Bebidas

Cinco vinos para regalar a los papás más exigentes

El 'Día del Padre' está al caer y con él, nuestras propuestas más enológicas para acertar y conquistar a tu padre... o el de tus hijos.

Como cada año, se acerca esa fecha especial en la que se homenajea a todos los papás. Una vez más, toca decidir qué le vamos a regalar el 19 de marzo a nuestros padres o padres de nuestros hijos. Eso sí, siempre que se lo merezcan. Es por ello que, desde aquí, y por la gran pasión que siento hacia el mundo del vino, vamos a proponer varios vinos con los que sorprender y conquistar a ese hombre que es tan importante en tu vida. Nosotras siempre primero, queriéndonos y con la autoestima bien alta, pero si se lo merecen, ¿por qué no sorprenderlos? Va por ti, papá.

Un vino elaborado con uvas de viñas viejas de la variedad garnacha blanca

La Terrenal 2015

*Bodega Edetària, Gandesa, Tarragona. PVP: 38€.

Sin lugar a dudas, uno de los grandes vinos blancos de España. Y quien no lo crea es porque no lo ha probado. La Terrenal 2015 es uno de los cuatro ‘Vinos de Finca’ monovarietales (junto a La Pedrissa, La Personal y La Genuïna) que elaboran desde hace un par de años en Edetària, bodega referente de la D.O. Terra Alta. Un vino elaborado con uvas de viñas viejas de la variedad garnacha blanca, fermentado y criado durante 8 meses en barricas nuevas de roble francés de 300 litros de capacidad. Un vino que muestra la plenitud y el carácter de la garnacha blanca, en parte gracias al suelo arcilloso tan especial y escaso sobre el que se planta.

Atrae desde el inicio por su color dorado y sus reflejos verdosos. Pero su compleja nariz, muy mediterránea y repleta de notas herbáceas y fruta de hueso, nos incita a beberlo. Y en boca no decepciona, al contrario, querrás más. Porque su estructura grasa, glicérica, con ese característico toque salino de la garnacha blanca, hacen de La Terrenal 2015 un vino sedoso y equilibrado, para saborear y no cansarte de él nunca. Edetària es el proyecto personal de Joan Ángel Lliberia, un hombre cuya pasión, perseverancia y forma de hacer las cosas, le han llevado a convertirse en uno de los grandes productores de vinos de autor de la Terra Alta, creando vinos auténticos y de gran calidad, como es La Terrenal 2015.

Un vino fresco y complejo, con el que nos entrará antojo de comer buen marisco

Mar de Frades

*Albariño Atlántico 2018. Bodegas Mar de Frades, Meis, Pontevedra. PVP: 14,95€.

Este vino es conocido por casi todos, pero lo que tiene de especial Mar de Frades Albariño Atlántico 2018 es que es el resultado de una de las añadas más destacadas de la bodega. Elaborado exclusivamente con uva albariño y habiendo pasado una crianza de 5 meses sobre sus propias lías, este vino blanco de la D.O. Rías Baixas y de la zona de Val do Salnés, es la expresión más auténtica de la variedad reina gallega, a la vez que refleja una clara influencia del Atlántico.

Mar de Frades Albariño Atlántico 2018 es un vino cristalino con reflejos verde-limón, que en nariz destaca por sus notas florales a violetas y jazmín, entremezcladas con otras de albaricoque, mango o hinojo. En boca resulta un vino de carácter salino, atrevido y sofisticado. Un vino fresco y complejo, con el que nos entrará antojo de comer buen marisco (ahí van dos ideas en una para el Día del Padre). Como curiosidad y guinda para que nos rindamos ante este vino, es que posee una etiqueta termocrómica, en la que aparecerá un pequeño barco cuando el vino se encuentre a la temperatura correcta de consumo.

Un vino elaborado 100 % con uvas tempranillo procedentes de los viñedos más antiguos de la bodega

Malleolus 2016

*Bodegas Emilio Moro, Pesquera de Duero, Valladolid. PVP: 29,15€

­Si el padre en cuestión es algo clásico, en cuanto a marcas de vino se refiere, este es su vino. Porque Malleolus 2016 posee la esencia de los vinos de la D.O. Ribera del Duero, a la vez que muestra la fuerza y personalidad que tiene un vino de autor. Porque este vino no es un crianza ni un reserva, su contraetiqueta indica ‘Vino de añada’ porque el enólogo no sigue reglas sino instinto. Malleolus es un vino elaborado 100 % con uvas de Tinto Fino (tempranillo) procedentes de los viñedos más antiguos de la bodega y que ha pasado una crianza de 14 meses en barricas de 500 litros de roble francés.

Malleolus 2016 es un vino equilibrado, en el que destaca la fruta sobre la barrica. Su color es de un atractivo rojo cereza y tiene una complejidad aromática importante. Pero lo mejor es su boca, con tanto volumen que casi puede masticarse, pero sedosa, con  buenos taninos. Un vino persistente y muy sabroso, que además está de enhorabuena. Porque este año se celebra el XX aniversario de esta marca que supuso un punto de inflexión para Emilio Moro en el año 1999, con el lanzamiento de Malleolus 1998.

Desde la añada 2009, en la etiqueta de la botella narraban la historia de la bodega a través de fotografías de la familia, ya que se trata de un vino con historia, con carácter y raíces. Y con motivo del XX aniversario, dentro del proyecto ‘In Malleolus Veritas’, una de las acciones previstas será un serial protagonizado por personajes públicos enamorados de la marca. El primero de ellos será Gonzalo Miró, quien hace diez años ya fue nombrado embajador de la marca.

Un vino rojo picota muy oscuro y con mucha capa

Valquejigoso V2 2009

* Bodega Valquejigoso, Villamanta, Madrid. PVP: 60€

De esta bodega y de su fabuloso Mirlo Blanco ya hablamos hace algún tiempo, pero ahora le toca el turno a su buque insignia, Valquejigoso V2 2009. Resultado del coupage de vinos procedentes de 32 microparcelas muy especiales y de una añada más bien extrema pero que dio lugar a unas uvas de gran concentración y madurez tánica, nace este vino. Todo está pensado y meditado a la hora de elaborar este gran vino, por eso han empleado una mezcla de uvas muy particular y atípica en los vinos y bodegas de Madrid (tan conquistados por la garnacha), compuesta por un 75 % de cabernet Sauvignon, 11 % cabernet franc, 6 % petit verdot y 4 % de syrah y negral.

Todo esto, junto a una crianza de 26 meses en barricas de roble francés y más de 6 años de crianza y redondeo en botella, han hecho posible que ValquejigosoV2 2009 conquiste al público por su intensidad y mineralidad. Un vino rojo picota muy oscuro y con mucha capa, cuya nariz está invadida de moras, pimienta negra, toques ahumados y roble tostado. En boca es sabroso, contundente, con mucha fruta (grosella, cereza y ciruela) y notas especiadas. Posee una gran acidez, longitud y elegancia. Y, aunque está perfecto para beberse ya, Valquejigoso V2 2009 promete dar guerra muchos años más, mejorando y sorprendiéndonos.

El Vitral de Otazu es una obra de arte por dentro y por fuera

Vitral 2013

Bodega Otazu, Etxauri, Navarra. PVP: 1.450€ caja de 1 botella y 5.450€ la caja de 3 botellas.

Si le gusta el arte tanto o más que el vino, Vitral es el regalo perfecto, ya que no sólo contiene un vino de excelente calidad, sino que en sí, tanto la botella como su caja son una obra de arte contemporáneo firmada por el famoso artista venezolano Carlos Cruz-Diez, uno de los representantes más notorios del arte cinético a nivel mundial.

La añada 2013 es la primera de las 30 añadas de Vitral que irán acompañadas por una obra de arte del artista como parte del proyecto Vitral de Otazu, formando parte de la investigación sobre el color que Cruz-Diez llama ‘Cromointerferencias Otazu’. En palabras de Guillermo Penso, director general de Bodega Otazu “no podemos entender Vitral 2013 ni como una botella de vino ni como una obra de arte; es un proyecto que integra muchas aristas. Se trata de una pieza que aúna ambas cosas y que representa la filosofía de Bodega Otazu en su máxima expresión”. Guillermo entiende el vino como un elemento cultural y experiencial, y no puedo estar más de acuerdo con él.

Otazu es una buenísima opción si se quiere unir enología con arte

Pero hablemos de Vitral 2013, un vino tinto elaborado con las mejores uvas de Otazu, 70 % cabernet sauvignon y el resto merlot, que ha pasado 27 meses de crianza en barricas nuevas de roble francés. Un vino de color granate y brillos rojizos con mucha capa, que posee una elegante nariz repleta de fruta negra, notas minerales y balsámicas, y una espectacular boca estructurada y fina a la vez, fresca y equilibrada, con un sabroso y largo final. La idea de esta serie de vinos es, que tanto al momento de su salida al mercado como dentro de los 30 años que durará este atrevido proyecto, el vino pueda degustarse, apreciando su evolución en botella. ¡Larga vida a Vitral!

Y por cierto, si quieres completar la experiencia y regalo para el Día del Padre, Otazu es una de las mejores opciones que tenemos en España ahora mismo de enoturismo, ya que la bodega es un Château en el que elaboran grandes vinos y un museo de arte contemporáneo. Vino, arte, historia y naturaleza, ¿necesitas más?


Relacionados

Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies