De cerca...

NACHO MONTES: «No sé manejar los sentimientos sin desangrarme»

Acaba de publicar su tercera novela. Nacho Montes dice no dar puntada sin hilo y tener en la moda un plan B que le encanta.

Amalia Enríquez. 13/12/2019

Dicen que no hay dos sin tres. Después de escribir ‘Zapatos rojos para saltar en los charcos’ y ‘Nada que ponerte’, Nacho Montes se adentra en los principios del siglo XX y se lanza a la aventura de meterse en la piel del maestro de la costura, Cristóbal Balenciaga. ¿El resultado? Un libro con glamour, conmovedor, sentimental y, por encima de todo, elegante.

The Luxonomist: ¿Qué te proporciona la literatura que no has encontrado en ninguna otra actividad de la vida?
Nacho Montes: Serenidad y excitación al mismo tiempo. Es un sentimiento tan contradictorio como embriagador.

TL: ¿Das puntada sin hilo?
Pocas veces. Porque soy metódico, disciplinado y ordenado hasta la manía, pero no existe la perfección sobre nada así que alguna daré, supongo.

TL: ¿Qué no perdonas en un estilismo?
La vulgaridad, que tiene poco que ver con lo extravagante, aunque la gente a veces lo confunda.

TL: ¿Qué es lo más chic del glamour?
La naturalidad. No hay nada más chic, hasta en lo más sofisticado, que la naturalidad.

TL: ¿Menos es más o es simplemente un refrán?
Yo prefiero el menos al más en la moda, pero hay personajes que no serían tan fascinantes sin su ‘más es más’.

Su última novela: ‘El hijo de la costurera’

TL: ¿La moda habría sido un buen plan B en tu vida?
Es y será un más que buen plan en mi vida.

TL: ¿Se puede ser imparcial cuando los sentimientos entran en juego?
Nunca. Yo soy para la emoción totalmente cáncer, no sé manejar los sentimientos sin desangrarme.

TL: ¿La forma más elegante de decir adiós?
Con una mirada.

TL: ¿En qué situación has dicho “chapeau”, me quito el sombrero?
En muchas lecciones de vida que me ha dado mi padre.

TL: ¿Qué te gusta hacer a tu manera?
La cocina, los viajes, las cosas simples que nos llenan de vida.

El dolor más fuerte, la muerte de mi madre

TL: ¿Qué es lo que mejor se te da hacer? 
Escribir, supongo. Pero tampoco se me da mal la tele, el show y la cocina, tú has sido testigo y comensal en mi mesa. Pon nota…

TL: Si pudieras ser otra persona o cosa… ¿por qué /quién optarías?
Me gusta ser lo que soy, pero por soñar, sería fascinante poder volar.

TL: ¿Qué ha sido lo que realmente ha marcado tu vida?
Mi madre, no hay sentimiento más fuerte que ese en la vida, estoy convencido. Aunque después te marquen muchas otras personas, familiares, amores, amigos…

TL: ¿Qué pone en tu estado de WhatsApp?
Siempre escribo y a menudo salgo por la tele. Y un puñado de emoticonos que incluyen también los estilos de vida y la moda. Supongo que soy un ‘collage’ de todo eso.

TL: ¿A quién meterías en una máquina del tiempo?
Habría metido a mi madre para poder reencontrarme con ella en cualquier momento de la historia.

TL: ¿Qué locura has hecho para conocer a uno de tus iconos?
Soy cero fanático, así que soy más de locuras de amor.

«Ser elegante es ser natural y exponerlo sin artificios»

TL: ¿A qué eres inmune?
A la envidia

TL: ¿El insulto hace callo?
Debería resbalar más que hacernos callo.

TL: ¿Marca España es…?
Una cerveza al sol con nuestra gente, nuestras raíces, una tapa y una sonrisa. 

TL: ¿Qué no falta nunca en tu maleta?
Una americana y unos buenos zapatos.

TL: ¿La suerte es más definitoria que el talento?
La suerte es un capricho efímero si no hay talento.

«Marca España es una cerveza al sol con tu gente». Foto: Gtres

TL: ¿A qué te suena la vida?
A río de montaña.

TL: ¿La belleza da poder?
Y te lo quita.

TL: ¿El dolor más intenso?
La muerte de mi madre y de aquellos a los que amé.

TL: ¿Ser elegante es…?
Ser natural y exponerlo sin artificios.

TL: ¿Qué te hace perder la templanza?
La mala educación.

TL: ¿Con quién compartirías la cena de tus sueños?
Con aquel vikingo que un tiempo fue mío y se marchó…

TL: ¿Esa crítica que, por ser verdad, más te ha dolido?
O he tenido mucha suerte o ninguna fue tan dura como para sentirme dolido.

TL: ¿La pregunta que no te he hecho y te habría gustado?
Hiciste las justas para seguir admirándote, compañera.

Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies