Kate Middleton recupera su look más alabado de Ascot para asistir a la Garden Party

Kate Middleton preside la Garden Party junto al príncipe William y deslumbra con un look que ya llevo en Ascot en 2019.

Foto: Gtres.

La Garden Party ha vuelto al Palacio de Buckingham. Es la primera vez que se celebran tras la muerte de Isabel II, y Kate Middleton ha sido quien ha cogido su testigo. La princesa de Gales acudía junto al príncipe William al evento eclipsando a todos gracias a uno de sus conjuntos más elegantes y recordados. Y es que tras enamorar al mundo en la coronación vestida de Alexander McQueen, Kate Middleton decidió apostar ayer por otro gran diseñador de alta costura.

Kate Middleton se convierte en la protagonista de la Garden Party

Kate Middleton y príncipe William
Kate Middleton con el mismo look en Ascot 2019 y ayer (Fotos: Gtres)

Ante la ausencia de los reyes Carlos III y Camilla, los principies de Gales han sido los encargados de presidir la fiesta de los jardines del Palacio de Buckingham. Lo hacían con looks a conjunto y siguiendo las normas de protocolo: los hombres con chaqué y las mujeres con traje corto y sombrero.

Así, Kate Middleton decidió rescatar de su armario el look que llevó a las carreras de Ascot en 2019. Hablamos de un diseño de Elie Saab que destaca por el detalle de la tela y su trampantojo. Y es que aunque parezca un vestido, se trata en realidad de un conjunto de dos piezas.

Copió el look que llevó en 2019 en Ascot

Kate Middleton
El único cambio fueron los pendientes con forma de aro de la firma Kiki McDonough (Fotos: Gtres)

El look de la princesa de Gales se compone de una blusa y una falda midi de color azul cielo, confeccionada en tejido tul con plumeti. Un conjunto romántico y elegante que carece de escote, con cuello cerrado con lazada, y con detalles de transparencias en las mangas.

Kate Middleton decidió combinarlo con el mismo tocado de Philip Treacy que llevó en 2019. Un sombrero ladeado, con flor en un lateral y de color azul. También llevó una cartera de mano plateada de Elie Saab, y sus inseparables salones de Gianvito Rossi en el mismo color del conjunto.

El único cambio que introdujo con respecto al look de 2019 lo encontramos en las joyas. La princesa decidió esta vez combinarlo con unos elegantes pendientes con forma de aro de oro blanco y topacios azules de Kiki McDonough, una de sus firmas de joyas preferidas. Los pendientes, valorados en 3.700 euros, los combinó con el anillo de compromiso de Lady Di y un anillo de zafiros y diamantes.

Relacionados

Últimas noticias

Subir arriba
Versión Escritorio