De cerca...

MARIO VAQUERIZO: «Se me da muy bien reírme de mí mismo»

Amalia Enríquez. 02/10/2020
Foto: Gtres

Es un entrevistado que agradeces tener. Da juego, es divertido, directo y, según él, tiene “incontinencia verbal”. Mientras espera la recta final de ‘Tu cara me suena’, Mario Vaquerizo estrena en el teatro Calderón de Madrid ‘La última tourné’ al lado de Alaska, Bibiana Fernández y Manuel Bandera. Después de una exitosa gira por España, recalan el día 21 de octubre ante el público que más impone.

The Luxonomist: ¿Cualquier tiempo pasado fue mejor?
Mario Vaquerizo: En estos momentos, te diría que no. He sido muy feliz en distintas etapas de mi vida, pero el momento actual es de auto reafirmación absoluta. No echo nada de menos de mi pasado.

TL: ¿Qué te sugieren los 90?
Mario Vaquerizo: Mi vida universitaria, ver cumplidos algunos deseos como empezar a ejercer de periodista… Lo bien que me lo pasé con mis amigos de clase, las primeras salidas nocturnas, los primeros amores… En fin, lo normal para un veinteañero. También supuso descubrir cine y música que hasta entonces desconocía. La llegada de las televisiones privadas, la gomina, la cerveza…

TL: ¿La modernidad es un estilo de vida?
Mario Vaquerizo: La modernidad es una actitud ante la vida, aunque nunca hay que tenerla como tal. La modernidad es ser tú mismo y ser dueño de tu vida.

«El día que vi Grease cambió mi vida»

Mario y Alaska caracterizados para la obra. Foto: Jau Fornés

TL: ¿Trabajar con la pareja es un plus?
Mario Vaquerizo: Llevo trabajando con Alaska desde el día que la conocí. Empecé siendo su promocionero, luego me casé con ella, más  tarde me convertí en su manager personal y ahora también soy su compañero de escenario en el teatro. Para mí por supuesto que es un plus, pues me entiendo a la perfección con ella en el terreno profesional y, además, me divierto un montón.

TL: ¿Qué te da el teatro que no encuentras en otra actividad de la vida?
MV: El teatro me ha enganchado. En el fondo es como dar conciertos, con la diferencia de que durante esas dos horas, dejas de ser tú y te reencarnas en otra persona. Me divierte mucho. Además eso de someterme a la disciplina el texto fue un reto que creo he superado de una forma bastante digna. Me encanta ser Enzo Marini, hablando en italiano, con su peluca rubia. Es un personaje bombón. Además, las funciones de teatro son muy temprano y eso te permite irte al dormir pronto al hotel y, al día siguiente, poder visitar los rastrillos y las ciudades en las que actúas. En fin, procede todo.

TL: ¿Lo mejor que se te da hacer?
MV: Reírme de mí mismo. Y querer a la gente a la que quiero.

TL: ¿Quién ha marcado realmente tu vida?
MV: Hay personas muy fundamentales en mi vida. Desde mis padres a mis hermanos, mi mujer, las Nancys Rubias y mi tía Elena. Ella me llevó con tan solo cinco años a ver la película Grease. Ese día cambió mi vida.

«La fiesta perfecta es con gente de todo tipo»

Dice que su personaje en la obra es «un bombón». Fotos: Jau Fornés

TL: ¿Qué te pone de buen humor?
MV: Por lo general soy una persona bastante vital y alegre. Desde una canción a un chiste, la buena gente, la buena educación y las personas que no son prejuiciosas y dogmáticas.

TL: Esa canción con la que, cuando la escuchas, se te mueven los pies sin remisión.
MV: ‘Heart of Glass’ del grupo Blondie.

TL: ¿En qué eras brillante en el colegio?
MV: En pretecnología, los trabajos manuales de toda la vida.

TL: Esa obra de arte que te gustaría tener expuesta en casa.
MV: Ya la tengo: un retrato del Sha de Persia y Farah Diva pintado por Enrique Costus. Preside mi salón de casa.

TL: ¿Un talento que se te resiste por mucho que lo intentes?
MV: Hablar inglés.

TL: ¿Eres de una mentira piadosa a tiempo?
MV: Sí, la verdad. No te voy a engañar.

«Hace tiempo que he conseguido ser lo que quería»

Dice que el teatro le ha enganchado. Foto: Jau Fornés

TL: ¿Cuál es la compañía perfecta para irte de fiesta?
MV: Mis amigos, por supuesto. Pero para mí, la fiesta perfecta es que sea muy mezclada, con gente de todo tipo.

TL: ¿Esa palabra que nunca regateas y más usas?
MV: Amiga.

TL: ¿Qué ves cuando te miras al espejo?
MV: A un hombre de 46 años que ha conseguido ser lo que quería desde hace mucho tiempo.

TL: ¿Ese bien que más valoras?
MV: La honestidad, la bondad en las personas. Con un sentido impecable de la amistad.

TL: ¿Qué llevas siempre en los bolsillos?
MV: Las llaves, dinero y la cartera con la documentación.

TL: ¿La enseñanza que nos deja vivir en pareja?
MV: El respeto por el otro, aunque sea muy diferente a ti (que es lo que salva la relación) y el seguir sintiéndote atraído por la persona con la que compartes tu vida.

“La modernidad es una actitud ante la vida”

La obra llega en breve al Teatro Calderón de Madrid. Foto: Jau Fornés

TL: ¿Tu mayor decepción?
MV: La traición de las personas a las que quieres.

TL: ¿A quién sigues con interés en las redes sociales?
MV: En general a la gente que admiro, que va desde amigos como Nacho Canut y Bibiana Fernández a ídolos de la infancia como Deborah Harry.

TL: ¿Hay alguna situación en la vida en la que, por algo, te pones pesado?
MV: Soy bastante pesado. Desde estar hablando todo el día, a obsesionarme con algo y no parar hasta conseguirlo, sea hacer un viaje, comprarme un cuadro o organizar mi fiesta de cumpleaños. Lo siento, soy así. La gente de mi alrededor tiene mucha paciencia conmigo.

TL: Una película en la que te gustaría quedarte a vivir.
MV: Son tantas… Desde ‘Grease’ a ‘Qué fue de baby jean’ a ‘Pepi, Luci, Bom y otras chicas del montón’.

TL: Esa experiencia gastronómica inolvidable.
MV: Comerme la hamburguesa más grasienta del mundo con mucho bacon y queso.  Y cerveza a tutiplen.

TL: La pregunta que no te he hecho y te habría gustado responder.
MV: Yo contesto a todo, tengo incontinencia verbal. Pero la entrevista es tuya…

Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies