se trata de una cena que podemos definir como una velada subterránea, donde el champagne Krug fue protagonista con sus mejores galas, como la añada de 2004, el rosé o su Grand Cuvée 160 Edition Jeroboam. Todo para maridar platos como un consomé de piel de patata y grano sarraceno; grisini de salsifi, lardo y trufa; un tupinambo con crema y trufa seguido de un pan, son su propio ritual, con un poema de Neruda y aove maravillloso.

Una presentación magnífica para un evento culinario efímero y exclusivo

Después le seguirán el consomé de rabo de vaca, setas y yuzu; una crema brûlèe de sangre de cerdo; un cardo espinoso con jugo de ternera; una remolacha crapaudine (de carne muy roja) cocida en costra de sal y aliñada con salsa de caviar Osetra (uno de los más exclusivos junto con el Beluga) que ha estado cultivándose durante dos años y que tiene un tamaño descomunal; o la tartaleta de topinambo con trompetas de la muerte. Uno de los platos estrella es la cebolla de Cevennes acompañada de espuma de queso Grana Padano y trufa negra; un dumpling de jabalí; un ragout de patata con callos de bacalao y anguila ahumada.

La cebolla de Cevennes acompañada de espuma de queso grana Padano y trufa negra es uno de los platos estrella

Y para terminar, queso de cueva de di Grota con comino y miel, un postre de chocolate de Cuba con helado de romero quemado y aceite de oliva virgen, además de un helado de heno, crema de marrón glacé y trufa blanca. Todo maravilloso. Como la decoración, que invitaba a sumergirte en un bosque de otoño, con un aroma único, flores, ramas, musgo… una presentación excelente. Como todo lo que organiza Krug. El servicio fue de diez y lleva el sello de Colagreco, por lo que la colaboración no puede ser más especial. ¡Que lo disfrutéis!


Relacionados

Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies