Close To

#CloseTo Javier Cámara: «Estoy aprendiendo a conciliar»

Reconoce no saber hacer dos cosas a la vez pero estar en proceso de aprendizaje. Está feliz con su participación en 'The New Pope' y sus excepcionales compañeros de reparto...

Amalia Enríquez. 12/02/2019

Mi debilidad por Javier Cámara es algo público y notorio. Nunca he disimulado mi absoluta entrega a un talento que no deja de sorprenderme. Es de los actores que se deja ver cuando tiene algo que contar. El resto del tiempo se dedica a preparar los proyectos que se acumulan en su mesa y a disfrutar de la vida como el ciudadano de a pie que se considera. Lo suyo es la normalidad, incluso interpretando a un Monseñor vaticano o a un político peculiar en ‘Vota Juan’, al que le regala su humanidad y cercanía. Nos encontramos un día después de su cumpleaños…

The Luxonomist: Con un pelín de retraso… ¡muchas felicidades!
Javier Cámara: Muchas gracias. Eres la primera periodista que me las desea y eso que ya ha pasado el día.

TL: Eres un año más sabio…
JC: Y más viejo ¿no? También más experto.

TL: La edad la llevamos en el carnet de identidad. Luego podemos sentirnos con otra diferente.
JC: A mí no me importa crecer, no me importa madurar y envejecer.

TL: ¿Estamos en modo Monseñor o ministro?
JC: En modo Javier, ¡por favor! La persona siempre por delante.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Int. Tarde. Ministerio de Agricultura. Madrid. Empezamos campaña. Nos postulamos. Nos tiramos al barro. Salimos a antena. En esta foto salgo solo yo pero detrás hay una cantidad de gente tan preciosa e importante para mi que solo puedo invitaros a que veáis TNT este viernes a las 22:00 para ver los dos primeros episodios de VOTAJUAN. Estamos felices y nerviosos también, que duda cabe. Y aunque salgo serio en la foto nada mas alejado de la realidad. Nos hemos reído como nunca rodándola y la experiencia me dice que si nosotros lo pasamos bien haciéndola me da que habrá gente que lo pase bien viéndola. A ver si hay suerte y esa gente se ve los 8 capítulos. #votajuanTNT @canaltntes @mediapro

Una publicación compartida de javiercamara1 (@javiercamara1) el

TL: ¿Tiene defensa Juan Carrasco, ese político indefinible en ‘Vota Juan’?
JC: Sí la tiene. No sé si la gente va a empatizar con los políticos, pero sí con este personaje. ‘Vota Juan’ es el papel bombón por antonomasia.

TL: Con los políticos cuesta…
JC: Sobre todo porque todo está muy disparado y muy disparatado. Hay demasiado grito y, cuando alguien habla desde la moderación, no es escuchado.

TL: ¿Has llegado a entender a Juan?
JC: Sí. No lo reconozco en absoluto dentro de mí, pero sí he llegado a entender que hay personas que quieren hacer y defender su vida como él lo hace, que pelean con uñas y dientes por tener su espacio de notoriedad, por sentirse queridos. Puede que con eso la gente empatice, pero sus caminos y sus torpezas son muy graves.

TL: En nada volveremos a verte como Monseñor Gutiérrez en ‘The Young Pope’, pero ya sé que no me puedes contar mucho…
JC: Más bien nada. Esta temporada se llama ‘The new Pope’ porque hay nuevo Papa. Monseñor sigue bien, le pasan muchas vicisitudes interesantes y se tiene ahora que recolocar con el nuevo Pontífice. Ya sabes que Sorretino no es lineal, tiene un mundo muy particular y lo maravilloso es estar ahí con él.

TL: ¿Recuerdas ese momento en el que llega a tus manos ‘Monseñor Gutiérrez’?
JC: ¡Claro! Llegó como consecuencia de un atrevimiento mío, creo que te lo comenté. Un amigo me dice que alguien está preparando en HBO una serie con Paolo Sorrentino. En ese tiempo, no me había salido un proyecto precioso y mi amigo me dijo que por qué no me animaba y llamaba a Paolo. Yo tenía su teléfono, porque nos habíamos intercambiado mensajes por ‘La gran belleza’, pero en ese primer momento no me decidí a escribirle. Otra amiga actriz me dijo que no perdía nada escribiéndole, pero seguía sin atreverme. Al final lo hice y él me contestó en cinco minutos. Me mandó unas pruebas maravillosas, me emocionaron muchísimo y, de repente, me llamaron y me dijeron que me aceptaban.

TL: No hay que tener miedo a pedir trabajo…
JC: Yo lo hice una vez y molesté al director, me dijo que qué pretendía llamándole, que esto no funcionaba así y que esas cosas eran las que tenían que hacer los agentes. Me quedé con esa sensación de «haber metido la pata” y no obrar bien, por eso me resistía a hacer lo mismo con Paolo. Sin embargo, con él me salió bien y ahora sé que si me vuelve a ocurrir algo así, repetiré la llamada a quien corresponda. No voy a dudar más y animo a todo el mundo a que lo haga, que llamen, que vayan a las fuentes. Nunca se sabe dónde y cuándo va a aparecer tu oportunidad. Atreverme a hacer esa llamada me ha traído este regalo y es algo que me agradezco a mí mismo.

TL: ¿Qué te cautivó de Monseñor?
JC: Para mí este personaje es de los más bonitos de la serie. Es bellísimo, lleno de luz y de sombras, aunque también es verdad que no hay nadie en esta historia que no tenga su lado oscuro. Me cautivó que la escena que me mandó Sorrentino como prueba, era una poesía. Hablaba de cosas que yo no entendía, pero me conquistó el espíritu de lo que decía. Gutiérrez tiene un lenguaje muy especial y deduje que iba a ser el regalo que es. Cuando me mandaron los guiones, me di cuenta de que tenía delante de mí un reto precioso con Monseñor.

TL: Es que Sorrentino es mucho Sorrentino…
JC: Bueno, bueno, bueno… Lo más bonito que tiene él a parte de que es un creador con un punto de vista muy personal y muy auténtico, es que no hay ni una sola imagen que esté vacía, ninguna que no te perturbe, te cautive, que no te conduzca a un lugar al que Paolo te quiere llevar y que sea muy misterioso, muy turbio y, a la vez, muy auténtico. Lleva al espectador a un lugar muy especial y al actor también.

TL: En tanto tiempo de convivencia con el personaje, ¿qué se ha llevado de ti y qué le ha dado Javier?
JC: ¿Sabes qué? Sí hay algo de conexión con esa calma que supuestamente hay en un monasterio o en una iglesia. Ese recogimiento que se tiene con uno mismo pero que, al mismo tiempo, sabes que todo ese poder no está al servicio de la gente, sino que el poder está al servicio del poder. El poder controla, el poder manipula, maneja a través de los secretos. Me encanta como Paolo respeta y da un punto de vista precioso sobre qué es la fe, las dudas razonables, las contradicciones, los miedos. La gente va a empatizar con la serie porque los personajes, aunque sean duros y oscuros, tienen algo muy íntimo de cada uno.

TL: Ahora que has podido conocer más de cerca a la Iglesia, ¿te sientes más cercano, la rechazas más, la entiendes mejor?
JC: Me fascina la teatralidad, la puesta en escena. A medida que avanza la serie, se ve la maravillosa estética de que este nuevo Papa dota a la Iglesia. La Iglesia es un puerto espectáculo, todo cabe. Una misa es un espectáculo en sí misma. La imagen de La Piedad de Miguel Ángel es algo que sobrecoge. Cuando rodamos la escena en la que Jude y yo estábamos delante de ella, no sabíamos cómo actuar, daba igual lo que fuéramos a decir. Creas o no, esa imagen es maravillosa. Ese día nos quedábamos sin palabras. Había momentos en los que empezábamos a hablar y nos decíamos: “Espera, para, espera”. Es una obra maestra increíble, no das crédito de estar al lado de ella rodando.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Ext. Día. Roma. Italia. Para las personas que intuyeron mi dicha ante la primera temporada de The Young Pope, deciros que en esta The New Pope, de la que no puedo contar nada, (pero que ya esta foto revela mucho) estoy gozándola por partida doble. Con equipo técnico y Artístico que son familia y me han adoptado y aceptado mi italiano inventado. Que placer trabajar a las órdenes de Paolo Sorrentino. Que placer estar cada día disfrutando de tanto talento. ¿os imaginais? Hace meses cuando empezamos a rodarla ya sentí síntomas de la tristeza que me iba a sobrevenir cuando se acabara. Últimamente me pasa mucho, que me dejo empapar, que estoy poroso, que me alimento del talento ajeno y que intento responder a la altura. Y la emoción me embarga y no es ahora el momento de ir a buscarla dentro de mi sino de no dejar escapar el torrente que pugna por salir cada día Que siga la fiesta! Photo by Gianni Fiorito

Una publicación compartida de javiercamara1 (@javiercamara1) el

TL: Eres un actor de gran recorrido que te has tuteado con los grandes. ¿Impone tener a un Jude Law delante?
JC: No, porque él lo hace muy fácil, al igual que Darín y otros muy grandes. Tengo la sensación de que la gente que más presente está en nuestro ideario de con quién quieres trabajar, es gente muy humilde normalmente y que sabe a ciencia cierta que necesita tener delante a alguien que esté bien, que esté relajado, que sea bueno, que esté preparado y que haya ensayado meticulosamente su personaje. Uno solo no hace buena una serie. Si hay algo interesante y maravilloso en esta serie es que no hay nada ni nadie que esté mal. Todo el mundo, y mira que hay unos actorazos increíbles, está en un nivel de teatralidad, de verdad, de creatividad, de misterio, de tensión y de comicidad que te hace exclamar “Wow, qué bueno”.

TL: Yo te reconozco que es el único actor que me pone nerviosa…
JC: ¿En serio? (risas)

TL: Esos ojos que unos días son verdes y otros azules, ese saberse gentleman inglés, esa mirada directa a la tuya… me descoloca.
JC: Tengo que decirte que la primera vez que le vi, me cagué. No por lo bello que es, sino por lo que impone. Se me iba acercando y veía que era tan guapo que hasta no tenía poros en la piel (risas).

TL: Él habla maravillas de ti.
JC: Y yo de él. Fue muy cómplice y muy generoso conmigo en todas las escenas que compartimos. Por eso y más cosas, nunca me arrepentí de aquella llamada a Paolo. Si me hubiera dicho que no, pues como no me lo iba a encontrar en el metro, habría podido vivir con ello (risas)

TL: ¿Sueles ir en el metro?
JC: Sí, sí. Mi experiencia es que la gente es muy respetuosa. Las primeras veces veía alguna mirada como de… “¿eres tú?”, pero nunca me he sentido observado, intimidado o abordado para hacerme fotos. Es como si estuvieras en la sala de espera de un hospital y la gente es muy respetuosa. Cuando descubrí eso me dije “Uy, qué bien se va en el metro”. Sin embargo, no podría haberlo hecho cuando estaba en ‘7 vidas’, por ejemplo. Aquella etapa fue una locura.

TL: Veinte años han hecho ahora…
JC: ¿Tantos? Es verdad, fue en el 98 ¡Qué barbaridad! El día de mi cumpleaños me llamó mi madre y me dijo: “Aprovecha la vida hijo, que el tiempo pasa muy rápido”. Yo la tengo a ella de referencia. Es una mujer que ya ha cumplido los 87 años y se levanta cada mañana pensando en que tiene muchos menos. Se entristece porque tiene una cabeza muy lúcida. Yo acabo de cumplir 52 y esto va a una velocidad increíble.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Ext. Día. Narcos3. Bogotá. Colombia. Escena Final. (Adios a las Armas). Pienso que será hasta pronto, mi querida Colombia. Tu lluvia constante, tu gente presente, tu mezcla salvaje. No sé, ni quiero, decir adios. Han sido meses de esperas infinitas y de rodajes explosivos. De muchos paseos, libros, jugos y nuevos amigos. !que cariñosa has sido conmigo, Colombia! Que vuelvo es seguro, pero ni idea cuando. Me voy repleto y emocionado. A los que tocaron mi corazón decirles que escribo pronto. Que recibo visitas. Que espero estar a la altura ( 2.630mts en Bogotá) de vuestro agasajo. Que me habéis hecho feliz en la soledad, que me sentí en casas, que me voy conociendo un poco a que huele Colombia. Que muchos besos. Que hasta luego! Foto by @laramosher

Una publicación compartida de javiercamara1 (@javiercamara1) el

TL: Lo vas a notar más con tus hijos.
JC: Eso va a un ritmo muy bonito y ya no me miro a mí. Yo ya no existo.

TL: ¿Cómo es el Javi padre?
JC: Intenta hacerlo bien sin ningún manual de instrucciones. Cada día es nuevo. Nací padre el día que nacieron ellos. No estaba preparado.

TL: Ahora que eres padre, recordarás palabras de tu madre de cuando eras niño…
JC: Es interesante todo ese proceso. Espero no cometer los errores que pienso que cometieron con nosotros por diferentes motivos. Me perdono todos los días. Es una aventura muy bella, pero es muy difícil. Lo mejor de todo es que yo ya no existo.

TL: ¿Has descubierto otro Javi que desconocías?
JC: Conciliar es muy complicado. Ahora entiendo muchas cosas. Siempre te he comentado que yo no valgo para hacer dos películas al mismo tiempo. Tengo que acabar una cosa, tener un tiempo y luego hacer otra. Ahora es obligatorio tener que hacer varias cosas al mismo tiempo y estoy reaprendiendo. No sé lo que pasará mañana.

TL: La leyenda se cumple en ti: hombre que no puede hacer dos cosas al mismo tiempo…(risas)
JC: Absolutamente. Me acuerdo un día en que mi madre estaba hablando con mi tía, cocinando una receta complicada y viendo una serie en la tele a la vez. Y las tres cosas las hacía perfectamente, me pareció asombroso. Yo me dije: “Esto es imposible para mí”. Pues bueno, aprendes. En eso estoy.

TL: Estás disfrutando de una segunda vida y ese es un privilegio de pocos.
JC: Es verdad, estoy aprendiendo cada día.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Ext. Día. Allá por 1988. Recién llegado. Madrid. Alguien me pide fotos para no se qué y subo al altillo a rebuscar entre los álbumes viejos. El tiempo se ha puesto sobre muchas de las fotos. El tiempo amarillo. Esta foto la hizo @olgamargallo. Estábamos en la casa de sus padres y la luz que entraba por los balcones era preciosa, me dijo. Tarde o temprano un actor necesitará fotos para adornar su curriculum. Era y es una casa de artistas. A veces cuando miro algunas fotos viejas recuerdo hasta el olor del ambiente; el que había en aquella casa, del sol que me golpeaba la cara y me hacía entornar los ojos; esos ojos pequeños detrás de esas gafas enormes y rotas. Estaba feliz. Nervioso y Feliz. Inconsciente y Feliz. Estudioso y Feliz. Como un pan recién hecho. Como un niño recién nacido. Como ONA, que llega a la vida a las 13:00 horas de este frío 30 de Diciembre en la Clínica de la Milagrosa de Madrid. Esperanzada y Feliz. Gritona y Feliz. Sorprendida y Feliz. Ella Respirando el final del 2016. Yo Recordando el final del 1988. Todos preparados para lo que venga. Ella, Yo, sus Padres, Todos. Bienvenida Felicidad!!!!!

Una publicación compartida de javiercamara1 (@javiercamara1) el

TL: ¿Te sientes querido, respetado y que ocupas el lugar que mereces?
JC: Yo me siento muy querido, la gente me dice cosas muy bonitas. Me respetan mucho, incluso en mi vida personal. Con la vorágine de los últimos años, me he sentido respetado. Hay momentos en los que no haces algo bien, pero no es mi obligación hacerlo todo bien, no quiero hacerlo todo bien.

TL: Eres muy crítico contigo y eso te hará sufrir.
JC: No puedo verme en mis trabajos, no me soporto. Me da pudor. Soy pudoroso con mi vida privada, nunca hablo de mi familia aunque hoy lo he hecho contigo porque estoy feliz, y con mi trabajo. Me da cosilla verme. He hecho terapia para esto y ya me voy conociendo un poco. Lo voy lidiando. Las promociones me cuestan cada vez más, pero me gusta mucho mi profesión porque me puedo reinventar.

TL: Espero que nos veamos pronto, Javi.
JC: ¡Claro! Con ‘The new Pope!’.

TL: Ojalá repitamos en Venecia…
JC: Sería maravilloso, no estaría nada mal. Esa ciudad que tanto nos gusta a los dos. Estaría muy bien. Vamos a cruzar los dedos.

TL: Empiezo ya…hasta que se me atrofien (risas).

*Localización: Hotel Indigo Madrid.  *Próxima semana: Vicente Vallés.


Relacionados

Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies