Sale a la luz la discusión más bochornosa de Isabel II y el duque de Edimburgo

La biografía firmada por Ingrid Seward sobre el duque de Edimburgo revela pasajes muy comprometidos del matrimonio real.

Josep Sandoval. 21/10/2020
Foto: Gtres

Parece que incluso la reina Isabel II, a veces, se comporta como una persona normal y discute fuertemente con su marido, el duque de Edimburgo. Así se desprende de las páginas de la biografía recién publicada sobre el consorte real ‘Prince Philip Revealed‘, firmado por Ingrid Seward. Los hechos se remontan a 1954, cuando el matrimonio se encontraba de gira por Australia. 

La pelea real más sonada

La real pareja, que se casó en 1947, tuvo un raro fin de semana libre durante este viaje. En su tiempo de asueto un equipo de cámaras que grababa un documental sobre la visita a Down Under les seguía continuamente. Y fue entonces cuando un operador se horrorizó al ver al príncipe Felipe salir del chalet que ocupaba la pareja “seguido por un par de zapatillas de tenis voladoras y una raqueta. Mientras, se escuchaba a la reina muy enojada gritándole que regresara. Finalmente, Isabel II, indignada, agarró a su marido y lo arrastró de vuelta al interior de la vivienda».

Hubo un silencio de asombro antes de que el secretario de prensa real se acercara y le dijera al equipo que filmaba el viaje que apagaran sus cámaras o serían arrestados, según el libro. Diversas informaciones señalan que la película que contenía estas imágenes fue entregada a la reina Isabel II. Según los informes, la monarca quiso saludar al equipo de seguimiento que retiró la filmación y le agradeció el gesto. “Lamento ese pequeño incidente. Pero, como saben, estas cosas suceden en todos los matrimonios», explican las páginas del libro.

El libro de Sward revela intimidades del matrimonio

El duque de Edimburgo insultaba a la reina

Ingrid Seward, la autora del libro, escribe que Isabel II y el duque de Edimburgo han tenido peleas a lo largo de sus 73 años de matrimonio. Según sus palabras, él podía llegar a ser en ocasiones «muy duro» con la reina y, al parecer, con frecuencia la llamaba «tonta de mierda y la acusaba de decir tonterías». En este sentido, comenta que Isabel II, quizás acostumbrada a ser diplomática, «rara vez le respondía». Al parecer cambiaba de tema y comenzaba a hablar con acertijos que le divertían mientras trataba de averiguar de qué estaba hablando.

El príncipe Felipe, que cumplió 99 años en junio, se retiró de la agenda real en 2017. La reina, de 94 años, llevó a cabo su primer compromiso público desde el cierre del coronavirus en Gran Bretaña la semana pasada, donde visitó el Laboratorio de Ciencia y Tecnología de Defensa con su nieto, el príncipe William.

Subir arriba
Versión Escritorio