Cómo tratar con gente que te cae mal en las celebraciones navideñas

A veces es difícil o imposible evitar el contacto con rivales o personas que no nos gustan nada, por eso lo mejor es ir bien preparado.

Patricia Peyró. 21/12/2021
Foto Unsplash @krakenimages

Vivimos en sociedad y eso significa que estamos obligados a ciertos compromisos con el resto de nuestros congéneres, por menos que nos apetezca y por más introvertidos que seamos. Que nos lo cuenten ahora, en vísperas de un montón de celebraciones navideñas en las que nos veremos frente a frente con todo tipo de “cuñados”.

Parte de la vida incluye tener que interactuar a menudo con personas que “nos gustan regular”. Y, por supuesto, tener que tratar con gente que nos cae mal de vez en cuando. Como es lógico, con cuanta más gente quedemos, más probabilidades tendremos de coincidir con esa persona que nos resulta indeseable por las razones que sea.

¿Alguien que vayas a tratar en las celebraciones navideñas te cae mal?

Seguramente te haya pasado que alguien te genera rechazo sin ninguna razón aparente. En realidad, objetivamente esa persona no tiene nada de malo. Pero notas que no; que no hay química, ni siquiera intentándolo, y que posiblemente, cuanto más lo intentas, peor.

En esos casos, no hay duda: entre vosotros se genera una mala energía. Esto no quiere decir exactamente que te caiga mal, porque tampoco tienes nada en su contra ni le deseas ningún mal, pero su mera presencia o cuando se da la ocasión de estar con ella a solas es incómodo para ti.

A veces, sin razón aparente, podemos rechazar a una persona y ello se deba seguramente a alguna razón más inconsciente o visceral (Foto: Piqsels)

A veces llevarse bien con alguna gente es cuestión de química

¿Por qué pasa esto? Cuando no hay evidencias ni nada explícito para que alguien nos disguste, seguramente se esté disparando en nosotros algún tipo de reacción inconsciente en respuesta a alguna señal de la otra persona. Estas oleadas de rechazo suelen ser hacerse ya evidentes en las primeras impresiones, pero se van acrecentando con el trato. Los responsables de esta “relación-desastre” serán la comunicación no verbal, la inteligencia emocional y la forma en que nuestra amígdala cerebral dispara respuestas.

Existe un principio básico de la comunicación que consiste en que “no es posible la no comunicación”. Esto quiere decir que, en nuestra interacción con otros, siempre vamos a emitir un mensaje, aunque estemos callados. Hablamos de la comunicación no verbal, aquella que todos lanzamos y que también se capta de forma inconsciente. Puede tratarse de una mirada, o, por el contrario, de evitar el contacto ocular; también podría ser la orientación corporal del otro, cómo se mueve o incluso su tono de voz.

Si las tienes, protégete de las relaciones tóxicas familiares con algún aliado, como pueda ser tu pareja (Foto: Piqsels)

Respeto y educación como armas

Cada uno de sus gestos será interpretado dentro de la suma de un todo y, cuando nuestro interlocutor salga mal parado y nos caiga mal, será porque algo en él ha puesto en alerta nuestro cerebro más primitivo. En concreto, a la amígdala, que es la que controla nuestra parte más emocional y es el epicentro de nuestro instinto de supervivencia.

Cuando no haya más remedio que tratar con esa persona (ya sea no-amigo, archienemigo o familiar chirriante en las celebraciones navideñas), lo mejor que podemos hacer es tratar de ser cordiales. Sin exageraciones ni excesivas hipocresías. Estos son algunos consejos para tratar con alguien que te cae mal en las próximas reuniones de Navidad:

  • Evita el contacto en la medida de lo posible: Es decir, sin llegar a huir de esa persona, tampoco te tienes que sentar a su lado en la mesa.  Podéis intercambiar un saludo cordial y luego seguir cada uno a lo vuestro.
  • No sobreactúes: A veces uno intenta disimular y, para ello, incurre en el comportamiento contrario al que realmente desea:  en vez de alejarse de esa persona, se acerca a ella, simulando una amistad que no existe a base de histrionismos. Error.
  • Utiliza temas de conversación más neutros: Os caéis mal y ambos lo sabéis, así que no pretendas que sois súper amigos ni le hagas el destinatario de tus confidencias o trapos sucios para hacerle pensar que confías en él.  Es el momento de hablar de generalidades como el tiempo, el tráfico o, por decir un tema actual, el Covid.
gente
Es inevitable y parte de la vida tener que tratar con gente que te cae mal (Foto: Piqsels)

Diplomacia y búsqueda de aliados en las celebraciones navideñas

  • Haz alarde de diplomacia huyendo de asuntos espinosos: Aunque a veces no sea fácil de aplicar, dos no discuten si uno no quiere. Intenta no estar a la defensiva, ni mucho menos a la ofensiva. Para ello lo mejor es huir de temas históricamentes espinosos y, en general, de cualquier tópico que vaya a levantar ampollas.
  • Utiliza aliados: Todos tenemos una persona en concreto capaz de tocarnos las narices como nadie. A  veces las rencillas con ciertos miembros de la familia son un clásico porque existen roles y dinámicas tóxicas muy preestablecidas de años de duración que no somos capaces de controlar. Una forma de hacerlo es buscar un aliado que nos ayude un poco (la pareja, un hermano, uno de los progenitores…) avisándonos si estamos perdiendo el control o echándonos una mano si nos están atacando.
Los eventos sociales de la Navidad te pondrán a prueba: actúa con educación frente a la gente que peor te caiga (Foto: Piqsels)

¿Y si somos nosotros los que caemos mal?

También puede ser, por supuesto. Y lo mejor en estos casos es no forzar las cosas. Pero no nos engañemos: lo de caer mal siempre nos va a escocer a todos un poco. Es así debido a la ansiedad de evaluación y al miedo al rechazo que, en casos exagerados, intenta compensarse con una necesidad de aprobación constante.

Por eso mismo, en lugar de tener la piel tan fina, recuerda que es algo que puede pasar. Como adultos, debemos saber que es imposible caerle bien a todo el mundo, del mismo modo que a nosotros tampoco nos caerá todo el mundo bien.

Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies