Psicología

¿Por qué a algunas personas les encanta apostar?

La necesidad de conseguir un beneficio a corto plazo produce que muchas personas busquen en los casinos y juegos de azar obtener una sensación placentera a pesar de perder dinero.

The Luxonomist. 13/05/2019

En los últimos años, las apuestas se han convertido en una práctica habitual en la sociedad. Si bien las apuestas más normalizadas son aquellas relacionadas con deportes como el fútbol, la práctica de poner en juego dinero siempre estuvo relacionada con los grandes salones de casino. Estos lujosos espacios consiguen llamar la atención de gran parte de la población que, aun sabiendo que las posibilidades de ganar son ínfimas, deciden apostar dinero y vivir una emoción placentera. 

Las apuestas son una actividad de entretenimiento que atrae a personas de todas las edades. Los motivos que empujan a la gente a participar no son siempre económicos, en ocasiones la gente decide apostar por disfrutar de la sensación de recompensa a corto plazo que produce esta actividad cuando se obtienen ganancias. Sin embargo, lejos de ser un simple juego, algunos expertos afirman que esta actividad puede producir adicción, llegando a desembocar en un problema de salud grave. Que tú todavía no hayas caído en las apuestas, no significa que nunca lo vayas a hacer. Por eso, hoy vamos a presentar las razones que llevan a la población a engancharse a las apuestas.

Realizar apuestas y participar en juegos del azar puede provocar adicción y desembocar en un problema grave de salud

La psicología de las apuestas

Ganar el premio máximo del Euromillón en España tiene una probabilidad de 1 en 76.275.360. Sin embargo, la emoción por poder llegar a ser ese agraciado algún día, empuja a la población a gastar un par de euros cada semana en un boleto, ya que si finalmente gana el premio, la inversión habrá merecido la pena. 

Frente a esto, juegos como la ruleta online presentan posibilidades más altas de ganar, concretamente 1 en 36, lo que supone un 2,78 % de probabilidades de llevarse el premio. Este pensamiento lleva a mucha gente a apostar dinero en estos juegos, ya que la retribución de la apuesta, en principio, llega más rápido.

Juegos como la ruleta presentan una probabilidades más altas de ganar y conseguir un beneficio económico a corto plazo, frente a la lotería

En ambos casos, algunos sesgos cognitivos pueden ser los responsables de nuestras decisiones cuando se trata de apostar. Este fenómeno ha sido estudiado por las neurociencias desde hace décadas. El premio es llamativo y, el encontrarse disponible y saber que otros ya lo han ganado, te anima a mantener un optimismo alto y por tanto a realizar la apuesta.

Además de esto, los seres humanos tendemos a pensar que tenemos cierta influencia sobre resultados en los cuales no tenemos decisión, e involucramos a la religión o supersticiones. Por estos motivos, solemos pensar que nuestra combinación de números o la jugada que poseemos va a ser la ganadora.

Las luces y sonidos de las máquinas de los casinos se comportan en el cerebro humano como un equivalente a los estímulos de la comida o las drogas

Recompensa a corto plazo

En el caso de los casinos, estos locales suelen contar con elementos adicionales para captar la atención de los consumidores. Las luces de colores o los sonidos se comportan en el cerebro humano como un equivalente a la comida o a las drogas, de ahí a que pueda convertirse en una actividad adictiva.

El ganar un premio en un casino, por pequeño que este sea, produce una sensación placentera que libera dopamina, lo que, nos lleva a querer repetir la apuesta en busca de un placer mayor. Aunque tema de la adicción al juego y las apuestas es mucho más complejo y amplio, este puede resumirse en la necesidad de buscar recompensas a corto plazo.


Relacionados

Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies