Motor

El deportivo de Audi que mejora a un F1

El Audi R8 V10 Decennium rinde homenaje a uno de los motores más potentes y emblemáticos de la marca.

The Luxonomist. 08/03/2019

Audi celebra su décimo aniversario de un motor con el que ha conseguido muchos éxitos, sobre todo en el mundo de la competición y que durante estos años ha sido la carta de presentación del deportivo más extremo de la marca. Hablamos del motor V10, que rinde una potencia de 620 CV. Para ello, ha creado una versión muy especial denominada Decennium, que luce detalles en color bronce en el exterior y en el interior y del que solo se fabricarán 222 unidades.

Desde el diseño exterior, el Audi R8 V10 Decennium deja claro su carácter deportivo y exclusivo, que enfundado en una carrocería tipo coupé lucirá un exclusivo color gris Daytona con efecto mate. Las llantas de 20 pulgadas y el colector de admisión del motor 5.2 FSI están acabados en bronce mate. El alerón delantero, los faldones laterales y el difusor son de color negro brillante, y se complementan con los distintivos aros de Audi en color negro. Los side blades laterales y las carcasas de los espejos retrovisores están acabadas en fibra de carbono brillante.

El interior del Audi R8 V10 Decennium también está completamente acabado en negro, con inserciones en fibra de carbono brillante, que aportan un toque distintivo. Los asientos deportivos con tapizado en trama de rombos están terminados en negro brillante, con costuras de contraste en tonos cobre. La palanca selectora del cambio y el volante –forrado en Alcántara, con una marca a las 12 en punto– también cuentan con costuras en color cobre, al igual que el reposabrazos central y los paneles de las puertas.

Logos con la inscripción “Decennium” adornan la consola central, las puertas, las inserciones en los umbrales de las puertas realizadas en fibra de carbono brillante y el haz proyectado desde la puerta al suelo. La insignia situada en la consola central, acabada en un tono parcialmente mate mediante un proceso patentado por Audi, destaca visualmente frente a la fibra de carbono brillante que la rodea. Para conseguir este acabado, la superficie del material se desbasta unas milésimas de milímetro utilizando un polvo abrasivo especial. Al igual que en todas las versiones del R8, el Audi virtual cockpit y el MMI Navegación plus forman parte del equipamiento de serie, entre otros elementos.

Una década de éxitos: el motor V10 en el Audi R8

El motor 5.2 FSI atmosférico adopta su configuración más potente como corazón del R8 V10 Decennium. Con una potencia de 456 kW (620 CV) y un par máximo de 580 Nm, catapulta a esta edición especial desde parado hasta los 100 km/h en 3,1 segundos, alcanzando una velocidad máxima de 331 km/h.

El motor V10 atmosférico apareció por primera vez en el Audi R8 a principios de 2009, con una cilindrada de 5,2 litros, inyección directa y una potencia máxima de 386 kW (525 CV). En la edición R8 GT lanzada en 2019, el propulsor de 10 cilindros alcanzó los 412 kW (560 CV), mientras que el R8 V10 plus (presentado en 2012) generaba 404 kW (550 CV).

Audi realizó una profunda actualización del 5.2 FSI para la segunda generación del Audi R8, presentada en 2015. La incorporación de la inyección en el colector de admisión aumentó el rendimiento, y el sistema Cylinder on demand COD (desconexión selectiva de cilindros) que desconecta cinco cilindros en condiciones de funcionamiento de carga parcial, permitieron mejorar la eficiencia.

También aumentó su potencial de fascinación: el 5.2 tenía una respuesta incluso más directa y subía de vueltas con mayor facilidad. En el lanzamiento al mercado se ofreció en variantes de 397 kW (540 CV) y 449 kW (610 CV). La última actualización supone un nuevo aumento de potencia, alcanzando 419 kW (570 CV) y 456 kW (620 CV).

Un motor explosivo

Las características que definen el motor V10 provienen de la competición, incluyendo el concepto de motor de altas revoluciones, capaz de girar hasta las 8.700 rpm, así como la lubricación por cárter seco, que permite una instalación en una posición muy baja. Las bancadas de cilindros del V10 forman un ángulo de 90 grados.

El cigüeñal está diseñado como un eje de pasador común y alterna los intervalos de encendido entre 54 y 90 grados, con una secuencia 1-6-5-10-2-7-3-8-4-9 que crea un pulso único y un sonido inconfundible. A la velocidad máxima de giro de 8.700 rpm, los pistones se mueven con una velocidad lineal de 26,9 metros por segundo, superando las cifras de los actuales motores de Fórmula 1. A esta velocidad, el pistón experimenta una aceleración equivalente a una carga de alrededor de dos toneladas en los puntos en los que invierte su movimiento.


Relacionados

Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies