El vestido de Isabel II, la tiara de diamantes… la historia detrás del look nupcial de Beatriz de York

Beatriz de York y Edoardo Manpelli se dan el sí quiero por sorpresa, en una ceremonia en la que la reina Isabel II estuvo muy presente.

Foto: @RoyalFamily Twitter.

Una boda de cuento. Así podríamos definir el enlace secreto entre Beatriz de York y Edoardo Mapelli. La nieta de la reina Isabel II se casaba el pasado viernes por sorpresa, después de cancelar su boda prevista para el mes de mayo a causa de la pandemia de coronavirus. Lo novios se daban el «sí quiero» en una ceremonia íntima, en la capilla All Saints de Windsor, rodeados de sus más allegados. Un enlace que pasará a la historia por ser la primera boda real celebrada a puerta cerrada en 235 años.

Aunque la unión tuvo lugar el viernes, no fue hasta el domingo cuando la casa real británica compartió las primeras imágenes. Unas fotografías en las que quedaba al descubierto el segundo secreto mejor guardado de la boda: el vestido de la novia.

Tras retrasar su boda por la pandemia de coronavirus, Beatriz de York se ha casado
por sorpresa en la capilla All Saints de Windsor (Foto: @RoyalFamily Twitter)

El vestido de novia vintage de Beatriz de York

Beatriz de York lució un espectacular vestido vintage con incrustaciones de cristales y brillantes. Un modelo con mucha historia, pues perteneció, nada más y nada menos, que a su abuela Isabel II.

Se trata de un vestido firmado por Norman Hartnell, uno de los diseñadores favoritos de la reina Isabel II. En él confió para crear su vestido de novia, también el de su hermana, la princesa Margarita; y el que lució el día de su coronación.

Beatriz lució un bonito diseño vintage de seda de tafetán en color blanco marfil, con
un corpiño ajustado con forma geométrica y lleno de brillantes (Fotos: @RoyalFamily Twitter)

Un diseño de los años 60 que pertenece a la reina Isabel II

El modelo que escogió Beatriz de York para el día de su boda es un vestido de seda de tafetán en color blanco marfil, con un corpiño ajustado con forma geométrica y lleno de brillantes engarzados. El diseño ha sido especialmente adaptado para la novia por la estilista de la reina, Angela Kelly, y el diseñador Stewart Parvin. Ambos añadieron al vestido unas románticas mangas abullonadas.

Este modelo lo estrenó la reina Isabel II en su viaje de Estado a Roma en 1961. También se lo pudimos ver en el estreno de la película Lawrence de Arabia en el cine Odeon de la Plaza Leicester de Londres en diciembre de 1962. Y cuatro años después, en abril de 1966, lo lució en la apertura estatal del Parlamento Inglés en Londres.

El vestido que lució Beatriz es un diseño de la reina Isabel II firmado por Norman
Hartnell, uno de sus diseñadores favoritos

La tiara fringe de diamantes de la reina Isabel II

Sin embargo, el vestido no fue el único detalle especial en honor a su abuela que que lució la novia. La tiara que llevó Beatriz de York en su boda es una de las piezas del joyero real de Isabel II que ha pasado de generación en generación.

Hablamos de la tiara de fringe de diamantes que Isabel II heredó de su madre en 2002. Una exclusiva pieza que procede de un collar que la reina Victoria llevó en su boda, y que le regaló a la reina Mary cuando contrajo matrimonio. Este collar terminaría siendo tiara por petición de la esposa de Jorge VI, y desde entonces una de las joyas más destacadas de la familia.

La tiara de fringe está compuesta por 47 diamantes y fue creada a partir de un collar
de la reina Victoria (Fotos: @RoyalFamily Twitter)

La propia reina Isabel II se casó con esta tiara de 47 diamantes que, como curiosidad, se rompió minutos antes de darse el «sí quiero» y que fue reparada de urgencia para la boda. Después de ella, la lució la princesa Ana, y ahora Beatriz de York.

Beatriz de York lució la tiara de fringe de diamantes del joyero de Isabel II
(Foto: @RoyalFamily Twitter)

El ramo de rosas, jazmines y mirto de Beatriz de York

Para completar el look nupcial, Beatriz de York lució en su boda un bonito ramo de flores diseñado por ella misma junto al florista Patrice Van Helden. El conjunto tenía tonos pastel y estaba compuesto por rosas, jazmines y ramitas de mirto. Estas hojas las han llevado en sus ramos casi todas las mujeres de la realeza británica desde el siglo XIX.

La primera en llevar mirto fue la reina Victoria en su boda en 1840. Desde entonces, Isabel II, Diana de Gales y Kate Middleton también las han llevado en sus ramos. Y es que el mirto tiene un profundo significado, ya que representa la fertilidad, el amor y la inocencia.

El ramo de flores de Beatriz estaba compuesto por rosas, jazmines y mirto, tal y
como marca la tradición (Foto: @RoyalFamily Twitter)

El ramo de Beatriz de York, como reza la tradición, está ahora mismo depositado sobre la tumba del soldado desconocido en la Abadía de Westminster.

Relacionados

Últimas noticias

Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies