Combustibles verdes, un negocio millonario para frenar el cambio climático

La producción de combustible sostenible para la aviación podría generar 56.000 millones de PIB y 270.000 empleos

Alicia Martín. 22/06/2023
Foto: andreabbondanza Unsplash.

El uso de combustibles sostenibles es uno de los grandes retos de la aviación pues permiten reducir hasta en un 80% las emisiones de CO2 a lo largo de todo su ciclo de vida, según la International Air Transport Association (IATA). Sin embargo, es un reto que las compañías aún tienen por delante y que podría suponer un enorme motor para la economía española.

De hecho, la construcción y puesta en marcha de 32 plantas de producción de combustible sostenible de aviación, en España generaría 56.000 millones de euros en el PIB hasta 2050. Además de 270.000 puestos de trabajo, según un estudio elaborado por PwC para Iberia y Vueling.

No obstante, sería necesario invertir unos 22.000 millones de euros hasta el 2050 para el desarrollo conjunto de las plantas. Aunque el potencial de beneficios es enorme, pues de instalar estas plantas de producción, España podría producir hasta 52 millones de toneladas de SAF para 2050, 7,2 de ellas en forma de biocombustible y 55,1 de combustible sintético.

Así, y teniendo en cuenta que en España solo serían necesarias 5,2 millones de toneladas, 2,6 millones de toneladas de cada tipo, según lo previsto en la iniciativa europea ReFuelEU Aviation, nuestro país podría convertirse en uno de los grandes exportadores de combustibles verdes.

Una gran oportunidad para la España Vaciada

España vaciada
(Foto: Unsplash)

Este informe pone de manifiesto la oportunidad que tiene España para liderar la industria del SAF, gracias a su riqueza en residuos forestales, agrícolas y ganaderos, que son los que se necesitan para la producción de SAF biológico. Y por otro, que es líder en la producción de hidrógeno verde, que se utiliza para producir SAF sintético.

Así, estas nuevas plantas permitirían crear empleo en las zonas rurales donde están las mayores fuentes de los residuos que se emplean como materias primas para la producción del biocombustible.

De esta forma, la llamada España Vaciada podría colocarse a la cabeza del sector recuperando zonas de Andalucía, Castilla y León, Castilla La Mancha, Cataluña, Aragón y Extremadura, que se convertirían en grandes puntales económicos.

Los combustibles verdes empiezan a implantarse

hidrogeno verde molinos
(Foto Unsplash)

Todas estas son cifras a futuro, pero poco a poco los combustibles verdes se van haciendo camino en el mundo de la aviación. Algunas españolas de bajo coste como Volotea o Vueling llevan ya tiempo ofreciendo a sus clientes pagar un coste extra para financiar los combustibles sostenibles en el precio de su billete.

De hecho, más de 100.000 pasajeros de Vueling eligieron volar en aeronaves que utilizan este tipo de carburante durante el primer año del programa de contribución voluntaria que se realiza en el proceso de compra del billete, gracias a la asociación con Avikor, un servicio de Exolum, y hasta el momento se han suministrado más de 145 toneladas.

Por su parte Cepsa y Volotea se han aliado para trabajar en la descarbonización del transporte aéreo. Lo harán mediante la investigación y producción de combustible sostenible de aviación. Este acuerdo incluye el suministro de este combustible para las rutas que opera la aerolínea en España a partir de 2025.

Repsol ha firmado varios acuerdo estratégicos

Iberia
(Foto: Unsplash)

También Repsol ha sellado con Ryanair una nueva alianza estratégica en la carrera por el impulso de los combustibles renovables en el sector aéreo. Así, el grupo dirigido por Josu Jon Imaz facilitará a la aerolínea el acceso a un máximo de 155.000 toneladas de SAF entre 2025 y 2030. Esto equivale a más de 28.000 vuelos de Dublín a Madrid, y permitirá una reducción aproximada de 490.000 toneladas de emisiones de CO2.

De hecho, la apuesta por los combustibles renovables para todos los sectores del transporte, incluyendo la aviación, forma parte de la estrategia de Repsol, que aspira a ser una compañía cero emisiones netas en 2050.

En este sentido, ha ido sumando en los últimos tiempos la firma de acuerdos estratégicos para el uso y fomento de los combustibles sostenibles de aviación. Entre ellos, cuenta con alianzas con Iberia, que le ha permitido realizar, entre otros, el primer vuelo nacional y de largo radio con biocombustible producido en España a partir de residuos. Asimismo, recientemente firmó un acuerdo de colaboración con Gestair, líder en España y referente europeo en aviación no regular.

Además, hace un año también llegó a un acuerdo con el Ejército del Aire y del Espacio. La Patrulla Águila utilizó, por primera vez en el desfile aéreo del Día de la Hispanidad, un combustible renovable producido por Repsol.

Subir arriba
Versión Escritorio