Arranca el otoño sin celulitis

Luchar contra la piel de naranja requiere perseverancia y paciencia, ¡empieza hoy mismo!

Es una de las pesadillas estéticas que persigue al 90 % de las mujeres en mayor o menor medida. Y aunque suele ser más habitual sufrirla si existe sobrepeso, la celulitis no perdona a nadie: ni delgadas, ni gruesas, ni altas, ni bajas. Es cierto que, quien la sufre, suele preocuparse de la piel de naranja cuando el buen tiempo se avecina y la longitud de las faldas y los pantalones se reducen drásticamente. Pero luchar contra la celulitis requiere perseverancia, paciencia y un cambio en nuestro estilo de vida. Por ello el otoño es la época ideal para empezar.

Nadie escapa a la celulitis, las mujeres delgadas también la pueden sufrir

¿Por qué tengo celulitis? 
La alteración que comúnmente conocemos como celulitis o piel de naranja es un trastorno que afecta a la piel y a los tejidos subcutáneos. Se forma como consecuencias de deficiencias en la circulación, el retorno venoso y linfático que originan un aumento del tejido adiposo formando nódulos de grasa, agua y toxinas. Se localiza especialmente en los muslos, las caderas y la región glútea, pero también puede darse en otras zonas del cuerpo como el abdomen, la parte baja de la espalda o incluso en los brazos.

Existen muchas causas que pueden explicar la aparición de la piel de naranja, pero factores como la genética, hormonales, una alimentación poco equilibrada, el abuso del tabaco, el consumo excesivo de alcohol y un ritmo de vida sedentario suelen ser los detonantes o los agravantes. Incluso llevando un estilo de vida ejemplar también puede aparecer, pues existen ciertos tipos de medicamentos, como los anticonceptivos, o de alteraciones, como las varices o algún problema hepático o renal, que pueden agravar la celulitis.

Existen diferentes grados de celulitis

Existen diferentes grados de piel de naranja que van desde pequeñas irregularidades en la piel que solo se ven cuando se la comprime (celulitis edematosa, caracterizada por la retención de líquidos y suele aparecer durante la adolescencia) , a hoyuelos que varían en profundidad y diámetro (celulitis blanda, frecuente en las personas sedentarias o con variaciones importantes de peso), hasta zonas con un edema evidente que resultan dolorosos al ejercer presión sobre ellos o incluso calambres (a la que llamamos celulitis dura, que se caracteriza por la presencia de tejido fibroso rodeando máculas de grasa de distintos tamaños y que se asocia principalmente a una alimentación con pocos nutrientes y a una piel poco oxigenada).

Consejos para acabar con la celulitis
Aunque tratar los síntomas de la celulitis (la fastidiosa piel de naranja) es muy importante, centrarse en las causas que la provocan es, sin duda, prioritario:

Una alimentación sana y equilibrada, clave para la prevención

Nutrición
Cuando para una mujer la celulitis se ha convertido en un problema estético que desea solucionar, la alimentación es uno de los pilares por los que hay que empezar a trabajar. “No se trata de comer menos o eliminar un grupo de alimentos, sino de comer mejor”, asegura el Dr. Iván Mañero. Y esto es:

  1. Llevar una dieta rica en fibra consumiendo frutas y verduras.
  2. Tomar proteínas de calidad para conseguir los 8 aminoácidos esenciales que necesita nuestro organismo.
  3. Reducir (que no eliminar) los hidratos de carbono (pastas, patatas, arroces…), pues si no se consumen haciendo ejercicio, se acaban convirtiendo en azúcares que nuestro cuerpo almacena como grasa.
  4. Olvídate de las grasas saturadas (presentes en bollería, platos precocinados, comida “basura”…), los dulces y los fritos.
  5. Bebe agua e infusiones para eliminar toxinas, si son dos litros mejor que uno.
  6. Evitar al máximo el consumo de alcohol, pues produce deshidratación de la piel.
  7. El sobrepeso está muy ligado a la celulitis, si este es tu caso, ponte en manos de un especialista y no inicies ninguna dieta sin la supervisión de un especialista.
El ejercicio ayuda a reducir la piel de naranja

Ejercicio físico
Especialmente a partir de la pubertad, la falta de ejercicio físico, el sedentarismo y permanecer muchas horas en una misma posición (ya sea sentada delante de la pantalla del ordenador o de pie detrás de un mostrador, por ejemplo) no solo potencian la aparición de la celulitis, sino que empeoran la ya existente.

Ante esto, parece lógico que si salimos a correr durante una hora al día, la celulitis desaparecerá, pero no siempre es así. El deporte de impacto puede romper el colágeno de la piel y, por tanto, debilitarla. Por ello es mejor caminar rápido, montar en bicicleta, bailar, nadar… y sobre todo hacer ejercicios de tonificación de las zonas con mayor predisposición a sufrir celulitis.

Esto no solo favorecerá la irrigación circulatoria, sino que también mejorará la firmeza del tejido. Así, ejercicios como las sentadillas (tanto las clásicas, como las de sumo, con las piernas juntas…), zancadas, elevaciones de piernas, el puente… deben formar parte de nuestra rutina diaria, aunque siempre es aconsejable trabajar todo el cuerpo y no solo focalizarnos en una zona. Ya que hacemos ejercicio, que se beneficie todo nuestro organismo.

Dormir, descansar y dejar de fumar son hábitos que pueden ayudar a reducir la celulitis

Estilo de vida

  1. Dormir como mínimo 8 horas cada día y tener momentos de descanso a lo largo del día, es imprescindible. Si en estos momentos de descanso tienes las piernas elevadas o aprovechas para hacer un pequeño masaje en las extremidades inferiores que mejoren el retorno venoso, aún mejor.
  2. Evitar mantener una postura constante durante varias horas, ya sea sentada, de pie, con las piernas cruzadas. En el trabajo intenta cambiar de posición cada 20 o 30 minutos, levantarse y dar un breve paseo de un par de minutos es muy beneficioso para mejorar la circulación.
  3. Siempre es un buen momento para dejar de fumar. El tabaco es enemigo indiscutible de la oxigenación de la piel, al eliminarlo de nuestro día a día se mejora la salud de todo nuestro organismo.
  4. Deja los tacones demasiado altos y demasiado finos para momentos especiales, pero no los uses en tu día a día.
  5. Las prendas de vestir demasiado ajustadas dificultan el retorno venoso y favorecen la aparición de celulitis.

Tratamientos, tus aliados
Existe un malentendido muy extendido que asegura que el mejor tratamiento para eliminar la celulitis es la liposucción o lipoescultura. Pero esto no es cierto. Si bien después de la lipoescultura existe una mejora evidente de la piel de naranja, éste no es su objetivo principal. La técnica de la lipoescultura está indicada para eliminar los cúmulos de grasa localizados y la piel de naranja no entra en esta descripción. Para luchar contra la celulitis en IM CLINIC disponemos del programa Sculptbody que ataca el problema desde todos los frentes combinando mesoterapia, la nueva técnica Endermologie®, tratamientos de cabina y linfoterapy.

El tratamiento Sculptbody ataca todos los frentes de la piel de naranja

Primer paso: Hidratar en profundidad con BodyFirm Detox, para conseguir una piel de cine. Este es un exclusivo tratamiento de IM CLINIC anticelulítico intensivo, reafirmante y drenante, que actúa contra el envejecimiento prematuro de la piel corporal. El tratamiento empieza con un peeling a base de aceite. Después, gracias a un sistema de inducción de colágeno se hacen penetrar los principios activo. A pesar de ser un tratamiento a base de microagujas, no es doloroso y se puede personalizar con diferentes técnicas y aparatología, como la radiofrecuencia, teniendo en cuenta las necesidades de cada paciente. Se realiza una sesión antes de empezar el resto de tratamientos para hidratar la piel, fortalecerla y aportarle firmeza.

Segundo Paso: Mesoterapia para alisar la piel de naranja: Este tipo de mesoterapia ataca eficazmente la celulitis, especialmente la edematosa, consiguiendo una sustancial mejora de la piel de naranja. Gracias a una única mezcla de principios activos antilipodistróficos, activa la circulación local, altera la permeabilidad de las paredes celulares de los adipositos, facilita la liberación de su contenido graso, mejora la oxigenación tisular y produce una combustión local de las grasa, tonificando y drenando, así, la zona tratada. Son necesarias un mínimo de 6 y un máximo de 12 sesiones, separadas entre sí por una semana, para comprobar su eficacia y lucir unas piernas bonitas. Se realizan cinco sesiones separadas entre ellas como mínimo por una semana.

Sculptbody, cuatro pasos para obtener una piel de cine

Tercer paso: Linfoterapy. Si el retorno venoso es una de las claves para mejorar la celulitis, la linfoterapy se hacen imprescindible. Consiste en un masaje pneumático y mecánico de drenaje linfático suave y efectivo que mejora la circulación tanto linfática como de la sangre, ya que ayuda a que el oxígeno aumente en el cuerpo reduciendo la celulitis y eliminando toxinas y depósitos de grasa. Se realizan cinco sesiones durante las cuales el programa se personaliza y adapta a las necesidades de cada paciente.

Cuarto paso: Endermologie® de última generación. Se trata de un pack de 10 sesiones de la más avanzada y solvente aparatología para luchar contra la celulitis. Con el CELLU M6® Alliance de LPG Medical es posible una acción global que permite un tratamiento de la piel de naranja y anti-envejecimiento simultáneo. Esta nueva tecnología, basada en una combinación del rodillo motorizado y válvula con aspiración secuencial sincronizada, permite la liberación de la grasa localizada y la síntesis de colágeno, elastina y ácido hialurónico endógeno para una piel más firme. Este nuevo equipo permite adaptar el tratamiento a las características de cada tipo de piel para conseguir los mejores resultados. No solo alisa la piel de naranja, sino que también redensifica de manera natual la dermis y ayuda a eliminar los cúmulos más resistentes (hasta en un 70%).

Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Versión Escritorio