EducaciónTheLux

¿Cómo actuar ante las pesadillas y terrores nocturnos?

Son habituales en niños y van desapareciendo con la edad, pero con la pandemia se pueden precipitar más episodios de pesadillas y terrores nocturnos.

Patricia Peyró. 03/11/2020

La tensión de la crisis por Covid-19 en las familias ha tenido unas víctimas inesperadas: los niños.  Aunque ellos son mucho más maleables que los adultos y se adaptan mucho mejor a los cambios, en ciertos casos han aparecido miedos o conductas regresivas en los pequeños de la casa. Además del Síndrome de la Cabaña por temor y rechazo a salir de casa por el coronavirus, en algunos menores se han producido pesadillas y terrores nocturnos. ¿Cómo debemos reaccionar en estos casos?

La aparición de este tipo de episodios durante la noche es algo habitual en la infancia, pero que puede verse precipitado por situaciones estresantes como la vivida en la crisis sanitaria por el coronavirus.  Es por ello que, ahora más que nunca, conviene saber qué podemos hacer para ayudar a nuestros hijos en caso de producirse este tipo de despertares o interferencias durante la noche.

terrores nocturnos
La tensión generada por la crisis sanitaria puede favorecer las regresiones infantiles y la aparición de pesadillas y terrores nocturnos infantiles

Covid y ansiedad infantil

“La situación actual a la que nos hemos visto sometidos también afecta a los niños, causándoles incluso estrés y ansiedad al limitar sus actividades cotidianas y sus relaciones interpersonales con la familia, amigos o compañeros de la escuela y, sobre todo, al estar expuestos al malestar de su entorno”, afirma María García, psicóloga de Blua de Sanitas, quien añade que esto puede condicionar notablemente su descanso.

¿Cómo repercute la falta de descanso en niños? De acuerdo a las recomendaciones de la OMS, en los niños es especialmente importante que tengan tanto cantidad como calidad en el sueño.  Entre los tres y cinco años, sus necesidades se estipulan entre las once y las trece horas diarias. La falta de descanso apropiado alterará su estado de ánimo, como primera consecuencia.  El niño se sentirá más irritable y de mal humor, pero también se verá afectado su adecuado desarrollo físico, así como cognitivo y cerebral.  Por otra parte, también podrá disminuir su rendimiento en el colegio al mermar su capacidad de atención en la medida en que está cansado.

terrores nocturnos
En la edad preescolar (tres, cuatro y cinco años), los niños deben dormir entre 10 y 13 horas diarias para asegurar un crecimiento corporal y desarrollo cerebral e intelectual normales

Las diferencias entre las pesadillas y los terrores nocturnos

“Las pesadillas son episodios desagradables y angustiosos que se producen durante el sueño REM. Se pueden presentar en cualquier momento de la noche, aunque es más frecuente en el último tercio”, explica María García. “Se caracterizan por ser una manifestación de ansiedad o preocupaciones que se liberan durante la ensoñación”, aclara.

Por su parte, los terrores nocturnos suelen tener menor frecuencia que las pesadillas y se manifiestan desde el primer año de vida y hasta los 4 años. A diferencia de las pesadillas, los terrores nocturnos se presentan en la fase no REM, que supone el tiempo inicial del descanso (aproximadamente un tercio de este). 

“Nos referimos a sueños más angustiosos” matiza García, quien explica que “el sujeto permanece profundamente dormido, a pesar de llegar a tener los ojos abiertos o incluso a gritar o moverse”Los episodios pueden durar hasta diez minutos y generan una gran preocupación en los padres, habitualmente testigos de estas escenas. ¿Qué debemos hacer en uno y otro caso?

terrores nocturnos
Los terrores nocturnos son aún más angustiosos que las pesadillas, pero el niño no recordará lo sucedido: no le despiertes

Recomendaciones para el caso de las pesadillas:

  • Siempre acudir en su ayuda e intentar despertar suavemente al niño, a base de caricias y palabras de cariño.
  • Mejor no preguntarle sobre lo que ha soñado: de ello se puede hablar en otro momento. Eso sí, siempre debemos escuchar lo que nos quiera decir.
  • Ayudarlo a entender que sólo es una pesadilla y que no ha pasado de forma real, ni está sucediendo nada en la habitación.
  • Se puede recurrir a “soluciones mágicas” como productos anti-pesadillas:  actuarán como placebo para el niño, haciéndolo sentir protegido y seguro.
terrores nocturnos
Si tu hijo se despierta tras una pesadilla se puede mirar dentro del armario y debajo de la cama, para que vea que sólo ha sido un sueño y no hay nadie en su habitación

Con los terrores nocturnos, actúa así:

  • Los terrores nocturnos son mucho más vívidos que las pesadillas, pero así y todo, es mejor no despertarlo.
  • No hay que hacer nada más que permanecer a su lado y mantener la calma: el episodio pasará al cabo de 10 minutos como máximo.
  • Debemos acercarnos al niño y estar a su lado para evitar que se autolesione.
  • Si se despierta, bastará con mostrarnos cariñosos con él y acompañarlo a la cama de nuevo.

Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies