Cultura

La baronesa Thyssen da un ultimátum sobre su colección privada

Carmen Cervera está decidida a llevarse su millonaria colección de arte del país si no llega a un acuerdo con el Gobierno antes de final de mes.

Aurelio Manzano. 09/09/2020
Foto: Gtres

La baronesa Thyssen ha dado un puñetazo en la mesa y ha dicho que, de no llegar a un acuerdo con el Gobierno, su colección privada saldrá de España. Hablamos de un conjunto de obras de arte valorado, según algunos expertos, en 800 millones de euros.

El próximo 30 de septiembre es la fecha que ha puesto de límite la viuda del barón Thyssen para llegar a un acuerdo con el Ejecutivo de Sánchez. En concreto, si no consigue un diálogo constructivo con el ministro de Cultura, José Manuel Rodríguez Uribes, cumplirá con su promesa de llevarse los cuadros fuera del país.

Carmen ha ido cediendo obras propias al Museo desde que falleciera su marido

Cesión gratuita de la colección desde 1992

«Nunca he pedido un céntimo por los libros y publicaciones que editan sobre mis cuadros. Nunca me han dado nada en concepto de dietas o viajes por asistir a reuniones del patronato del que soy vicepresidenta, o a las inauguraciones de exposiciones en el museo. Tampoco lo he pedido, pero ahora ya me he cansado. Me pedían tres meses más de prórroga (para mantener una reunión con las autoridades) y he dicho que no«, explicaba Carmen Cervera a El Mundo.

La colección privada de la baronesa Thyssen consta de 429 obras y no tiene nada que ver con la que en su día el barón vendió en 1992 al Estado español por 350 millones. Esa es la que forma parte de la colección permanente del Museo Thyssen en Madrid y a la que Carmen ha ido cediendo gratuitamente desde entonces otras obras suyas. Un préstamo que se ha ido renovando durante todos estos años.

Carmen Cervera ha dado un ultimátum al Gobierno sobre su colección privada

La baronesa Thyssen pide 7 millones anuales por su colección

Con el ministro de Cultura anterior, Pedro Guirao, se había llegado a una serie de pre acuerdos verbales en los que la mecenas alquilaría al Estado su colección por quince años recibiendo por ello siete millones de euros al año. Una cifra que según el BOE, su colección (y no la del barón) ya reporta anualmente esos ingresos a Madrid.

En este sentido la baronesa Thyssen es consiente de que los años pasan y quiere dejar un buen colchón económico a sus herederos. No solo a su hijo Borja, sino también a sus gemelas Carmen y Sabina que ya tienen 14 años.

El barón Thyssen vendió su colección al Gobierno por 350 millones de pesetas

Siempre quiso que sus cuadros estuvieran en España

La mecenas, que es la séptima mujer más rica de España, siempre ha querido que su colección se quedara en España. Más por un tema sentimental que económico. “Antes de vender ‘La esclusa’ de John Constable, yo ofrecí al Gobierno español que la comprara y la pagara por plazos, pero no quisieron” declara Tita a este medio. Y es que probablemente alguno de esos cuadros, ya valen muchísimo más. Solo el Mata Mua, que es la joya de la corona de su colección, podría alcanzar en una subasta internacional la friolera de 40 millones de euros.

Hay que recordar que fue Carmen Thyssen quien convenció a su marido para que la colección de Heini terminara en España y no en el Reino Unido o en otros países que estaba interesados en ella. De hecho en su día, el príncipe Carlos de Inglaterra, se reunió con el barón para tratar de convencerle. Es más, la propia ‘Dama de Hierro’, Margaret Thatcher, responsabilizó  en sus memorias a la baronesa Thyssen de que Reino Unido no se hiciera con la colección.

Obras de Zurbarán en el Museo Thyssen Bornemisza

Una colección deseada por todos

Su conjunto de obras es un auténtico caramelo en el que se han mostrado interesados varios países como Rusia, Francia o los Emiratos Árabes. Incluso hace un tiempo la baronesa acudía a una invitación privada al Museo Louvre en Abu Dabi. Y es que contiene joyas de Monet, Degas, Cézanne, Van Gogh, Van Eyck Picasso, Kandinsky, Renoir,  O’Keeffe, Dalí, Hopper o Rothk, entre otros.

La baronesa Thyssen, que pasó el confinamiento en Andorra y luego se trasladó a su casa de San Felíu de Guixols, está decidida. Esta vez, a pesar de que no es la primera  que lanza este órdago al Gobierno, puede que cumpla con sus amenazas y se lleve su colección de España.

Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies