ACTUALIDAD

La pandemia y el regreso del mercader de Venecia

En momentos difíciles como el que estamos viviendo, habrá usureros que tratarán de sacar provecho de las necesidades de la población.

Mario Garcés. 06/05/2020

Desde el comienzo de la pandemia, algunas de las imágenes icónicas de la crisis han sido la Plaza de San Marcos okupada finalmente por las palomas sin competencia humana y los canales inundados de peces en aguas cristalinas. Al fin y al cabo, Venecia. Esa ciudad imposible, imperfecta en su perfección, imponderable e imprevisible.

La última vez que la visité hace cinco años fue para tener el orgullo de obtener para España un León de Oro. Aquella noche entre brumas y puentes hice escala en mi hotel con vistas a la belleza casi infinita. Pues bien, en estos días de confinamiento, en los que las imágenes de la ciudad se convierten en una invitación al Paraíso, cuando muchos autónomos y empresarios se afanan en conseguir un crédito para sostener su negocio, son tiempos para invocar a Shakespeare y El mercader de Venecia.

En esta pandemia hemos visto las calles de ciudades como Milán o Venecia
desiertas de personas y conquistadas por las palomas

Venecia, una ciudad marcada por la historia

Por extraño que pueda resultar, el primer personaje de la obra es la propia ciudad, Venecia, una ciudad de más de cien mil habitantes, habida cuenta que en la época en la que transita la acción solo había cuatro ciudades que superasen esa barrera de población: Venecia, Milán, Nápoles y Constantinopla.

Venecia representaba la pujanza, el éxito comercial, la expresión de máxima potencia política y económica, en un mar Mediterráneo abierto y dinámico, que abrazó la conquista de América como un océano de posibilidades y de expansión. Venecia no había conocido realmente ni la época feudal ni el periodo comunal, pues había sido de siglos una República aristocrática, con un Dux elegido y asistido por organismos colegiales.

Venecia es la ciudad protagonista de una de las obras de Shakespeare,
‘El mercader de Venecia’

Una ciudad intolerable con los judíos

Sin embargo, esa misma Venecia que tendía relaciones con el Nuevo Mundo, vivía constreñida en una estructura social todavía próxima a la Edad Media. Porque si bien la prosperidad económica y el incremento del peculio familiar es signo de ostentación y reputación, no es menos cierto que no toda fortuna de la época era considerada del mismo nivel. Así, mientras Antonio, el rico mercader, goza de fama derivada de su condición indeleble de cristiano, Shylock, a pesar de su rango de hombre adinerado, padece el repudio y el desprestigio social derivado de su condición de judío. Venecia era una ciudad-estado que representaba la modernidad y el progreso, una ciudad liberal pero profundamente intolerante contra los judíos.

De hecho, por imperativo legal, los judíos venían obligados a vivir en la zona amurallada de la cuidad o Guetto, otra forma de confinamiento, y cuando atardecía, la puerta de la ciudad amurallada se cerraba a cal y canto custodiada por los cristianos. Durante el día, si salían del Guetto tenían que utilizar sombrero rojo como seña de identidad, y tenían prohibido atesorar patrimonios y propiedades, por lo que se dedicaban a la usura. Maldita actualidad.

Shakespeare narra los problemas de Basanio por no poder pagar una
deuda y su relación de amor

Basanio y Antonio, los protagonistas de El mercader de Venecia

Enfrentados los dos personajes principales, a la manera shakesperiana, los dos estereotipos que representan dos concepciones diametralmente diferentes de la sociedad veneciana de la época, y sin redención moral inicial, es necesario que exista un personaje-puente que haga suscitar el conflicto. Ese personaje es Basanio. Hombre impetuoso, audaz, impulsivo y correoso, pero de virtud escasa en el arte de atesorar bienes y dinero, precisa del apoyo de su buen amigo Antonio.

«Bien sabes de qué manera he malbaratado mi hacienda en alardes de lujo no proporcionados a mis escasas fuerzas. No me lamento de la pérdida de esas comodidades. Mi empeño es solo salir con honra de los compromisos en que me ha puesto mi vida. Tú, Antonio, eres mi principal acreedor en dineros y en amistad, y pues que tan de veras nos queremos, voy a decirte mi plan para librarme mis deudas». La causa de la necesidad pecuniaria de Basanio reside, como no podía ser de otra manera, en una causa de amor.

Antonio era el gran amigo de Basanio, al que recurría cuando tenía problemas

Una deuda que pagar

Llegado el momento, Antonio pierde toda su fortuna allende los mares, pues todos sus barcos que se hallaban en México, Trípoli, Berbería, India, Inglaterra y Lisboa naufragan. Sin piedad, el judío prestamista clama el cumplimiento del contrato convenido, pues había vencido también la fecha de cumplimiento del pagaré.

«Y aunque a Antonio le quedare algún dinero para pagar al judío, de seguro que este no lo recibiría. No parece ser humano; nunca he visto a nadie tan ansioso de destruir y aniquilar a su prójimo. Día y noche pide justicia al Dux, amenazando, si no se le hace justicia, con invocar las libertades del Estado. En vano han querido persuadirle los mercaderes más ricos, y el mismo Dux y los Patricios. Todo en balde. Él persiste en su demanda, y reclama confiscación, justicia y el cumplimiento del engañoso trato».

El judío  Shylock le reclama a Basanio el dinero que le prestó y que este ya
no posee debido al naufragio de sus barcos

Un tiempo difícil en el que las necesidades y la usura han vuelto

No haré un spoiler retrospectivo en estos momentos en que la humanidad confinada ha vuelto a Shakespeare. Esta afirmación es un vulgar espejismo en la era de la consola. Pero, en cambio, cierto es que habrá prestadores de fortuna que aprovechen las necesidades de la nueva normalidad, como si pasar estrecheces fuera algo nuevo. Y la usura, en sus diferentes manifestaciones, volverá.

En estas tristes horas en las que, según la versión oficial, no hay Plan B ni salida en V, habrá que ser valiente y volver al compromiso de siempre. El compromiso que nos hizo libres y prósperos. El que no se impone sino que se repone en etapas críticas. Es la hora de los mercaderes, los de verdad, los que hicieron de este país un ejemplo en el mundo. Cuando se antepone lo público a lo privado, recuérdese siempre, que no hay nada público sin una suma de esfuerzos privados. Son autónomos. Son pequeñas y medianas empresas. Que nadie las olvide.

Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies