Cultura

Papelería ecológica para recuperar el placer de la escritura

Melpom con sus cuadernos de materiales reciclados y Sprout World con sus lápices plantables son ejemplos de que la papelería ecológica está mucho más que de moda.

Elisa Ventoso. 23/12/2020
Foto Unsplash @annaelise

Hay cosas que gustan a todo el mundo, como el olor de las páginas de un libro nuevo, estrenar un cuaderno o abrir una caja nueva de lápices de colores. La escritura se ha reinventado en los últimos tiempos, como tantas cosas, pero sigue habiendo enamorados de los cuadernos y libretas «de toda la vida» para los que escribir sobre ellas es un auténtico placer. Una de ellos es Esther Rifà la creadora de Melpom, una firma de papelería ecológica, consciente y minimalista que ve en sus productos «una forma de rescatar las tradiciones». 

«No todos los momentos que vivimos pueden capturarse con una cámara. Algunos queremos escribirlos y guardarlos para siempre en nuestra memoria, y ese es uno de los motivos por los que nace esta marca tan especial», explica su creadora. Sus productos, de diseño sencillo y elegante, muy nórdico, están elaborados siguiendo los máximos estándares de sostenibilidad.

Papelería Melpom, para una escritura con conciencia ecológica

Los productos de Melpom son pura artesanía.

En su portfolio tiene cuadernos, agendas, recetarios y distintos artículos de organización. Todos realizados con materiales biodegradables como el algodón orgánico, el papel reciclado, las botellas PET recicladas o fibras obtenidas de residuos de las industrias alimentarias. Es el caso del llamado Piñatex, un material creado a partir de fibras de hoja de piña, que simula una piel vegana.

Además, todo el sistema de producción de esta firma de papelería ecológica está ideado para tener el mínimo impacto sobre el medio ambiente. Su fabricación es local y mayoritariamente artesanal, lo que permite recuperar y poner en valor oficios denostados por la industria como la encuadernación artesana.

Lápices plantables Sprout World para colorear

Los lápices de Sprout World pueden convertirse en vegetales comestibles

Y si hablamos de materiales de escritura, de cuidar el medio ambiente y de disfrutar con un papel en blanco, tenemos que citar a Sprout World. Se trata de la firma creadora de los lápices plantables de los que brotan plantas saludables que se pueden comer. Después de vender más de 31 millones de sus pinturas ecológicas en 80 países, vuelve a la carga con un kit especial para esta Navidad.

Se trata de un pack de ocho lápices apto para niños de más de tres años que viene acompañado de un cuaderno para colorear 100% biodegradable. Cada lápiz contiene una cápsula de semillas plantables de los que pueden brotar vegetales como la chia, tomates cherry, albahaca, tomillo o cilantro, entre otros. Una forma estupenda de iniciar a los más pequeños en el cuidado del medio ambiente al tiempo que les animamos a pintar y escribir.

Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies