Hoteles

Tranquilidad, lujo y naturaleza: todo lo que quieres este verano está en el Parador de Aiguablava

El Parador de Aiguablava es uno de los hoteles más emblemáticos de la Costa Brava. Situado sobre el acantilado Punta d´es Muts, goza de vistas privilegiadas sobre el mar Mediterráneo.

The Luxonomist. 16/07/2020

En plena Costa Brava y a solo 46 kilómetros de Girona se erige sobre lo alto de un espectacular acantilado uno de los hoteles más apetecibles de nuestro país para pasar unos días de descanso este verano. El Parador de Aiguablava es uno de esos edificios privilegiados, rodeados de naturaleza casi virgen y con vistas espectaculares de la Costa Brava desde lo alto del acantilado Punta d´es Muts con los que seguro llevas meses soñando.

Un espacio ideal para pasar unos días en pareja o familia, con acceso a la cala privada del mismo nombre y que además ahora reabre sus puertas tras someterse a una gran reforma integral.

El edificio se encuentra en un lugar privilegiado de la Costa Brava

Una reforma integral a todo lujo

El complejo es ahora más moderno y cuenta con más servicios, aunque mantiene el ambiente tranquilo y familiar de siempre. Ese en el que priman la naturaleza y el indudable encanto del Mediterráneo más salvaje. Entre todas sus mejoras destaca el Spa con vistas a la cala Aiguablava, desde la que se puede acceder de forma privada desde el Parador. Un detalle que hace de este lugar aún más perfecto.

Piscina exterior, gimnasio, sauna… y casi todas las habitaciones con terraza con vistas al Mediterráneo. El Parador de Aiguablava es una declaración de intenciones para aquellos viajeros que quieran comodidad, desconexión… y un lujo de cuatro estrellas en un entorno único.

La mayoría de habitaciones tienen terraza con vistas al mar

Un entorno plagado de historia

Y si hay alguien que todavía no se haya dejado seducir por los encantos del Parador o de su entorno, a solo cuatro kilómetros del Parador de Aiguablava se encuentra el pequeño pueblo de Begur, dominando una colina. Desde su cima se erige uno de los emblemas de la zona y un atractivo turístico especial para aquellos viajeros con un gusto especial por la historia.

Se trata de su castillo medieval bajo el que se suceden las casas indianas de estilo colonial. Unas maravillas que el primer fin de semana de septiembre vuelven a sus orígenes gracias a la Fira d´Indians. Una vuelta al pasado que, si bien este año será diferente, seguro envuelve al visitante en un halo de magia y tradición.

Deporte y naturaleza alrededor del Parador de Aiguablava

Los más inquietos que busquen un mix entre el relax del Parador, el disfrute de la naturaleza y la práctica de deportes, también encontrarán en la zona actividades a su gusto. Además del buceo en la propia cala de Aiguablava, quien lo desee podrá descubrir todos los rincones de la Costa Brava.

Por mar a bordo de una embarcación o por tierra recorriendo los caminos rurales a caballo o sobre bicicletas de montaña disfrutando de la naturaleza más viva.

Un Parador para los amantes del arte y el diseño

Además, el arte es uno de los ejes fundamentales del Parador de Aiguablava. De hecho, gran parte de la obra contemporánea catalana que tiene Paradores en su colección está colgada en sus paredes. Obras de Salvador Dalí, Antoni Tàpies o Joan Miró conviven con óleos de Modest Cuixart o José Beulas. Paisajes, bodegones, retratos e imágenes surrealistas lucen de manera espectacular gracias al paisaje y esa luz tan característica de este maravilloso enclave.

Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies