Los españoles, los más ahorradores de Europa en 2021

Las mujeres asumen menos riesgos a la hora de invertir y gastar dinero, logrando ahorrar un 4 % más que los hombres.

The Luxonomist. 01/02/2022
(Foto: Piqsels)

Los españoles ahorraron una media de 252 euros al mes en 2021, lo que equivale al 23 % de sus ingresos. Este dato nos convierte en los más ahorradores según un estudio elaborado por el banco online N26.

Un informe que se ha realizado entre 10.000 clientes españoles y 1,7 millones de clientes a nivel global. El mismo ha analizado la psicología que se esconde detrás del ahorro y el gasto. Así, los usuarios españoles fueron los que, porcentualmente, más aportaron a sus huchas el año pasado.

Se sitúan de este modo por delante de los alemanes (18 %), italianos (16 %) y franceses (6 %). En términos numéricos, España ocupa el segundo lugar, sólo por detrás de Alemania, donde los clientes ahorraron una media de 368 euros al mes.

Ahorro (Foto: Piqsels)
Los españoles gastaron más hacia finales del año (Foto: Piqsels)

El mayor ahorro de España por Comunidades

En cuanto a los periodos de mayor desembolso del año, los españoles gastaron más hacia finales del año, coincidiendo con el periodo de consumo navideño. Se estima que un 10 % más en noviembre y un 11 % en diciembre. Mientras que cerca del verano, en junio, el gasto subió un 8 %. En el otro extremo de la tabla, los meses de mayor ahorro fueron marzo y enero. Un 94 % y 38 %, respectivamente por encima de la media anual.

Los datos ofrecidos por N26 muestran que los valencianos fueron los que, en términos absolutos, más ahorraron en España en 2021. Una media de 397 euros mensuales. Esta cifra es un 58 % más elevada que la media nacional y muy por encima de otras grandes ciudades como Barcelona (302 euros) o Madrid (233 euros).

Sin embargo, estas localidades cuentan también con unos mayores ingresos, por lo que porcentualmente su tasa de ahorro se sitúa por debajo del 23 % de media general en España. Valencia tiene un 18 % y Madrid y Barcelona, un 21 % de ahorro mensual medio en ambos casos.

Ahorro (Foto: Piqsels)
Las mujeres asumen menos riesgos a la hora de invertir y gastar dinero (Foto: Piqsels)

Aunque ellos tienen mayores ingresos, ellas ahorran más

El banco móvil N26 ha contado para el estudio con la doctora Mira Fauth-Bühler, neurocientífica y profesora de neuroeconomía y psicología económica en la Universidad de Stuttgart. Ella ha sido la que ha evaluado los resultados y ha analizado la psicología que hay detrás del gasto y el ahorro. Uno de los resultados arrojados por la encuesta a nivel global es que las mujeres asumen menos riesgos a la hora de invertir y gastar dinero.

Logran ahorrar un 4 % más que los hombres. Según Fauth-Bühler, ellas tienen una ‘región de control’ de mayor tamaño en el cerebro, lo que les permite retrasar la gratificación y resistir la tentación. Así, a pesar de que los hombres encuestados tienen unos ingresos mensuales medios un 30 % más elevados, las mujeres son mejores ahorradoras, tanto en la cantidad como porcentualmente.

Sin embargo, la profesora afirma que, aunque la genética influye en el comportamiento, también entran en juego las influencias sociales y externas. Los roles de género y los comportamientos condicionados siguen evolucionando y pueden incluso disolverse.

Ahorro (Foto: Piqsels)
El ser humano ha entrenado el hábito del ahorro y su cerebro se ha desarrollado en consecuencia (Foto: Piqsels)

El cerebro humano no está hecho para el ahorro

Tal y como señala la profesora Fauth-Bühler «el cerebro humano no está hecho para ahorrar e invertir ni para tomar decisiones financieras inteligentes». No obstante, debido a razones evolutivas, el ser humano se ha entrenado para este comportamiento y su cerebro se ha desarrollado en consecuencia. Así, se ha consolidado una región relativamente joven detrás de la frente llamada «cerebro anterior», que funciona como un «sistema de control».

Este permite alcanzar objetivos a largo plazo y superar los impulsos y la búsqueda de la gratificación a corto plazo. «Cuanto más tangible y concreto sea el incentivo, más fácil será que nos dejemos llevar por nuestro sistema de control y retrasemos la gratificación», ha explicado Fauth-Bühler.

Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Versión Escritorio DONOTCACHEPAGE